Estrés, factor desencadenante de cáncer

Estrés, factor desencadenante de cáncer

Foto: Internet

07-06-2019

 

 

La dinámica de las grandes ciudades, como lo es la Ciudad de México, impone un ritmo de vida acelerado, desgastante y estresante. Por lo que no es raro escuchar en nuestro día a día: “es que estoy estresado”,  o que “me estresa esto o aquello” o peor aún, “todo el día ando estresada”; o sea que la palabra estrés –y lo que ello implica-, forma parte de nuestro día a día. Estrés al que –por desgracia- nos estamos acostumbrado a  vivir, a verlo como algo normal, es decir, a no darle importancia.

El estrés o también llamado Síndrome de Burnout es el enemigo de nuestros tiempos. Afecta la salud física y sicológica, genera pérdidas económicas significativas al disminuir el rendimiento en el trabajo y en la escuela, lo que muchas veces se traduce en ausentismo; así como también deteriora nuestro entorno familiar y social; de ahí la importancia y necesidad de conocer sus causas, síntomas, factores de riesgo y consecuencias.

Los síntomas del estrés son la desmotivación, el agotamiento mental, disminución a la tolerancia a las exigencias, falta de energía y menor rendimiento; además del dolor muscular, fatiga y cualquier otro malestar corporal.

De acuerdo al último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 75 por ciento de los mexicanos padece estrés; lo cual nos pone a la cabeza de un listado en el que se encuentran China, con 73 por ciento, y Estados Unidos, con 59 por ciento. En nuestro país el estrés está asociado principalmente al ámbito laboral, por un desequilibrio entre las responsabilidades, exigencias y presiones que van en desventaja de la capacidad, preparación y hasta el carácter de cada uno de los trabajadores; aunque también tiene que ver con las exigencias en el ámbito escolar.

En cuanto al género, son las mujeres quienes más sufren de estrés entre otros motivos por la carga de trabajo, el clima organizacional y la falta de cohesión, que conducen a un desequilibrio entre el esfuerzo que hacen en las labores y la recompensa que reciben a cambio. Situación es muy común en México, por lo que el país tiene el segundo lugar de mujeres que sufren de estrés con 74 por ciento, solo por debajo de la India, lo que ha provocado un aumento las tasas de morbilidad y mortalidad por infartos y tumores malignos. El problema se incrementa porque sólo 34 por ciento de las mujeres buscan ayuda profesional para tratar su estrés.

La transición epidemiológica de muchas enfermedades, incluido el cáncer –en la década de los ochentas-  y el estilo de vida que se tiene ahora, donde el uso de tabaco, alcohol, prácticas sexuales poco convencionales y hasta el estrés son factores de riesgo para el desarrollo de cáncer, afirmó José Francisco Valeras Rojano, subjefe del Servicio de Oncología del Hospital Juárez de México.

“El estrés, como factor inmunológico participa en la génesis del cáncer; ya que baja los mecanismos inmunológicos, lo que puede desencadenar en el desarrollo de un cáncer, al igual que sucede con otros factores de riesgo que tienen que ver con el estilo de vida como el tabaquismo, alcoholismo y promiscuidad”, argumentó el gineco-oncólogo.

Entrevistado por Hablemos de cáncer….sin miedo, en el marco del Día de Acción por la Salud de la Mujer –el pasado 28 de mayo- exhortó a las mujeres a hacerse responsables de su salud, realizándose exámenes de rutina para prevenir la aparición de algún tipo de cáncer ginecológico: mama, endometrio, cervicouterino, ovario y tiroides. Sobre este último, actualmente el cáncer de tiroides ocupa el segundo lugar, cuando en antaño se ubicaba entre el onceavo y doceavo lugar; debido a que se ha abusado del ultrasonido como medio para obtener un diagnóstico.   

Enfatizó que un tercio de las muertes por cáncer (en ambos sexos) se debe a los cinco principales factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas, y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol. Además, las infecciones oncogénicas, entre ellas las causadas por virus de las hepatitis o por papilomavirus humanos, ocasionan el 25 por ciento de los casos de cáncer.

Finalmente refirió que el cáncer de mama, cervicouterino, endometrio y tiroides ocupan los primeros lugares de atención del servicio de Oncología en el HJM.

“Aurora”, nueva herramienta para facilitar el diagnóstico y tratamiento del cáncer

Por otro lado, en el marco del Congreso ASCO 2019 que se llevó a  cabo en Chicago, Estados Unidos –del 1 al 4 de junio- se presentó “Aurora”, una herramienta innovadora que busca ayudar, simplificar y generar valor con la información que se genera durante el proceso de definición de diagnóstico, tratamiento y seguimiento al paciente sin reemplazar la labor del médico. La aplicación está dirigida a instituciones de salud, médicos oncólogos y especialistas relacionados con la atención del cáncer.

Lo anterior representa una excelente noticia en el mundo de la Oncología, si se toma en cuenta La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer  (IARC) estima que uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres en el mundo desarrollarán cáncer; y que uno de cada ocho hombres y una de cada once mujeres morirán de por esta enfermedad, de acuerdo a estimaciones de la Agencia Internacional para la Investigación y el Cáncer (IARC), publicadas en Globocan 2018.

En el marco de este congreso –que anualmente reúne a los mejores oncólogos de la orbe, el investigador científico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Horacio Astudillo de la Vega, explicó que Aurora es una plataforma tecnológica compuesta por una aplicación web y una aplicación móvil (infraestructura funcional para diferentes plataformas como Web, Android y iOS), enfocada en facilitar y mejor la labor del médico oncólogo durante el proceso de definición de diagnóstico y tratamiento, a través de: mejorar el desempeño y labor del talento humano (médicos especialistas en oncología) durante la definición del diagnóstico, tratamiento y cuidados paliativos y atender la falta de información y estadísticas acerca de la efectividad del diagnóstico y tratamientos en cáncer.

De ahí que la instrumentación de “Aurora” cobra gran relevancia si se toma en cuenta que en la actualidad no existe una red permanente y efectiva de médicos especialistas que compartan experiencias y conocimientos respecto a los avances en diagnóstico, tratamiento y resultados de los mismos. Ni tampoco existe documentación o datos que permitan realizar estadística acerca de la efectividad de diagnósticos y tratamientos.

                                                                        

                                                             

 

 

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona