Arreglo con Trump, el posible, no el mejor

Arreglo con Trump, el posible, no el mejor

Foto: Internet

EL ARREGLO comercial que, en principio, logró el gobierno de México con Estados Unidos fue el posible pero no el mejor, y no remediará nuestros males, porque Donald Trump no es hombre de palabra y ya nos tomó la medida.

 

De momento se decidió no aplicar los aranceles de 5% a los productos mexicanos que se exportan a la Unión Americana, pero cada vez que se le encienda la mecha al presidente del país vecino del norte o nos acuse nuevamente de no cumplir con lo que pidió, en ese momento podríamos tener presión doble.

Ojalá nos equivoquemos, pero ya lo hemos visto con otros países y en otros escenarios. Cuando creíamos que habría un acuerdo entre EU y China, la guerra arreció; cuando pensamos que habría una negociación tersa con Corea del Norte, tanto Trump como Kim Jong-un se levantaron de la mesa y todo se acabó; con el líder ruso, Vladirmir Putin, la discusión se ha mantenido por varios meses, luego de que el ex agente de la KGB en Dresde, Alemania, le advirtió al magnate estadounidense que se anduviera con precaución si quería invadir Venezuela o atacar Siria, donde el problema de la migración también es gravísimo.

Estamos ante situaciones difíciles y con opiniones divididas sobre cómo enfrentarlas.

Muchos mexicanos podrán no estar de acuerdo con el manejo financiero de Pemex, ni con las decisiones de las calificadoras o con la cancelación del aeropuerto de Texcoco, pero habrá que dejar que el gobierno por el que muchos votaron y los políticos del momento, Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y Porfirio Muñoz Ledo, tomen sus decisiones y actúen en la confrontación que EU tiene contra México, y que asuman los compromisos que consideren adecuados en materia de migración, aunque no todos consideren que son los correctos . Los resultados ya los veremos en poco tiempo.

******

EL CENTRO de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advierte nuevamente sobre los riesgos que tenemos encima en materia económica.

Para los empresarios está claro que las decisiones de un gobierno no pueden sustentarse únicamente en criterios políticos, porque los mercados financieros son muy nerviosos y se pueden propiciar ambientes de incertidumbre severos que afectan la dinámica de la actividad económica.

El organismo que depende del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) detalla que hemos vivido en una semana altibajos en el tipo de cambio y presiones en el mercado bursátil, y que en un sólo día el peso se depreció casi 3.0% frente al dólar y la bolsa de valores perdió 1.3%, aunque luego volvieron los escenarios de ganancias.

Subraya el CEESP que la principal estrategia de la campaña presidencial del Trump fue la confrontación directa con México, por lo que es probable que quiera utilizarla de nuevo en vísperas de presentar formalmente su candidatura a la reelección y que más que buscar un beneficio real para su país, el trasfondo político es lo que motiva su amenaza.

En lo interno, advierte el CEESP, México enfrenta un entorno de creciente incertidumbre por las decisiones de política económica que han puesto en entredicho la posibilidad de elevar el ritmo de crecimiento de la actividad productiva, a causa de la cancelación de la construcción del NAIM y ahora la suspensión de la obra en Santa Lucía, ya que no hay una debida evaluación del costo-beneficio, y hay 146 juicios que buscan la cancelación definitiva de las operaciones hasta que no se acrediten los correspondientes permisos ambientales.

El caso la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, tampoco cuenta con la evaluación de costo-beneficio que manda la ley y que al parecer tampoco cuenta con los permisos ambientales correspondientes. Más fuego a la incertidumbre.

Explica el organismo empresarial que la situación de las finanzas públicas continúa siendo preocupante, y aunque hay avances importantes en materia de control de gasto público, se debe tener en cuenta que los ahorros ya deterioran las funciones del sector público en diversos programas, como la falta de medicamentos y la menor calidad del servicio de salud, así como la retención de recursos para otros gastos ya comprometidos.

Las reducciones en las calificaciones de deuda soberana y los cambios de perspectiva de papal de entidades gubernamentales, como Pemex, Nafin, Banobras, Bancomext, etc., no deben ser menospreciadas, porque podemos perder mucha inversión, equilibrio en el tipo de cambio, elevado costo del dinero y aumento en las deudas de todos.

*****

Sígueme en Twitter: @GerardoFloresL

Notas Relacionadas

Prisma Empresarial

Gerardo Flores Ledesma