Urge un nuevo pacto social para lograr igualdad de oportunidades

  • Urge un nuevo pacto social para lograr igualdad de oportunidades

    Foto: Internet

México aún no logra un Estado que garantice el bienestar y el acceso efectivo a los derechos sociales de las y los mexicanos. La movilidad social es baja y las desigualdades muy grandes. Estas, además, se perpetúan de una generación a otra por ausencia de oportunidades y bajo crecimiento. México tiene una oportunidad histórica para construir un nuevo pacto social, basado en la responsabilidad y la solidaridad. Así se expone en las conclusiones de la investigación Desigualdad y Movilidad Social en México realizada por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) y El Colegio de México, en el marco del programa de investigación para una mejor comprensión de las desigualdades financiado por la Unión Europea y coordinado por la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD).

Ante la presencia del Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, el CEEY y El Colegio de México señalaron que la Ciudad de México y algunos estados del norte tienen niveles relativamente altos de movilidad social, pero en el sur y de manera marcada en el estado de Chiapas esto no es así. «Urge contar con un esquema de políticas públicas que garantice la ampliación e igualación de oportunidades para toda la población mexicana».

 

También te puede interesar: CNDH la mano negra de Morena, que quiere destruir la autonomía del INE

 

La población desea más movilidad social y menor desigualdad, pero sin pagar muchos más impuestos: «Aunque los mexicanos aspiramos a una sociedad más equitativa y con más oportunidades que la actual, en la práctica, aún ignoramos lo que implica construirla». A pesar de lo anterior, la población mexicana cree que existen suficientes oportunidades para ascender en la escalera socioeconómica, todo lo cual deriva en una actitud conservadora en el apoyo a medidas fiscales redistributivas.

Ante toda la problemática, la investigación señala la necesidad de «una inversión social con un enfoque regional y de justicia entre generaciones que incorpore las dimensiones de género, familia y juventud». Para poder lograrlo, «se debe informar de manera clara y simple a la población sobre la magnitud de necesidades de la Hacienda Pública. A partir de ahí, con el fortalecimiento de los mecanismos de transparencia, y con la adecuada rendición de cuentas, es posible alcanzar un pacto social sostenible en el tiempo».

Según el estudio, construir un nuevo pacto social conlleva riesgos y desafíos, pero también resalta que «La mitad del camino está andado: la sociedad mexicana desea vivir en un país con mayor igualdad y mayores oportunidades para todos. Una comunicación clara y eficaz sobre las medidas necesarias para lograrlo constituye parte de ese camino, como también la voluntad política y la creación de medidas asertivas para hacerlo».

Notas Relacionadas