Recesión o crisis

Recesión o crisis

Foto: Internet

31-07-2019

 

Por Agustín Vargas

Este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dará a conocer los datos sobre el comportamiento de la economía en el segundo trimestre del año, los cuales podrían confirmar lo que la mayoría de los analistas ya anticipan, es decir, que México ha caído en recesión al declararse dos trimestres consecutivos de caída del Producto Interno Bruto. El primer trimestre el primer trimestre del 2019 la economía cayó 0.2%.

Vale la pena aclarar que la recesión es distinta que una crisis económica y México no está en esta situación, por el momento.

La recesión económica se observa con el debilitamiento de los principales indicadores macroeconómicos, como el empleo, el nivel de precios, el consumo interno, la capacidad de pago de los agentes económicos y el nivel de producción.

Una crisis económica representa pérdida de ritmo en el crecimiento económico y además implica desestabilidad financiera pronunciada con efectos negativos a nivel macro y microeconómicos. Por su parte, una recesión técnica es una desaceleración de la economía y puede corregirse a través de cambios en el gasto público. 

Plan financiero emergente

Y eso es lo que intentará el Gobierno Federal con el anuncio del lunes 29 de julio que hizo Arturo Herrera Gutiérrez, secretario de Hacienda y Crédito Público, de que se inyectarán 485 mil millones de pesos en créditos, inversión en infraestructura y licitaciones anticipadas de contratos y compras gubernamentales. Es decir se abrirá, por fin, la llave de recursos para tratar de reactivar la economía lo más pronto posible.

El consumo privado, la adquisición de vivienda y el apoyo a las pequeñas y medianas empresas serán parte fundamental de este plan financiero, de acuerdo con lo expuesto por el secretario de Hacienda.

A través del Fonacot se otorgarán 1.2 millones de créditos para los trabajadores, cuya tasa de interés oscilará en un rango de 16% a 22% anual, “de las más bajas en el mercado”, según se dijo.

Para el caso de la vivienda, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) lanzará, en la primera semana de septiembre, créditos hipotecarios para trabajadores con ingresos mixtos, quienes podrán tener acceso a un crédito de vivienda nueva o usada por hasta 1.5 millones de pesos. La participación de la banca privada será pieza clave.

A su vez, Nafin y Bancomext abrirán nuevas líneas de créditos y programas de garantías para apoyar a todos los intermediarios financieros que otorgan créditos a las micro y pequeñas empresas. A través de este programa se pretende llegar a más de 130 mil pymes, así como a 370 mil micronegocios con una derrama esperada de 270 mil millones de pesos en los próximos meses.

Aunque en su diagnóstico la Secretaría de Hacienda ubica la desaceleración económica como parte de la desaceleración económica mundial, lo cierto es que el componente de factores internos, tiene un peso importante.

La mayoría de los analistas coinciden en que el subejercicio del presupuesto federal, aunado a la incertidumbre política local, son algunas de las causas de la profunda desaceleración económica.

La decisión, aunque tardía, es a todas luces acertada ante la caída que enfrenta la economía. Sólo falta por ver si las medidas anunciadas y los recursos financieros  se aplican de manera correcta.

Deuda estatal y municipal, bomba de tiempo

Es muy grave la alerta de la calificadora Moody’s  en el sentido de que, de acuerdo con reportes de la Auditoría Superior de la Federación, que dirige David Colmenares Páramo, los gobiernos estatales y municipales no están reportando todas las deudas de corto plazo y se presentan discrepancias entre la deuda de largo plazo en sus estados financieros y la que registra la Secretaría de Hacienda.

Y pone como ejemplos al estado de Michoacán que “gobierna” el perredista Silvano Aureoles, el cual  no reportó nueve préstamos de corto plazo por 6 mil 482 millones de pesos ni en sus estados financieros de 2017 ni en el Registro Público Único, además que no pudo comprobar el uso de los recursos obtenidos de los créditos de corto plazo por 10 mil 227 millones de pesos, de acuerdo con la auditoría.

Adicionalmente, se encontraron diferencias por 3 mil 589 millones de pesos entre la deuda de largo plazo reportada en los estados financieros de Michoacán y la reportada en el registro de deuda.

Otros casos son los de Baja California que reportó una por 11 mil 846 millones de pesos mientras que la auditoría arrojó un saldo de 12 mil 648 millones de pesos; el Estado de México que registró una deuda de largo plazo de 38 mil 300 millones de pesos, contra 39 mil 200 que obtuvo la auditoria, así como la Ciudad de México que resultaron diferencias por más de 2 mil 630 millones de pesos.

Debemos recordar que en 2011, fue precisamente un reporte de la calificadora Fitch Ratings lo que desató el escándalo de excesivo endeudamiento del estado de Coahuila, cuyo gobernador en aquel entonces Humberto Moreira había declarado pasivos por 8 mil millones de pesos, cuando en realidad eran de 32 mil, que por cierto se descubrió que incurrieron hasta en falsificación de documentos para obtener la autorización de Hacienda para obtener los empréstitos.

Así que esperemos que se aclaren todas estas “discrepancias” y no se detone otros escándalos de corrupción y malversación de fondos gubernamentales.

CIBanco protege cheques de alteraciones y falsificaciones

Los que están muy precavidos son los de CIBanco, que preside el empresario Jorge Rangel de Alba, pues ni tardos ni perezosos activaron para sus clientes el Servicio de Protección de Cheques que autorizó el Banco de México para toda la banca, con el fin de evitar las alteración y falsificación de esos documentos.

Los clientes del “primer banco verde en México” deberán ingresar diversos datos del cheque librado a través de un formato, físico o digital en cualquiera de sus 200 sucursales en la República o en captura por “CINet – Banca por Internet”, “CIMóvil – Banca por Celular”, o vía telefónica a través del Centro de Atención “CIDirecto”, antes de que el cheque sea presentado por el beneficiario en alguna ventanilla bancaria o se encuentre en el proceso de la Cámara de Compensación bancaria.

Sí los datos no coinciden con el cheque presentado serán devueltos automáticamente, sin que esto genere comisión para el cliente.

Claro que si esto resulta farragoso para alguien, podrá solicitar la baja del servicio; sin embargo, como bien se dice más vale prevenir que lamentar, además de que el servicio es totalmente gratuito.

Notas Relacionadas