Clientelismo y desperdicio en programas sociales

Clientelismo y desperdicio en programas sociales

Foto: Internet

 

AUNQUE YA hemos dicho que a la población en México no se le deben dar vales, ni dinero, ni despensas, sino empleo y una remuneración digna, los diputados apuntan sus baterías al presupuesto para quedar bien en los procesos electorales de 2018.

De ese modo, no se entiende que los legisladores pidan más recursos para el rubro de gasto social, si ya sabemos que latifundistas modernos cobran sin sembrar y sin saber usar un fertilizante.

Tampoco ignoramos que en todas las delegaciones de la Ciudad de México reparten recursos a personas en situación de calle, pero que los usan para drogarse y que hasta los muertos están en las listas de quienes entregan dinero público cada dos meses.

El país no necesita más clientelismo político, ni más filas de forajidos que reparten dinero "a los pobres" como si fuera suyo, en nombre de los programas sociales.

Donde sí debe haber subrayados en estos esquemas de reparto de dinero público, es en la forma en que se ejecutan: Se debe verificar que hay transparencia y rendición de cuentas.

La pobreza y la marginación no van a disminuir regalando vales, dinero y despensas, para luego obligar a esas huestes a que apoyen sus mítines, marchas y plantones, "en pro de la democracia"

La pobreza no se mitiga con repartos insultantes de dinero, sino con más escuelas, más salud, más crecimiento económico y mejor alimentación.

De acuerdo con la queretana María Guadalupe Murguía, presidenta de la Cámara de Diputados, a pesar de que los recursos canalizados a gasto social han concentrado más del 50 por ciento del Gasto Programable, “aún estamos lejos de lograr un monto que ayude a disminuir la pobreza y propicie la prosperidad de la población”.

Si ya sabemos el diagnóstico, entonces hay que corregir el rumbo, para evitar dispendio de dinero público y darle un mejor uso con resultados más eficaces.

El gasto social en México nunca será suficiente para resolver los problemas de pobreza y rezago que hay en el país, y no necesita venir a decirlo ni la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ni el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Lo que hace falta para tener más recursos, no es la inyección de más impuestos a los causantes cautivos, sino que bastaría con frenar al crimen organizado en el robo de combustible, en la deforestación nacional y robo de maderas preciosas, en el robo de vehículos y en la trata de personas.

Es urgente frenar la corrupción que ha generado que los bandidos, y no los políticos decentes, gobiernen desde el más modesto municipio hasta el estado más rico de la nación y que sigan tan campantes con sus cuentas en diversos bancos, sin que haga nada el gabinete económico-financiero, que encabeza José Antonio Meade.

Ahí les dejo la conseja, la moraleja, la frase pues: ¡Lo que fácil viene, fácil se va!

PUNTOS Y LINEAS

YA QUE hablamos de crecimiento económico, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), que dirige Luis Foncerrada, señala, en su último análisis, que a pesar de que los resultados recientes de los principales indicadores económicos muestran una modesta mejoría, hay señales de alerta ante la cercanía del periodo de renegociación del TLCAN, porque una tercera parte del PIB proviene de la actividad exportadora. Advierte el CEESP que el reajuste al alza de los precios de los combustibles, así como el repunte de la inflación originada en buena parte por la depreciación del tipo de cambio, comienzan a frenar el ritmo de avance del consumo de las familias. Las ventas al menudeo crecían en 2016 a una tasa anual cercana al 10%, en mayo pasado el avance fue de solo 3.4%, mientras que la precarización del empleo es un factor que puede limitar un mayor dinamismo del mercado interno. El CEESP concluye en que urgen medidas viables para fomentar el crecimiento económico, y que “crecer al 2.5% no tiene nada de extraordinario ni nos lleva a una etapa de expansión cuando el promedio de los últimos 24 años ha sido de 2.6%.... FOVISSSTE, al mando de Luis Antonio Godina Herrera, reportó que lleva un avance de 63% en la colocación de créditos hipotecarios. Hasta el cierre del mes de julio, el Fondo de la Vivienda del ISSSTE mantenía el dinamismo crediticio en sus esquemas Tradicional, con Subsidio, Pensionados, Conyugal, Aliados y Respaldados en 2017…. EL PESO cerró la semana con una depreciación de 0.65% u 11.4 centavos, para dejar la paridad en 17.77 unidades por dólar, y fue de las pocas divisas que cerraron con pérdidas semanales en la canasta de principales cruces. Varios factores influyen en el retroceso del valor de la moneda mexicana: la posibilidad de que la FED aumente tasas en los próximos meses, sobre todo porque la economía estadounidense creció a una tasa anualizada de 2.6%, y una recuperación en comparación al crecimiento del primer trimestre, cuando la economía creció a una tasa de apenas 1.2%, y sobre todo el temor de que la renegociación del TLCAN no prospere desde el arranque de las discusiones a partir del próximo miércoles 16 de agosto… ESTE LUNES, se publicará en México la estimación oportuna de crecimiento correspondiente al segundo trimestre. Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base estimó en 0.4% el dinamismo desestacionalizado en el lapso mayo-junio, y en términos anuales, la que se mide de junio de 2016 a junio de 2017, se ubicaría en 2.9%, que como dicen los analistas del sector privado no sirve para resolver los problemas de rezago, carencias y empleo de la nación.

Sígueme en Twitter @GerardoFloresL

 

Notas Relacionadas

Prisma Empresarial

Gerardo Flores Ledesma