Festejemos el Día del Niño, regalando salud

Festejemos el Día del Niño, regalando salud

Foto: Cortesía|MNE

25-04-2019

Siempre que se acerca una fecha especial por celebrar, empezamos a ver qué vamos a regalar o cómo lo vamos a festejar; y el Día del Niño no es la excepción. Así ante el entusiasmo de los infantes por querer todo lo que está de moda: celulares, tabletas, juguetes, ropa o calzado, los padres o tutores procuran satisfacer dichas peticiones. Y no es que este mal, quien no quiere recibir un obsequio, aunque no sea un motivo especial, sin embargo pocas veces regalamos salud. Salud que se traduce en un chequeo general en niños y adolescentes (de 0 a 18 años) cuando menos una vez al año, a fin de tener la tranquilidad, pero sobre todo la seguridad de que el menor está sano, y en caso de no ser así, actuar en consecuencia, llevándolo a atender para que reciba un diagnóstico temprano y tratamiento oportuno.

 

Situación en la que hay que trabajar desde la casa, luego de que el Sector Salud, que no ha podido ser efectiva en la parte de la prevención, que hoy por hoy representa su “Talón de Aquiles” y que en mucho tiene que ver la población en general, porque de entrada asumimos que si el menor no se queja o si como adultos no nos duele nada, entonces no hay para que ir al médico, cuando en muchas de las veces, las enfermedades se presentan asintomáticas en etapas iniciales, como en el caso del cáncer. Empero en el cáncer, a diferencia de otras patologías, el tiempo es oro; es decir, en la mayoría de los casos es curable si se detecta a tiempo; de ahí la importancia de llevarlos al médico presenten o no presenten síntomas.

 En México cada año se presentan entre cinco a seis mil nuevos casos de cáncer en la población infantil y juvenil, de los cuales, el 52 por ciento son leucemias, 15 por ciento linfomas, seguido de tumores del sistema nervioso central con el 10 por ciento, de acuerdo con el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia.

Desafortunadamente, el 65 por ciento de los casos son diagnosticados en etapas avanzadas de la enfermedad y los cánceres pueden tener un pronóstico más favorable con una sobrevida más alentadora cuando los diagnósticos son realizados en etapas tempranas, para brindar el tratamiento necesario de manera eficaz y eficiente.

Los síntomas más característicos de las leucemias en pacientes pediátricos son dolor de cabeza, fiebre, pérdida de apetito y peso, anemia, sangrados y moretones espontáneos, dolor óseo y cambios en la conducta habitual”.

Existen diversos tipos de Leucemias, pero son la Linfoblástica Aguda (LLA) la que se presenta con más frecuencia en los niños que tienen entre dos y nueve años; la Leucemia Mieloide Aguda (LMA) es menos frecuente y se presenta entre los 4 y 12 años e impacta incluso hasta la adolescencia. La Leucemia Linfoblástica  Aguda (LLA) es un desorden maligno en las células que producen la sangre, que afecta a los glóbulos y plaquetas. Se origina en la medula ósea y es más común en edad preescolar.

En entrevista  con Hablemos de cáncer…sin miedo, Gabriel Peñaloza González, jefe del Servicio de Oncología Pediátrica del Hospital Juárez de México (HJM) explicó que muchos estudios han tratado de identificar las causas del cáncer infantil, pero son muy pocos los cánceres causados por factores ambientales o relacionados con el modo de vida en los niños. Simplemente se pierde el orden de maduración y el control de crecimiento de las células, añadió.

El especialista informó que se puede sospechar que un menor padece leucemia si presenta fiebre persistente, sangrado sin explicación, moretones sin causa aparente, manchas rojas en la piel, crecimiento anormal de ganglios en las axilas, cansancio, pérdida del apetito y de peso. También se pueden notar bolitas en el cuello, crecimiento del hígado, bazo, testículos y dolor de cabeza persistente, por lo que  hizo énfasis en que es fundamental revisar periódicamente a los niños.

El tratamiento para esta enfermedad se basa en quimioterapia, aunque algunos pacientes son candidatos a un trasplante de médula ósea.  La quimioterapia por sí sola puede ser eficaz para ciertos tipos de cáncer como las neoplasias hematológicas (leucemias y linfomas), que por lo general puede considerarse que están extendidas desde el principio. En el HJM en promedio se atienden alrededor de 50 nuevos casos al año; de ellos la mitad padece leucemia, la cual tiene 80 por ciento de posibilidades de curación.

El paciente que se somete a quimioterapia puede presentar baja en las defensas, así como anemia, sangrado, riesgo de contraer infecciones, gastritis y convulsiones. Sin embargo, aclaro que el tratamiento es fundamental para controlar la enfermedad.

Así que papás, no hay que echar en saco roto cuando los hijos manifiesten que les duele algo, es porque en realidad les duele, y aun cuando no quieran hay que llevarlos, especialmente a los adolescentes, quienes por vergüenza se quedan callados y cuando se les descubre la enfermedad, es porque verdaderamente está muy avanzada.

No dejemos para después la salud de nuestra infancia y recuerden que el cáncer es curable si se detecta a tiempo.   

                                                                      

 

 

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona