Especiales

Mariano balleza, de sacerdote a general insurgente

Arturo Ríos
01-10-2014

Mariano Balleza, sacerdote e insurgente que llegó a Teniente Coronel en el ejército libertario. Nació en Valladolid, Mich, estudió en el Colegio de San Nicolás Obispo; fue Vicario en la Parroquia de Dolores, junto al cura Miguel Hidalgo, con quien simpatizaba y secundó el proyecto del Grito. 

La mañana del 16 de septiembre, en Dolores (hoy Hidalgo), Gto, el campanero, conocido con el nombre de “Cojo Galván”, dio el toque de alba, luego se puso a llamar precipitadamente a misa tirando de la cuerda atada al badajo del “esquilón San Joseph”, que hacía veces de campana mayor. 

Era domingo y día de mercado; perfecto para dar el Grito; antes, Hidalgo llamó al padre Balleza y a los operarios de sus fábricas, quienes, acudieron de inmediato.

Después de la arenga, Hidalgo le dio indicaciones al padre Balleza, quien se dirigió a la casa del presbítero Francisco Bustamante, sacristán de la parroquia, español y espía de la Inquisición; lo aprehendió sin dificultad y lo sacó a pescozones. 

Siguió los pasos a Miguel Hidalgo y en Celaya recibió un grado militar, días después, elevado a Teniente General en Acámbaro. No hay documentos que prueben que algún batallón estuviera bajo sus órdenes. 

Fue encargado de la custodia de los prisioneros michoacanos cuando se dirigían a la capital mexicana, entre los que se encontraba el Coronel Diego García Conde.

Fue de los últimos que se retiró de Aculco, siguió a Ignacio Allende a Guanajuato; no participó en la Batalla del Monte de las Cruces porque estuvo en Toluca calmando a los soldados, que querían saquear la casa de un español.

En Guanajuato, Allende lo despachó con el Capitán Toribio Huidobro y el Lic. De apellido Avendaño a Guadalajara, para buscar un acuerdo con el gobierno, pero José Antonio “El Amo” Torres, ya había tomado la ciudad. 

Allí Balleza se dedicó a hacer los preparativos de entrada de Hidalgo. Tomó parte en la Batalla del Puente de Calderón. 

Acompañó a los insurgentes en su camino por Zacatecas, Saltillo y Acatita de Baján. Fue hecho prisionero, llevado a Mapimí, luego a Parras y posteriormente a Durango donde se le formó proceso y condenado a muerte ejecutada ésta el 17 de julio de 1812 en la Hacienda de San Juan de Dios. Otro personaje olvidado; va esta GOTA en su honor.