Sin promoción no hay turismo

Sin promoción no hay turismo

Foto: Reuters

 

AUNQUE SUENE FEO decirlo, en la industria turística no sirven de mucho los cursos en línea, las ferias o tianguis por medios virtuales ni tampoco las promociones vía zoom o webinar, como les llaman ahora. El sector referido tampoco necesita secretarios que se dedican a cortar listones o presumir un indeterminado número de reuniones de trabajo con todos los actores que guste y mande con el único fin de generar numeralias o para presumir que hay trabajo y acción.

La industria del turismo es más que palabras y verborrea. El sector se mueve con turistas o visitantes nacionales y extranjeros, ávidos de conocer la cultura del país, saborear su gastronomía y disfrutar de sus paisajes.

Los turistas locales y foráneos quieren conocer senderos, callejones, pirámides, pasear descalzos sobre las playas de México, descansar con sus familiares en un destino seguro; tener conectividad y toda clase de servicios al cien por ciento. Otros sólo quieren aventura.

El turismo atrae divisas y paseantes sólo cuando un país ofrece todo eso. Lo demás son palabras, frases vanas, cortas o largas, para tratar de convencer que se está haciendo hace, aunque las cifras demuestren lo contrario.

La falta de promoción y el apoyo económico que se vivió durante 2019 y 2020 en México nos lleva a la deriva y nos arroja cifras negativas, contrarias a lo que se había logrado en años pasado. Se diga lo que se diga.

Las aerolíneas no viven de conversaciones virtuales y con aeronaves paradas; los hoteleros no pueden tener vacíos sus negocios con apoyos sólo de saliva, y otros prestadores de servicios en esta grandiosa industria, por ejemplo los restauranteros, no pueden seguir colocando letreros que dicen “cerrado” y cosechando únicamente añoranzas de los tiempos pasados o de lo que se fue.

En 2020 tendremos el peor año que jamás hayamos tenido en los tiempos modernos del turismo, pues a los Pueblos Mágicos o con Encanto, no sólo se les quito el presupuesto que tenían, bajo el pretexto de la corrupción, sino que también se les despojó del nivel que les daba esa categoría o calificativo y ahora da lo mismo ser “mágico” no.

Échele la culpa a la pandemia si quiere, pero ya estamos lejos de la emoción que nos dio convivir con las cocineras tradicionales, saborear un platillo autóctono, hablar con los hombres y mujeres que trazaron lo que hoy es un destino turístico, y a cambio tenemos desolación, incertidumbre, preocupación y quiebras.

Por la pandemia y falta de apoyo fiscal, sanitario o gubernamental han cerrado más de 2,000 hoteles, han quebrado más de 700 empresas de la industria de reuniones; centenares más han cambiado de giro; se han cancelado decenas de miles de cuartos-noche; se perdieron más de 300 mil empleos bien remunerados y 200 mil eventuales y se dejaron de captar miles de millones de dólares. Así que no hay nada qué presumir.

*****

LA SUERTE DE Interjet está echada. La quiebra es el fantasma que le persigue y el viejo caso de Mexicana de Aviación se repetirá, porque en esta administración no valen los rescates. La lección aprendida es “que cada quien se rasque con sus propias uñas”.

*****

POR CIERTO, dicen los expertos del sector turismo que cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador sepa quiénes son los dueños de los terrenos donde se construirá el aeropuerto de Tulum, que anunció el 1 de octubre pasado, podrían ocurrir dos acciones claras y contundentes: Que AMLO cancele la obra, como lo hizo con el nuevo aeropuerto de Texcoco, o que lo ponga en otro sitio, aunque no sea el más recomendable. La historia podría repetirse.

*****

ESTE LUNES ARRANCA el Buen Fin con la declaratoria inaugural del presidente de la Concanaco-Servytur, José Manuel López, ya que esa Confederación fue el organismo que diseñó este magno acontecimiento hace 10 años. Ya no será un “Buen Fin de Semana” como se le conoció al acontecimiento, sino que ahora comenzará este 9 de noviembre y finalizará el próximo día 20, con el objetivo de apoyar en estos 12 días (14 en el caso de la Ciudad de México) a los negocios que durante la pandemia sanitaria han estado a punto de bajar las cortinas. No es factible, aunque los organizadores sí lo esperan, que se puedan lograr los casi 118 mil millones de pesos en ventas totales que obtuvieron en el 2019, porque la pandemia aún genera temores de contagio y porque están aumentando los casos de hospitalización. Ojalá que las ventas en línea superen las expectativas. Recordemos que la Asociación de Bancos de México recientemente publicó un estudio, con base en datos del INEGI, en el cual se establece que México es el segundo mercado de comercio electrónico más grande de Latinoamérica, después de Brasil, y que hay un registro de 80.6 millones de usuarios de internet equivalente al 70% de la población.

*****

@AlejandraBernal

Valija Viajera

Alejandra Pérez Bernal