Desconstrucción y colectivo, la lucha que comienza

Desconstrucción y colectivo, la lucha que comienza

Foto: Internet

20-02-2020

Por Andrea Castañeda de Luna

Ser mujer en México por años ha significado un reto, noticias desgarradoras nos invaden a diario a cerca de la violencia que aqueja a nuestro país, nos encontramos con un caso de indignación como sociedad, se ha permitido que mujeres inocentes pierdan la vida en manos de una sociedad donde la misoginia está normalizada, exhibiendo sus casos como si de algo insignificante se tratara.

Los feminicidios no son hechos aislados. Son la expresión de un sistema que denigra y agrede a las mujeres de forma cotidiana y que, en situaciones extremas termina con su muerte. Nadie niega que la vida de un hombre y una mujer valga lo mismo, pero usar este argumento para negar la violencia especifica que sufrimos las mujeres es un dispositivo meramente ideológico   para proteger a los agresores y preservar las masculinidades machistas y misóginas.

Estas acciones han formado una cadena de violencia que parece interminable, la situación sociocultural en la que nos desarrollamos da mucho que desear, nos han hecho creer estereotipos tan erróneos y tóxicos que han terminado en tragedias, como puede ser el caso lamentable que ocurrió hace unos días con Ingrid, que sin duda nos hizo sentir como hemos estado fallando como sociedad e individuos, y nos hace ver que fallamos cuando resulta peligroso salir a divertirte, ir a la escuela, caminar por la calle, enamorarte, tomar el transporte público o cuando le decimos a una niña que se tiene que dar a respetar como si por el simple hecho de ser un ser humano no lo mereciera.

Pero, algunas compañeros y amigos me han hecho llegar sus cuestionamientos como ¿Qué hacer para frenar esto?, ¿Qué acciones son las correctas para ayudar en el combate de la violencia de género? O comentarios como “yo no dudaría en defender a una mujer si la veo en situación de riesgo”, pero la realidad es que no necesitamos que sean los héroes en esto, no necesitamos que nos apoyen o marchen con nosotras, no necesitamos su protección como si por el hecho de ser el género opuesto seamos débiles.

Lo que en realidad se necesita es una verdadera desconstrucción del machismo, rehabilitación de micromachismos y misoginia, es necesario que respeten a cada mujer de su vida y las que no estén incluidas en ella, que señalen y hagan ver lo incorrecto a los hombres que no lo hagan, que dejen de consumir pornografía que denigre y cosifique a la mujer, desconstruir la idea del amor romántico que nos hace creer que lo toxico es lo sano, dejen de creer que el feminismo es una lucha mujeres vs hombres.

Colectivos feministas han salido a la lucha contra el machismo y la misoginia, exigiendo una respuesta de las autoridades tratando de concientizar a una sociedad segada por la cultura patriarcal, y lamentablemente las redes sociales se han convertido en un escenario idóneo para cometer actos de violencia contra las mujeres motivado, sobre todo, por la protección que brinda el anonimato, fomentando cada vez más las violaciones a los derechos humanos.

Parece ser que ningún lugar es seguro para ser mujer y luchar por tus derechos, por la justicia y la paz.  Alzar la voz ante la violencia no debe ser motivo de agresión, una sociedad que criminaliza a las mujeres que buscan reivindicar sus derechos está lejos de lograr relaciones igualitarias. Por ello resulta ser tarea de todos informarnos, se empáticos con las problemáticas que nos rodean y con los colectivos que buscan la igualdad, desprendernos de las ideologías que ocasionan la violencia de género y sobre todo seguir en la lucha por la equidad. El movimiento continua mientras existan mujeres dudando de sus capacidades por culpa de un sistema patriarcal.

Estudiante de la licenciatura en Economía por la Universidad Autónoma de Zacatecas, y la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, perteneciente a asociaciones civiles, de la implementación del Objetivo de Desarrollo Sostenible #5 Igualdad de Género en la RMJP, Perteneciente a colectivos feministas, y defensora de los Derechos de las mujeres, columnista colaboradora en plataformas de información de Zacatecas.

 

 

 

Notas Relacionadas

Columnista Invitado

Invitado