Desarrollo o crecimiento: El huevo o la gallina

Desarrollo o crecimiento: El huevo o la gallina

Foto: Internet

OTRA VEZ, el presidente recurrió al dilema sobre crecimiento y desarrollo. Puso énfasis en que primero va el desarrollo y luego las cifras del Producto Interno Bruto, para justificar así el nulo crecimiento del segundo trimestre del año y descalificar de ese modo a los economistas que insisten en que nos enfilamos hacia la recesión en forma irremediable y que el crecimiento de la economía en 2019 será uno de los más bajos en décadas.

Sin embargo, en esta discusión no hay huevo ni gallina. Todo va de la mano. El progreso o desarrollo no puede separarse del crecimiento económico, porque si el PIB aumenta, ello significa que hay bienestar, ingreso en el bolsillo de los trabajadores, progreso en las familias, y sobre todo tranquilidad y paz. Es decir, desarrollo.

Estamos en la raya de una crisis de dimensiones graves y de un desequilibrio que puede generar. Ya estamos rumbo al último tramo del año y no se observan señales de progreso, ni de bienestar.

Lo que se ve son carencias en casi todos los sectores, aunque algunos digan que hay felicidad en el rostro de los mexicanos. El caso es que millones tienen otras cifras u otros datos.

*****

LOS MEDIOS de comunicación siguen como blanco del poder político y acusados de ser los responsables de las diatribas entre adversarios ideológicos del poder en turno, así como de las discusiones entre dirigentes de partidos que insisten en que no les quiten su presupuesto, o de enfrentamientos entre líderes de fracciones parlamentarias, como ocurrió con los senadores de Morena, Ricardo Monreal y Martí Batres, que lidian entre ellos por mantenerse en el centro del debate.

Pero, sin duda, el jefe del Ejecutivo es quien con gran acento acomete contra los medios de comunicación todos días en las mañaneras, y dicta sentencia, como el señor juez de la tremenda corte, sobre aquellos personajes o temas que considera relevantes.

El tema se ha vuelto difícil y pronto veremos a más grupos de periodistas mexicanos que acudirán ante la OEA, la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y hasta la Corte Internacional de la Haya para exigir que el presidente López Obrador se asuma como estadista y deje de culpar todos los días a los medios de comunicación como seguidores de la corrupción o amigos de “la mafia del poder”.

*****

POR CIERTO, en la UNAM ya quedó claro que el Dr. John Mill Ackerman Rose, nacido en Estados Unidos, no tiene la más mínima aspiración a la rectoría de la Máxima Casa de Estudios.

Él mismo desmintió la información que circuló en medios de comunicación. El cónyuge de Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, activista, partidario activo de Morena, y amigo personal del presidente López Obrador, tiene todas las cartas credenciales para postularse a un cargo similar, pero no en la UNAM. Quizá no es el momento de cambiar el requisito de que para ser rector es necesario ser mexicano por nacimiento.

Para qué pegarle al avispero, si se puede generar una gran bronca entre la comunidad universitaria. El licenciado por el Swarthmore College y doctor por la Universidad de California, debe esperar mejores tiempos en la sucesión de la rectoría de la UNAM, que se realizará en breve.

*****

MUCHAS PERSONAS me han pedido que le agradezca al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) la disposición y prestancia con que responden a la necesidad de agua potable en más de 20 colonias de la sufrida capital del país.

De un día para otro se mueven pipas bajo las órdenes de Sacmex, las cuales están controladas vía satélite y bajo ningún motivo se involucran en asuntos de corrupción para ofrecer el servicio. El agua llega en pipas, cuando el vital líquido escasea, como ahora que las presas que surten a la Ciudad de México están al 30% de su capacidad.

El apoyo es fundamental en el gobierno de la Ciudad, no en las delegaciones, eso debe quedar muy claro.

*****

Sígueme en Twitter: @GerardoFloresL

 

Notas Relacionadas

Prisma Empresarial

Gerardo Flores Ledesma