“Soy inocente y perseguida política”: Elba Esther Gordillo

  • “Soy inocente y perseguida política”: Elba Esther Gordillo

    Foto: Cortesía|MNE

  • “Soy inocente y perseguida política”: Elba Esther Gordillo

    Foto: Cortesía|MNE

Luego de declararse “víctima de persecución política” y advertir que está de regreso satisfecha de que la Reforma Educativa se ha derrumbado, Elba Esther Gordillo dio su primer mensaje público tras su salida de prision en días pasados.

Con rostro que reflejaba triunfo político por salir de prisión en los últimos días de la Presidencia de Enrique Peña Nieto quien la encarceló en Febrero de 2013, festinó el que, dijo, se le hiciera justicia mientras la PGR evidenció sus carencias legales para retenerla.

La maestra Elba Esther sostuvo de inmediato en su mensaje que sus cinco años en la carcel fueron “producto de una persecución política de acoso e injusticia”.

 

También te puede interesar: Antes de iniciar las nuevas 100 universidades, se debe aprovechar la capacidad de las existentes



Añadió además que fue el producto de un expediente basado en mentiras y acusaciones falsas para hacerme ver culpable de algo que no cometí, soy inocente”.

Bajo ese argumento la maestra quien en su última etapa de prision lo hizo bajo el esquema de carcel domiciliaria afirmó que “recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado, deseo que este momento marque el futuro de mi vida, el de mis anhelos y el de mis esperanzas”.

“Soy inocente” había dicho una líder sindical decana recuperada en salud, con atuendo negro y maquillaje discreto para agregar que para ella la lega etapa de encierro fue también de un duro y profundo aprendizaje, sin duda cambie, cambiamos todos, cambió el país.

Aseguró que en esa “dura prueba” se golpeó a su familia, no sufrió sola, “también sufrieron las maestras y los maestros de México”.

Dijo que sigue con su convicción en defensa del magisterio nacional y de los trabajadores de la educación por lo que “no acepté condiciones indignas, no se ahorraron recursos ni pinta desde una visión mediática para tratarme con una dureza que solo una orquestación perversa podría propiciar”.

Sostuvo que pese a la operación “perversa” para detenerla, “hoy esta guerrera está en paz, y las maestras y maestros de México a ellos les ofrezco una disculpa, lamento que hayan sido sometidas a una persecución política y mediática que tenía por objeto hacer sus conquistas laborales, destruirlas y atomizados a su organización sindical”.

Lamento que nos hayan responsabilizado de la compleja situación educativa del país, cuando la mayoría de los maestros hacen lo mejor que pueden con las herramientas insuficientes que el gobierno les da.

Asimismo, continuó, que “fuéramos un blanco fácil, un chivo expiatorio al que se le culpó de todo, pero que sobre todo lamento que quienes debían defenderlos no lo hicieron y nos traicionaron”.

Finalmente admitió que en cada rincón de México, en cada escuela pública se percibe la crisis sindical, se exige un sindicato fuerte y unido.

 

Notas Relacionadas