Los caballos de los famosos de la historia

Los caballos de los famosos de la historia

Foto: MNE

25-01-2016

Al escuchar estrofas como: la del "Siete leguas el caballo, que Villa más estimaba..., no se puede dejar de pensar en los nombres de caballos famosos que forman parte ya de la historia nacional.

Lo anterior, sea porque los montaron personajes reconocidos o por su elegancia y gracia, otros porque obtuvieron premios como Arete con el que Humberto Mariles Cortés, obtuvo dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 1948. 

Los caballos, son el amigo, tan unido al dueño que parecen uno a la hora de cabalgar. 

Escribiremos de personajes y sus compañeros inseparables, no podemos soslayar a los mitológicos como Pegaso, de Zeús, el dios soberano y amo del cielo griego, a Rocinante, del ingenioso Hidalgo, don Quijote de la Mancha, Lazlos, el del profeta Mahoma,

A Alejandro Magno, no se le concibe sin su caballo Bucéfalo, al Cid Campeador, sin su fiel Babieca, o un Aquiles sin su corcel Jantos. 

Y llegamos a Molinero, de Hernán Cortés en la conquista de México, en su llegada a Veracruz. El conquistador traía once caballos y cinco yeguas, era el año 1519, 

Así comienza la historia de este cuadrúpedo en América estableciendo un lazo de amor y fidelidad entre el hombre y el animal, hasta nuestros días.

Otros corceles como Molinero y Anteburro, elegante y gracioso caballo en el que paseaba por Cuernavaca, el emperador Maximiliano de Habsburgo, sin olvidar a Orispelo, que permaneció junto al emperador quien vestido de charro y sombrero de jarana, fue fusilado en el Cerro de las Campanas, Querétaro el 19 de junio de 1867. 

A Águila, el hermoso alazán de Don Porfirio Díaz, quien tenía fama de ser conocedor de estos ejemplares, utilizado en la guerra contra los franceses.

El As de Oros, famoso por pertenecer al icono de los movimientos agrarios del México de nuestros días, el suriano Emiliano Zapata. 

Cuentan las crónicas que el día de su muerte, Zapata ensilló a este caballo, con una montura que le regaló el coronel Jesús Guajardo, el que por órdenes de Pablo González le fingió rendimiento para traicionarlo en Chinameca, Morelos. 

Se dice que cuando Zapata fue acribillado, el corcel corrió sin cesar y alcanzado por el jefe zapatista Jesús Chávez, llevaba siete balazos en el cuerpo, logró sobrevivir; cuando sanó, Chávez se lo obsequió al general Francisco Mendoza Palma.

Y qué decir de Grano de Oro, perteneció al célebre general y guerrillero mexicano Francisco Villa, que; entre otros se mencionan a: El Dorado y El Prieto y su famoso 7 Leguas, cuya autoría del corrido es de Graciela Olmos, que según versiones era yegua, mismo que inspiró ese corrido cuya estrofa nos lo hizo recordar. Del trabajo de Heriberto Robles Rosales.

Notas Relacionadas

Gota de Historia

Arturo Rios