Ni la SEP, ni el presidente pueden jugar con la vida de millones de niños: PRD

  • Ni la SEP, ni el presidente pueden jugar con la vida de millones de niños: PRD

    Foto: Twitter

Ni el presidente Andrés Manuel López Obrador ni la secretaria de Educación, Delfina Gómez pueden poner en riesgo la salud y la vida de casi 30 millones de niños, adolescentes y jóvenes que se busca y presiona para que regresen a clases presenciales el próximo 30 de agosto, todo ello en medio de la tercera ola del Covid-19 y con la variante Delta que está ocasionado hospitalizaciones y fallecimientos de menores de edad.

Aseveró la secretaria general del PRD, Adriana Díaz Contreras quien rechazó rotundamente la afirmación presidencial relativa a que los niños, niñas y adolescentes deben correr riesgos para asistir a la escuela, ya que esos riesgos significan contagios y muertes que pueden evitarse.

“Son lamentables las afirmaciones de Hugo López Gatell, subsecretario de Salud, quien al tratar de justificar el regreso a las clases presenciales en las escuelas de educación básica, señaló que la tasa de mortalidad entre niños y adolescentes es muy baja.

 

También te puede interesar: Inicia el proceso de inscripción y reinscripción en escuelas públicas de Educación Básica

 

Sin embargo,  la líder del PRD recordó que, al 8 de agosto de 2021 se habían registrado cerca de 61 mil contagios por Covid-19 y 613 defunciones en niñas, niños y adolescentes.

Respecto a la postura de la profesora Delfina Gómez, Secretaria de Educación Pública, quien afirmó que los padres de familia serán quienes decidirán si aceptan o no las clases presenciales, la Secretaria General del PRD consideró que “nadie en México está facultado para jugar con la vida de los niños y adolescentes, por lo que la insistencia de tener clases presenciales es criminal”.

De acuerdo con Adriana Díaz, es un principio ético que el gobierno debe proteger la vida de toda la población, y este principio se convierte en obligación cuando se trata de los niños, niñas y adolescentes.

Por lo que propuso que “para que todos estén protegidos, el decálogo de las clases presenciales deberá ser aplicado cuando en cada entidad y municipio se haya superado tres semanas consecutivas de semáforo epidemiológico verde”.

Consideró que el mal manejo del combate contra la Covid-19, que está por cumplir 19 meses de pandemia, es prueba suficiente de que el gobierno no podrá proteger a los estudiantes, y será incapaz de evitar contagios y muertes entre los más de 30 millones de niños y adolescentes de educación básica.

Por lo anterior, hizo un llamado al presidente de la República para que se sosiegue y se concentre en combatir la pandemia hasta que se tengan en cada entidad y municipio tres semanas consecutivas en semáforo verde para llamar a las clases presenciales.

Notas Relacionadas