2016, ¿la economía se descarrila?

2016, ¿la economía se descarrila?

Foto: Internet

12-01-2016

El arranque de 2016 inició como pocos. Hay un tema en el que México debe poner atención: el económico. Está mandando señales que amenazan con desestabilizar las metas del año.

El crecimiento económico, la balanza comercial, el precio del petróleo y hasta la propia inflación, que en 2015 cerró en 2.13%, la más baja de hace 45 años, parece que tendrán un año complicado. La propia Bolsa Mexicana de Valores (BMV) sumó más de 7 días consecutivos a la baja. Y qué decir del peso.

A escala mundial hay una especie de río revuelto, aguas turbias, torbellinos en los que México está enganchado. Pero como dicen los especialistas, la economía mundial es de ciclos: la actual es de caída. Una especie de rueda de la fortuna que sube a lo más alto, y tiende a caer hasta tocar piso.

Hace siete años vivíamos la peor crisis iniciada en Estados Unidos. Quiebras por todos lados, que arrastraron al mundo. Luego Europa con el desastre financiero de España, Grecia, Portugal, Italia, y otras economías. No hemos parado. Sale una y entra otra.

En materia de tipo de cambio no es casualidad que la semana pasada el dólar alcanzara más de 18 pesos y así inicie este lunes. Hay mucha volatilidad en los mercados. China devaluó su moneda (el yuan) y otras economías están pasando la misma situación.

Hay que destacar que, mientras el valor de la moneda china ha estado pegado al del dólar, las divisas de sus principales competidores se han depreciado considerablemente. El yuan se ha fortalecido más de un 21% con respecto al yen japonés y más de 11% con respecto al won surcoreano en el último año, por lo que los productos chinos han perdido competitividad.

De hecho, la cotización de la moneda de su principal socio comercial, el euro, también se ha depreciado más de un 17% frente a la divisa china.

En México, el Banco de México (Banxico) ha tenido que intervenir a diario inyectando dólares al mercado, pero no ha sido suficiente. Y no lo es porque ya son varios meses en el mismo carril y el efecto es nulo.

Hay quien piensa que veremos en dólar en 20 pesos. Entonces ¿qué receta se requiere?  ¿a qué santo hay que encomendarse?

El tema es que las variables macroeconómicas podrían empezar a moverse. Por un lado, el crecimiento proyectado va de un rango de 2.5% y 3.5% en 2016. Es optimista y es incluso superable.

Los precios del petróleo presentan una caída brutal. La mezcla mexicana se cotiza en 24 dólares. Pero parece que no ha tocado piso. Estamos cerca de que producir y exportar un barril cueste lo mismo.

En materia de precios se prevé debajo de 3%, pero hay nubarrones. No hay garantía de que sea un año espectacular, en inflación, como fue 2015. Vemos, pues, un arranque económico incierto. Valdría la pena ¿hacer ajuste de cinturón en el gobierno? y en los bolsillos de las personas. Seamos cautos.

EN EL TINTERO

Hay anuncios en materia de salud que vale la pena comentar. La semana pasada, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que encabeza Mikel Arriola, aprobó el registro del tratamiento de AbbVie para la hepatitis C (VHC) crónica.

Se trata del primer tratamiento libre de interferón aprobado en México bajo el acuerdo de equivalencia de la FDA para terapias innovadoras.

Es relevante porque se estima que alrededor del 1.4% (1.6 millones) de la población total en México viven con VHC. El genotipo 1 de la hepatitis C tiene mayor prevalencia para 68% a 71% de los casos en el país.

La enfermedad crónica del hígado, que es la quinta causa de muerte en México, afecta a entre un 60% a 70% de los pacientes con VHC. A nivel global, entre 10% y 20% de los pacientes con hepatitis C crónica desarrollan cirrosis en un periodo de 20 a 30 años y es la principal causa del 25% de cánceres de hígado. Es, pues, un avance relevante. Hasta la próxima.

@rendonhector

 

Notas Relacionadas

Quirófano

Héctor Rendón