Revisión profunda a concesiones, permisos y contratos en sector de Energía

 Revisión profunda a concesiones, permisos y contratos en sector de Energía

Foto: Facebook

HACE UNOS días, el presidente López Obrador habló fuerte en contra de los monopolios creados en México por la vía de las concesiones, permisos y contratos que se han entregado en el sector de Energía para la comercialización de gas natural, gas LP, energía eléctrica, gasolina y diesel, entre otros.

La revisión para cancelarlos o eliminarlos está en marcha, porque, desde la óptica del jefe del Ejecutivo, las empresas privadas beneficiadas no han cumplido con las inversiones que prometieron, ni con la comercialización eficiente del producto, ni con la venta del energético a precio competitivo.

El monopolio existe y lo controlan no más de 5 grandes consorcios, que engloban muchas marcas o filiales a las que fraccionan, mediante poderes notariales con administradores que fungen como dueños, pero sólo son empleados que obedecen órdenes al pie de la letra, y que con su labor evitan que el conglomerado caiga en acusaciones de prácticas monopólicas, alta concentración o sean señalado como agentes económicos preponderantes.

Las concesiones, permisos y contratos han sido entregados por Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y han sido avalados por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), el Centro Nacional de Control de Gas de México (Cenagas) y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofeco), quienes con beneplácito han emitido resoluciones y opiniones favorables a sabiendas de que sobran razones y motivos para evitar los monopolios, los monopsonios y el quebranto al patrimonio nacional y sus marcas.

López Obrador tiene la absoluta certeza de que se debe frenar la operación de esos monopolios en el sector eléctrico y el sistema nacional de gasoductos.

AMLO habló de contratos dañinos en el sector eléctrico y poca eficiencia de privados en el desarrollo de 14 termoeléctricas que los empresarios prometieron hacer de primer mundo a través del uso del gas, y los acusó de mentirosos por arrogarse la tarea exclusiva de generar energías limpias.

El colofón es que ya empezó el proceso de imponer el orden en el sector de Energía. Al menos esa fue la frase con la que cerró López Obrador aquella sesión de preguntas y respuestas en una de sus mañaneras de la semana pasada.

***** 

YA QUE hablamos de monopolios y beneficiados en dicho sector, debo comentarle que hace unos días, las empresas Gas Natural del Noroeste (GNN) y Energas se dedicaron a enviar aclaraciones por escrito a varios colegas en medios de comunicación, porque se atrevieron a publicar que ambas empresas controlan precios y tienen más de 40 permisos para transportar y distribuir combustibles, entre ellos gas natural.

Quizá no son 40, sino más los permisos, contratos y concesiones que concentra el consorcio SIMSA -al que pertenecen ambas-, un grupo de poder económico que posee 15 empresas cuyo único propietario es la familia Issa Tafich.

Los textos y llamadas telefónicas agresivas -porque también las hubo-, nos cuentan los colegas de varios medios, no sólo rayaron en la amenaza y la intimidación, sino que exigieron su derecho de réplica, y enviaron textos que están plagados de inexactitudes por no decir mentiras.

La información que tenemos es que SIMSA, con sede en Coahuila, es un consorcio propietario de 5 divisiones y más de 15 marcas involucradas en gas LP, gas natural, gasolina, alimentos y agua.

SIMSA creció de manera relevante durante el sexenio de Enrique Peña Nieto y mantiene decenas de contratos de exclusividad en Pemex, a pesar de que enfrentó el aseguramiento de varias de sus pipas en 2015 por transportar 4 toneladas de mariguana, y que en julio de 2020 la Fiscalía General de la República (FGR) pidió congelar las cuentas bancarias de todos sus dueños y de toda la familia Issa Tafich, además de que esos apellidos figuraron en las  carpetas de investigación del caso Pemexgate, cuando se desviaron 123 millones de dólares para el candidato del PRI a la presidencia de la República, Francisco Labastida Ochoa.

De acuerdo con información en su página oficial, SIMSA es propietaria de cinco empresas en su división de Gas LP que son: Gas K-19, Hidrogas, Emigas, Pentagas y Combugas. 

Asimismo, SIMSA presume ser dueño de 4 marcas en gas natural, que son: Energas, Mi Gas Natural, Gas Natural del Noroeste y Gas Natural Industrial.

En sus divisiones Transporte, Gasolina y Diesel aparecen las marcas SIMSA, MIGASOLINA y MIDIESEL, respectivamente. 

Hay otra división que denomina AWA, mediante la cual produce y comercializa agua purificada en garrafón, bolsa y botella. También posee una División de Alimentos, entre cuyos proveedores resaltan ALMEX (Almidones Mexicanos); Tate & Lyle y ADM (Archer Daniels Midland Company).

Ya no hay duda de la existencia los monopolios, concentradores de poder económico y pocos beneficiados con permisos, contratos y concesiones en el sector de Energía, y que están rodeados de complicidades en muchos niveles medios de gobierno, que ya generan ámpula y preocupación.

***** 

Sígueme en Twitter: @GerardoFloresL

 

Notas Relacionadas

Prisma Empresarial

Gerardo Flores Ledesma