En ascenso, la movilidad internacional académica y estudiantil de la UNAM

  • En ascenso, la movilidad internacional académica y estudiantil de la UNAM

    Foto: Internet

En la internacionalización de la UNAM, la movilidad académica y estudiantil es parte fundamental, y en los últimos cuatro años ha ido en ascenso. Un total de 27 mil 612 estudiantes y seis mil 888 académicos extranjeros han continuado su formación en las aulas o han compartido sus conocimientos en los espacios de esta casa de estudios, en tanto que 13 mil 718 alumnos y siete mil 221 académicos pumas han viajado a países de todo el mundo para aumentar sus conocimientos, sus trabajos docentes o de investigación.

La movilidad estudiantil ha sido de gran relevancia. En el ciclo 2015-2016 la cifra total de alumnos de licenciatura y posgrado, en actividades académicas, cursos de especialización o extracurriculares y estancias de investigación, que fueron a otros países o que llegaron a la institución, fue de nueve mil 751: de ellos, tres mil 404 fueron pumas en otras naciones, y seis mil 347 extranjeros en la Universidad Nacional.

Para el siguiente periodo, 2016-2017, la cifra total ascendió a 10 mil 567, tres mil 632 alumnos de la UNAM en el extranjero, y seis mil 935 extranjeros en esta casa de estudios, en las diferentes modalidades.

 

También te puede interesar: SEP dispone de 25 mil lugares para jóvenes aspirantes a Educación Superior

 

Aunque en 2017-2018 se registró un ligero descenso en el total de alumnos en programas de movilidad, con 10 mil 88 (tres mil 245 unamitas en otros países y seis mil 843 estudiantes llegados de otras naciones), para el periodo que acaba de concluir, 2018-2019, se superaron los récords anteriores.

De ese modo, tres mil 437 alumnos siguieron sus actividades formativas en otros territorios y siete mil 487 llegaron de todo el mundo a la Universidad de la nación. El total fue de 10 mil 924. Cabe destacar que estos números representan las cifras anuales más altas que jamás se hayan gestionado en la UNAM.

Durante 2017, por ejemplo, los alumnos de la UNAM realizaron movilidad estudiantil internacional en 258 instituciones de educación superior de 36 países. Se trató de movilidad semestral, estancias de investigación (para alumnos y egresados), perfeccionamiento de idioma y estancias de especialización, además de capacitación y actualización; 41.5 por ciento viajó a países de Europa, 23.6 por ciento a América Latina y el Caribe, 23.4 por ciento a América del Norte, 10.6 por ciento a Asia, 0.7 por ciento a Oceanía y 0.2 por ciento a África.

Respecto a la movilidad entrante, ese año la UNAM recibió en 29 de sus entidades académicas a estudiantes extranjeros provenientes de 202 instituciones de educación superior de 37 países. Dichas actividades se desarrollaron en distintas modalidades: movilidad semestral, estancias de investigación y experiencia profesional. De ellos, 67.5 por ciento provino de América Latina y el Caribe, 21 por ciento de Europa, siete por ciento de América del Norte, cuatro por ciento de Asia y  0.5 por ciento de Oceanía.

Vincular la movilidad estudiantil con la gestión de capital intelectual revierte la fuga de cerebros, creando redes de conocimiento colectivo. Estudios de impacto descartan que los alumnos calificados permanezcan en los países de acogida académica durante su movilidad. Además, esa experiencia cataliza el desarrollo familiar, comunitario y social a nivel macro (externo), y gestiona el crecimiento interior a nivel micro (interno). Se calcula que el alumno que sale de movilidad impacta en 10 personas de su entorno inmediato (familia, amigos, compañeros) a través del valor que le da a la experiencia.

Ser becario de movilidad internacional no es un derecho de todo estudiante universitario, sino una distinción que sólo obtienen algunos de los mejores alumnos.

Su perfil está asociado a un promedio alto en sus calificaciones, regularidad en sus estudios, disciplina en sus procedimientos, aptitud excepcional en sus proyectos académicos, disposición a regresar a México para insertarse al ámbito laboral o académico y, frecuentemente, dominio de una lengua extranjera, según información de la Dirección de Intercambio y Movilidad Estudiantil, de la Dirección General de Cooperación e Internacionalización.

Obtener una beca para movilidad significa adquirir un elevado compromiso con la Universidad y con México.

En la primavera de 2019, en el nivel licenciatura las entidades académicas con mayor número de solicitudes aceptadas para movilidad en el extranjero fueron las facultades de Estudios Superiores (FES) Aragón, y Ciencias Políticas y Sociales, seguidas por las FES Acatlán y Cuautitlán, así como por la Facultad de Contaduría y Administración, la FES Iztacala y las facultades de Ingeniería y Derecho. Los seleccionados para ocupar uno de los 481 lugares ofertados tuvieron por destino a 106 instituciones de educación superior de 29 países, la mayoría de Europa.

En tanto, la Universidad abrió sus puertas a 481 estudiantes extranjeros de 121 universidades y 27 países, quienes se integraron durante un semestre (2019-2) a laboratorios y aulas de diferentes escuelas, facultades, institutos y centros, tanto de Ciudad Universitaria como de la zona metropolitana de la Ciudad de México y de varias entidades del país.

Los estudiantes procedieron en su mayoría de Colombia, Perú, España, Francia, Argentina y Estados Unidos, naciones seguidas de Chile, Canadá, Brasil, Alemania, Reino Unido, Costa Rica, China, Corea del Sur, Japón, Ecuador, República Checa, Dinamarca, Suiza, Australia, Portugal, Finlandia, Italia, Venezuela, Rusia, Noruega y Uruguay.

Durante el semestre 2019-1, la facultad más solicitada por los extranjeros fue Ciencias Políticas y Sociales, seguida por Filosofía y Letras, Contaduría y Administración, e Ingeniería. El pasado 1 de agosto se recibió a 568 nuevos alumnos de 27 países para cursar el nuevo semestre.

Académicos

En la UNAM, la movilidad académica no es menos relevante. También en aumento, en el periodo 2015-2016, tres mil 297 docentes o investigadores fueron a otro país o llegaron a esta casa de estudios: dos mil cuatro realizaron estancias en instituciones de educación superior de otros países, y mil 293 extranjeros desarrollaron sus actividades en la UNAM.

En tanto, en el ciclo 2016-2017 los beneficiados alcanzaron un total de tres mil 424: los académicos de la UNAM en instituciones del extranjero alcanzaron mil 532, y mil 892 académicos de instancias internacionales llegaron a nuestra Universidad.

Para 2017-2018, la cifra total de movilidad internacional ascendió a tres mil 659 académicos; de ellos, mil 834 fueron universitarios en otros países, y mil 825 fueron profesores e investigadores de otras naciones en la Universidad.

En el último periodo, 2018-2019, mil 851 universitarios colaboraron en instituciones internacionales, y mil 878 académicos extranjeros lo hicieron en las aulas auriazules, para un total de tres mil 729.

En estos años se ha ofrecido el apoyo para que las entidades de la UNAM desarrollen actividades de movilidad de académicos, favoreciendo la realización de proyectos conjuntos con impacto en las labores de docencia, investigación y difusión de la cultura, así como en el estudio y solución de problemas de interés para nuestro país.

En 2016, por ejemplo, se llevaron a cabo acciones de cooperación con 200 centros de enseñanza superior, investigación y difusión de la cultura de 37 países.

 

Notas Relacionadas