Buscan dejar fuera productos de plástico desechables de un solo uso

  • Buscan dejar fuera productos de plástico desechables de un solo uso

    Foto: Internet

El Pleno cameral acordó emprender acciones a fin de restringir la compra y el uso de productos plásticos, principalmente los que sean desechables y de un solo uso, dentro del Palacio Legislativo.

Por ello, pidió a la Secretaría de Servicios Administrativos y Financieros que mejor explore la utilización de artículos biodegradables o materiales como el vidrio, con el objeto de establecer mejores prácticas dentro de la Cámara de Diputados, que procuren el cuidado de la salud y el ambiente.

Además, aprobó instruir a la Coordinación de Comunicación Social de esta institución, para que implemente una campaña interna de difusión enfocada a dejar de utilizar productos de plástico desechables de un solo uso.

 

También te puede interesar: López Obrador dará informe sobre el Nuevo Aeropuerto

 

En la presentación del punto de acuerdo, considerado de urgente resolución, la diputada Ana Priscila González García (MC) expresó que el consumo del Tereftalato de Polietileno (PET) en el mundo es un grave problema y México no es la excepción.

Las últimas estadísticas señalan que el consumo en el país asciende a 722 mil toneladas al año; además, somos el segundo consumidor de envases de PET para refrescos en el mundo y el primero para recipientes de agua embotellada, y  pesar de que ya existen varias organizaciones y empresas recicladoras, no es suficiente.

Añadió que debido a la gran cantidad de plásticos que se generan como consecuencia de los malos hábitos de consumo, en México la tercera parte de la basura doméstica se debe a los envases de PET. Cada año se producen, aproximadamente, nueve mil millones de botellas.

González García subrayó que es un material de riesgo para la salud del ser humano, pues su uso constante libera compuestos químicos que provocan cáncer o alteran el funcionamiento hormonal e, inclusive, provocan irritación en la piel, en los ojos y pulmones. “No es solo un grave problema ambiental, sino también de salud pública”, enfatizó.

Refirió que desde la legislatura pasada se ha trabajado sin descanso para que el Recinto Legislativo sea amigable con el medio ambiente. Se modificó el Reglamento Interno para que la Gaceta Parlamentaria se dejara de imprimir. Se instalaron botes con separadores de basura y se construyó el centro de transferencia de residuos, detalló.

Indicó que el siguiente paso es restringir la compra y el uso de productos plásticos. “Con estas acciones, además de cuidar el medio ambiente, estaremos ahorrando dinero de los mexicanos que, por cierto, para el segundo semestre de este año la compra de botellas de agua representó un gasto de casi un millón 900 mil pesos”.

Sobre el tema, la diputada del PVEM, Beatriz Manrique Guevara, expresó que las acciones ambientales requieren encontrar aliados dentro de esta Cámara y personas comprometidas con la causa ecologista y con el cuidado del medio ambiente, que permita mantener en alto y vigente el espíritu de la sustentabilidad.

La medida propuesta, afirmó, es importante, ya que la misma se traduce en acciones específicas que, sin duda, van a tener un impacto positivo en el medio ambiente, reduciendo de manera considerable la huella de impacto ecológico que “cada uno y cada una de nosotras estamos dejando al realizar nuestra labor. El buen juez por su casa empieza”.

Relató que a lo largo de estas 14 sesiones se han generado más de siete mil botellitas de PET. Añadió que el uso masivo de plástico está teniendo consecuencias desastrosas en el planeta. La degradación de los plásticos lleva entre 500 y mil años. “El reparto de botellitas en cada una de las sesiones, el uso excesivo de plástico en las oficinas, no se encuentra justificado, hay otras alternativas mucho más amigables con el medio ambiente”.

La diputada Mónica Bautista Rodríguez (PRD) mencionó que la solución no reside únicamente en dejar de consumir el agua que viene embotellada, sino en concientizar a las empresas que la comercializan para que asuman su responsabilidad y se comprometan a eliminar el uso de contenedores de plástico de un solo uso.

Un estudio de Out of Home, de Kantar Worldpanel, reveló que México es el principal consumidor de agua embotellada en el mundo. Lo anterior se debe a la desconfianza que tiene la población sobre la calidad de agua que llega a sus casas. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 72.2 de los hogares mexicanos consume agua de bote o garrafón, porque desconfía del líquido que sale de la llave.

México tiene alrededor del 11 por ciento de plásticos en la basura y genera 722 mil toneladas de PET al año, de los cuales 90 millones de envases terminan en la calle, los bosques, el mar y los ríos. “Los diputados debemos ser ejemplo en el tema de la concientización del manejo de residuos no sólo de plásticos, sino también de otros materiales dañinos al medio ambiente como el poliestireno, comúnmente conocido como unicel, que es el único producto que comercialmente no es reciclable, mucho menos biodegradable”.

Por el PT, la diputada Maribel Martínez Ruiz puntualizó que durante este año cobraron fuerza diversas campañas relativas al grave daño ecológico derivado del uso de productos de plástico desechables. “Los datos que se han difundido deben preocuparnos, ya que según un estudio de la revista estadounidense Science, ocho millones de toneladas de restos de plástico son vertidos cada año en los mares del planeta, el equivalente a 250 kilos por segundo”.

Según la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de las 117 mil toneladas diarias de basura 12 por ciento son residuos de plástico y sólo se recicla el 9.7 por ciento. Además, una persona consume 38 mil popotes durante toda su vida, los cuales terminan en rellenos sanitarios o serán arrastrados al ambiente después de haber sido utilizados una sola vez.

Resaltó que la conferencia sobre los océanos del programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente, ha señalado que los océanos contienen 18 mil fragmentos de plástico por kilómetro cuadrado, los cuales matan a un millón de aves y unos 100 mil mamíferos de 600 especies marinas.

El diputado Armando González Escoto (PES) expuso que la opción preferencial por el vidrio a materiales biodegradables en los utensilios productos que se emplean cotidianamente en esta soberanía, es una idea encomiable.

Los enseres desechables ameritan una inmediata sustitución por otros de naturaleza reutilizable. La reducción y el reciclaje, en su caso, seguirán siendo alternativas que igualmente podrían replantearse para garantizar a las generaciones futuras un mundo no desechable.

Planteó un segundo exhorto, mismo que fue aceptado con modificaciones, para que la Coordinación de Comunicación Social de esta Cámara implemente una campaña de difusión enfocada a dejar de utilizar productos plásticos desechables de un solo uso.

Margarita Flores Sánchez, diputada del PRI, precisó que en los últimos años se ha incrementado significativamente utilizar plásticos en platos, bolsas, vasos y popotes. Cada año, en el mundo se producen más de 300 millones de toneladas de plásticos, que representa el peso total de la población humana, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) refiere que en el último siglo, la producción mundial de plásticos se multiplicó 20 veces y han llegado más de 13 millones de toneladas a los mares y océanos, perjudicando gravemente a las poblaciones marinas.

 Ante este panorama, la Cámara de Diputados no puede ser ajena; por el contrario, debe consolidarse como ejemplo de sustentabilidad para los demás Poderes de la Unión, instituciones del Estado mexicano e instancias públicas de entidades federativas y municipios.

Del PAN, el diputado Marcelino Rivera Hernández argumentó que la sociedad mexicana cada día cobra más consciencia respecto a que la cantidad del uso de plásticos para un solo uso, está originando un daño ecológico severo y podría llegar a ser irreversible, sino se toman medidas urgentes para frenar esa tendencia.

Llamó a modificar los hábitos de consumo, de tal forma que se contribuya a generar las condiciones necesarias para que gradualmente se pueda resarcir lo más posible el daño ocasionado  al medio ambiente. “Debemos optar por productos que sean biodegradables y ser ejemplo de acciones virtuosas”.

México, dijo, es una de las naciones en el mundo con mayor diversidad y cuenta con una enorme riqueza de especies de flora y fauna terrestres y marítimas. La preservación de los recursos naturales debe atender al crecimiento económico, sin perjudicar ni comprometer a las próximas generaciones.

Arturo Roberto Hernández Tapia, diputado de Morena,  mencionó que en México el 90 por ciento de la basura es material plástico de diversos tipos, polietileno (bolsas de plástico, botellas de refresco y agua) y polipropileno (plásticos duros como tapas de botella y popotes).

Se consumen 650 bolsas por persona al año y su promedio de uso es de 12 minutos. Los mares se están convirtiendo en los grandes basureros del mundo. De acuerdo con el PNUMA, 13 millones de toneladas de plástico terminan en estos ecosistemas cada año, lo que genera severos daños a la flora y la fauna marina.

Indicó que en el recinto de la Cámara de Diputados y de sus dependencias, se utiliza una gran cantidad de botellas, vasos y demás artículos fabricados con polietileno y polipropileno de un sólo uso, en contraposición al artículo 17 Bis de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. “Está demostrado que ya no es suficiente la separación, clasificación y reciclaje del plástico. Si verdaderamente deseamos sumarnos al esfuerzo colectivo ambiental, debemos incidir mayormente al evitar su uso y ser ejemplo para los demás”

Notas Relacionadas