Se reaviva la llama gobierno-empresarios

Se reaviva la llama gobierno-empresarios

Foto: Internet

28-08-2019

 

Por Agustín Vargas 

Por enésima ocasión en lo que va de la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, incluso tomando en cuenta el periodo de transición, hemos visto una especia de amor y odio en la relación entre el gobierno y los empresarios. Algo así como ni contigo, ni sin ti.

Apenas el pasado martes 27 de agosto fuimos testigos, una vez más, de otro capítulo en la relación que se ha tejido en torno a la simbiosis gobierno-sector privado, cuando en la conferencia de prensa matutina de Palacio Nacional aparecieron prominentes  empresarios al lado del mandatario para dar la noticia sobre el acuerdo que se alcanzó en materia de distribución de gas. Entre todos se dieron un mutuo aplauso.

Este acto, desde luego, hace suponer que todo nuevamente es miel sobre hojuelas en las deterioradas relaciones, que en varias ocasiones han ameritado que el Presidente de la República descalifique al sector privado por sus críticas a las acciones y políticas gubernamentales, algunas de las cuales han generado incertidumbre económica y financiera en el país e incluso a registrar un crecimiento cero de la economía en el segundo trimestre del año.

En México, la incertidumbre ha representado un verdugo para la economía y debido a que las variables macroeconómicas dependen en buena medida de los choques externos y de los eventos políticos del país, se ha convertido en un reto inyectar certeza a los inversionistas de que su dinero en el mercado mexicano está seguro y su inversión será rentable.

Si un país no ofrece condiciones o garantías que inyecten certeza al retorno de la inversión y además muestre indicios favorables de que se lograrán utilidades rentables, es difícil que los capitales se mantengan en los mercados internos.

Entre las garantías que el gobierno debe de ofrecer está el equilibrio en el mercado de una competencia perfecta, transparencia en la información, seguridad nacional, tasas estables de inflación y una atractiva tasa de interés que fomente la inversión.

La retórica del presidente Andrés Manuel López Obrador y las decisiones drásticas que su administración ha tomado en torno al gasto público y la redistribución del ingreso, han sido causa fundamental de la incertidumbre y representa uno de los más fuertes roces entre el gobierno y el sector privado.

Si bien la intención de ambas partes es reactivar la economía y fomentar el crecimiento del país, la actual administración en México está enfocada en el fomento al desarrollo a través de la redistribución del gasto público con programas sociales de apoyo a los más desfavorecidos.

La línea política de López Obrador se contrapone a la que México ha seguido durante décadas; sin embargo, también busca mantener un discurso amigable con los inversionistas, aunque no siempre ha sido así. Ahora, de nueva cuenta, el mensaje es de cordialidad con los empresarios y por el bien de la nación, ojalá sea real y se apunte en beneficio de la población en general, el crecimiento de la economía y la creación de empleos reales.

Llaman empresarios a la unidad

Justo sobre este asunto, Jesús Padilla Zenteno, presidente de la Coparmex Ciudad de México, al rendir su Tercer Informe de Gestión, manifestó que los socios del sindicato empresarial tienen la convicción de poder darle la vuelta a la situación de pobreza y marginación que aún padecen millones de mexicanos, si gobierno y sociedad de la que son parte, trabajan en unidad de propósitos para encaminar a la ciudad y el país a una ruta de franco desarrollo y competitividad global.

Para lograrlo, dijo, se necesita un esfuerzo conjunto para tener más y mejores empresas en la formalidad, con empleos dignos, inclusivos, innovadores y competitivos mundialmente; la consolidación de las instituciones democráticas, en plena transparencia, que combatan al crimen organizado y a la delincuencia en las calles y, que ofrezcan garantías de estabilidad jurídica, económica y un pleno Estado de Derecho.

En conclusión, dijo Padilla Zenteno frente a la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum y una parte importante de su gabinete, así como el presidente nacional de Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther y cientos de afiliados: “Hagamos que en nuestro país las palabras clave nos vistan todos los días: colaboración, confianza y, desde luego, unidad de propósitos. México nos necesita juntos”.

Pymes, en peligro de extinción

Próximos al Primer Informe de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, los spots de radio y televisión presumiendo sus logros en lo que va de su administración se escuchan y ven por todos lados. Lo que no se ve ni escucha, son los pendientes que no ha podido resolver y, menos, atendido.

Tal es el caso de las micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales prácticamente han sido relegadas, aunque en casi todos los discursos oficiales aparecen como las entidades salvadoras del empleo. Aquí le damos algunos datos.

La Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios, que preside el empresario Alejandro Salcedo Pacheco, reveló recientemente que antes de que concluya el 2019, 30 mil pymes están en riesgo de cierre si no hay reactivación económica.

De acuerdo con datos oficiales las micro y pequeñas empresas generan más del 60 por ciento de las fuentes de trabajo, además de ser una buena parte del sustento de la economía mexicana. Actualmente se tiene el registro de 4.5 millones de micro y pequeñas empresas asentadas en el territorio nacional.

El dirigente de esa organización se quejó de que desde el inicio de esta administración los afiliados a ella solicitaron una reunión con el mandatario para exponerle la problemática real del sector de las pymes y solicitar esquemas de financiamiento viables para esas unidades productivas. A la fecha, dijo, no han recibido respuesta alguna.

Escucharemos con atención el mensaje del Jefe del Ejecutivo el próximo domingo primero de septiembre con motivo de su primer informe de gobierno para saber  lo que ha hecho y lo que no y, sobre todo, si toma en cuenta al sector de la pymes, un gran agente dinamizador de la economía y la generación de empleos.

Fovissste-Infonavit, convenio

El Fovissste y el Infonavit suscribieron un convenio que facilitará el otorgamiento de créditos hipotecarios y de mejoramiento de vivienda a los trabajadores del sector formal y del Estado.

Son cinco los puntos rectores de dicho convenio: 1. Diseñar, de manera conjunta, esquemas de otorgamiento de crédito en cofinanciamiento y con las bancas comercial y de desarrollo que permitan: a) La aplicación de los saldos de las subcuentas de vivienda que tengan los trabajadores que sean derechohabientes de ambas instituciones y; b) El otorgamiento de créditos a cónyuges, concubinos/as, padres, hijos o hermanos entre sí, que tengan como destino adquirir, remodelar o construir una misma vivienda.

2. Habilitar la inscripción de los créditos por el Infonavit o Fovissste a través de sus portales de internet.

3. Establecer esquemas de monitoreo que permitan a ambas instituciones identificar variaciones significativas en los valores de vivienda o en cualquier índice o elemento que pudiera afectar la calidad de ésta.

4. Definir un universo de Unidades de Valuación y de Notarios Públicos que atiendan los productos de ambas instituciones.

5. Compartir información sobre las viviendas abandonadas que sean propiedad de cada institución para generar una base de datos única que permita analizar y diseñar mecanismos de recuperación y reinserción de esos inmuebles al entorno urbano.

El convenio fue firmado por el vocal Fovissste, Agustín Rodríguez López, y  Carlos Martínez Velázquez, director del Infonavit. Atestiguaron la firma Luis Antonio Ramírez Pineda, director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado(ISSSTE) y Román Meyer Falcón, titular de la Sedatu.

Notas Relacionadas