Pemex y sus bonos basura

Pemex y sus bonos basura

Foto: Internet

PEMEX ESTÁ en el ojo del huracán, no sólo porque sus bonos están en grado de basura, sino por la confrontación que arrastra su director, Octavio Romero, con las agencias calificadoras que no aseguran su viabilidad ni tampoco son buenas noticias para poner a salvo la nota soberana.

Moody’s, que Carlos Díaz en México, redujo la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) a “Ba3” y mantuvo la perspectiva en negativa.

Con esta calificación negativa, a pesar del apoyo del gobierno de la 4T, Pemex está en el cadalso, porque la agencia Fitch, que dirige Carlos Fiorillo, también degradó a la petrolera y sólo falta S&P.

Pemex y su director pueden alegar lo que quieran contra las calificadoras, podrían dejar de pagar las millonarias cuotas anuales que eroga el gobierno para tener un documento que las avale o las repruebe, pero lo único cierto es que en 2019 la empresa debía 100 mil millones de dólares, y en su último reporte del miércoles pasado la deuda estaba en 115 mil millones de dólares.

La petrolera reportó una ganancia neta de 14 mil 412 de millones de pesos (unos 722.5 millones de dólares) en el segundo trimestre de 2021, y puede presumir un precio de barril de petróleo de 70 dólares, pero la única verdad es que los precios de los combustibles están disparados, el gobierno tendrá que meterle mucho dinero si quiere hacerla viable y está claro que nadie en el mundo, en su sano juicio, invertirá un peso en Pemex con esas calificaciones.

Al cierre de junio pasado, los ingresos totales de Pemex fueron de 347mil 436 millones de pesos, pero la deuda financiera subió hasta los 115 mil 100 millones de dólares al cierre del periodo, por lo que la agencia Moody’s precisó que su decisión de baja se basó en el alto riesgo de liquidez y creciente riesgo de negocio de Pemex, pues la empresa enfrenta altos niveles de vencimientos de deuda debido a la expansión de su capacidad de refinación y producción.

Octavio Romero desconoce que las agencias calificadoras no hacen revisiones, sólo generan información certera con base en los datos pasados, cifras actuales, y toman en cuenta ingresos, deudas y compromisos de inversión futura. Por esa razón, el desencanto del director general de Pemex se quedará con esa categoría.

Si observamos con mayor profundidad la decisión de las calificadoras, podemos suponer que está en riesgo de baja la calificación de los bonos soberanos de México, esos que se emiten para refinanciar y reestructurar deuda pública, debido a que la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, en Tabasco, se hace con recursos federales, y que la compra de refinería de Deer Park en Houston también aplicó la misma receta.

*****

DESDE QUE llegó a la dirección general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Barlett Díaz, no ve la suya. Su gestión deja mucho que desear, porque se le cuelan apagones por doquier, hay graves problemas con consorcios foráneos por la ruptura, desconocimiento y violación de los acuerdos nacionales y extranjeros, y las pérdidas trimestrales y semestrales han puesto en jaque financiero a la otrora empresa de clase mundial.

En el último reporte, dado a conocer por ley en la Bolsa Mexicana de Valores, la CFE reveló una pérdida neta acumulada por 14 mil 073 millones de pesos, los que fue un 85.5 por ciento menor en comparación con los retrocesos registrados en el mismo periodo del año pasado.

La CFE echó la culpa de las pérdidas al aumento en los costos de los energéticos y otros combustibles, derivado de la emergencia climática que ocurrió en febrero pasado y que causó un apagón en diversas partes del país.

Pero como dijo el clásico: “haiga sido como haiga sido”, las pérdidas en una empresa que fue de clase mundial no se justifican, los resultados son culpa únicamente del timonel de la misma. Barlett Díaz lleva dos años endilgando pérdidas a la CFE.

*****

DESDE AYER domingo primero de agosto, el gobierno de la 4T comenzó con la regulación de precios máximos del gas LP en todo el país.

Con esa decisión, ninguna empresa distribuidora podrá vender por arriba de los precios que establezca semanalmente la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la cual estableció 145 precios diferentes a lo largo y ancho del país, dependiendo del municipio o alcaldía.

Se subrayó que para los estados de la zona centro -Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Estado de México, y también la Ciudad de México- ningún usuario estará obligado a pagar más de 11.52 pesos por litro para tanques estacionarios y 21.33 pesos por kilogramo, tratándose de cilindros metálicos.

La noticia ha sido bien recibida por los consumidores en general, pero no así por los empresarios y otros organismos autónomos por el mal precedente que se deja y porque nos regresamos a prácticas que en el pasado nos dejaron más maleficios que beneficios.

Para empezar, la Coparmex denunció que el proyecto no contó con el aval técnico de la COFECE para determinar los impactos en la competencia. y que se pueden contravenir distintas leyes federales en materia de hidrocarburos.

*****

PUNTOS Y LINEAS

HACE UNOS días, la compañía de software bancario Temenos publicó un informe en el cual subraya que en 5 años será obsoleto el modelo tradicional basado en sucursales bancarias, porque las instituciones financieras vivirán en ecosistemas digitales orientados al cliente. De acuerdo con el análisis, dos tercios de los bancos, tanto en Latinoamérica como en el resto del mundo, consideran que las nuevas tecnologías serán el principal motor de cambio en los próximos 4 años. Hace cuatro años, el porcentaje era solo del 42%. El estudio suena perfecto, siempre y cuando el hackeo no se convierta en una práctica diaria en todo el mundo y puedan ser frenados los grupos que se dedican a estos delitos que van de la mano con la extorsión... EL INEGI publicó que en 2020 el promedio del ingreso corriente por hogar disminuyó 5.8%, ya que los 53 mil 418 pesos que cada familia tenía en 2018, se redujeron a 50 mil 309 pesos. También se vivió una baja de 10.7% en el ingreso por trabajo y de 12.9% en el gasto promedio por hogar. Lo anterior significa que los programas sociales del gobierno no han compensado las mermas en los ingresos y el gasto de los hogares del país, y que el trabajo de muchos jefes y jefas de familia tampoco alcanza para lo indispensable…

*****

Sígueme en Twitter: @GerardoFloresL

 

Notas Relacionadas

Prisma Empresarial

Gerardo Flores Ledesma