México evalúa identifica anomalías y subregistros en datos de inseguridad

  • México evalúa identifica anomalías y subregistros en datos de inseguridad

    Foto: Internet

El think tank México Evalúa presentó fallas de origen en el Indice de Confiabilidad de la Estadística Criminal (ICEC), un estudio que califica los datos de incidencia delictiva que producen los estados, específicamente en materia de homicidios dolosos indentificó anomalías y subregistros en datos de inseguridad así como indicios de manipulación en los datos estatales de estos casos.

México Evalúa presentó, en esta primera edición identificó subreportes sistemáticos en los datos que las procuradurías o fiscalías estatales reportan al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Edna Jaime, directora general de México Evalúa, aseguró que en México la estadística criminal presenta un rezago importante, pues a diferencia de otros países, en el nuestro todavía no contamos con un sistema de generación de información criminal de calidad con procesos de mejora continua.

 

También te puede interesar: Celebra AMLO desistimiento de Trump en imposición de aranceles

 

Dijo que Colima, Aguascalientes, Zacatecas, Coahuila, Querétaro y Sonora son las entidades con la estadística criminal mejor evaluada.

Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Oaxaca, Baja California y Veracruz son las de más baja calificación, detalló.

“Nos interesa identificar y contribuir a evaluar los problemas en la forma en que se está reportando la incidencia criminal, y en esta primera edición encontramos que al menos ocho entidades presentan información poco fidedigna y de baja calidad sobre los asesinatos que ocurren en sus territorios”, señaló Edna Jaime.

Esta medición, conformada por cuatro componentes se identificó a Colima, Aguascalientes, Zacatecas, Coahuila, Querétaro y Sonora como los estados con mejor calidad en las estadísticas que reportan, mientras que las entidades con la peor evaluación son el Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Oaxaca, Baja California y Veracruz.

Destacó el caso del Estado de México como el más emblemático, pues esta entidad presenta serios problemas en tres de los cuatro elementos que componen el Índice.

Muestra, por ejemplo, la tercer mayor diferencia entre las defunciones por homicidio –publicadas por el Inegi– y los homicidios dolosos reportados por el SESNSP. Cuenta, además, con el mayor número de anomalías entre los homicidios culposos que reporta, factores que le otorgaron una calificación global de 2.5 sobre 10.

“Otro problema preocupante es el cambio de tendencia que experimentan Guanajuato y Tabasco. Estas dos entidades están viviendo un incremento en la violencia letal y extrañamente reportan cada vez más homicidios culposos, lo cual no corresponde con el comportamiento esperado de este tipo de violencia. Por otro lado, en 11 de las 32 entidades federativas hay una relación significativa entre los homicidios dolosos y los homicidios culposos, relación que no debería de existir”, dijo David Ramírez, coordinador del Programa de Seguridad en México Evalúa.

Por ello México Evalúa recomendó realizar auditorías estratégicas en las que el Centro Nacional de Información y el Inegi atraigan la responsabilidad para llevar a cabo procesos de auditoría de estadísticas criminales.

Modificar incentivos negativos. Condicionar la recepción de recursos federales a la generación de información de calidad para contrarrestar los incentivos que favorezcan la manipulación de las cifras delictivas.

Impulsar un nuevo marco legal para ordenar y supervisar la generación de estadística criminal. Ante la falta criterios mínimos y estandarizados para la generación de información oficial sobre seguridad y justicia, es necesario que gobierno, sociedad civil y especialistas diseñen un nuevo marco legal (leyes y/o normas técnicas oficiales) que ordene la generación de la estadística criminal y de justicia.

Elaborar lineamientos operativos homogéneos para las Unidades de Información Estadística de las fiscalías y procuradurías del país.

Retomar la discusión para que el país cuente con un Código Penal Único.

Incorporar la georreferenciación en la estadística criminal que generan las fiscalías y las procuradurías.

 

Notas Relacionadas