Dan Premio Estatal de la Juventud 2018 a dos jóvenes de la UNAM

  • Dan Premio Estatal de la Juventud 2018 a dos jóvenes de la UNAM

    Foto: Internet

Dos jóvenes egresados de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM ganaron el Premio Estatal de la Juventud 2018, que otorga el Instituto Mexiquense de la Juventud (IMEJ).

Amayrani Ramírez Ruiz, estudiante invidente de la licenciatura en Administración, obtuvo el galardón en la categoría de Superación de Jóvenes con Discapacidad, mientras que Efraín Carreón Ortiz lo logró en Innovación Tecnológica.

Centro de rehabilitación para ciegos

Amayrani perdió gradualmente la vista a partir de los cuatro años debido a glaucoma congénito, pero a sus 23 años nada la detiene, ni la falta de salud ni la de oportunidades. Con carácter, tenacidad y muchas ganas de salir adelante, ha hecho de su condición un ejemplo de dignidad y fortaleza que ha vencido trabas y estigmas para poder estudiar.

 

También te puede interesar: UNICEF evalúa necesidades de niños en Sinaloa

 

El “no puedo” no existe en su vocabulario. Del brazo de su mamá, a quien describe como sus ojos, comentó que el premio lo obtuvo por su iniciativa para crear un centro de rehabilitación para ciegos y débiles visuales. Se llamará Capecidebi, y su principal objetivo es demostrar que quienes no ven pueden ser independientes, trabajar o estudiar, como lo hace ella.

El centro, que espera reunir fondos del gobierno mexiquense y de asociaciones particulares, busca brindar herramientas laborales. Por ello, ahí les enseñarán el lenguaje Braille, inglés, computación con programas especiales para que las máquinas “hablen”, y cómo usar el bastón; además, ofrecerán terapia psicológica.

También habrá terapias ocupacionales con clases de danza folclórica y manualidades, repostería y defensa personal. “Podemos hacer muchas cosas, sólo hay que demostrarlo”.

Empresa innovadora que modifique el entorno

Efraín Carreón Ortiz tiene 28 años y es egresado de la tercera generación de la licenciatura en Tecnología. Está convencido de que la ciencia aplicada y la innovación deben modificar el entorno en donde vivimos para solucionar problemas tan graves como la inseguridad y la contaminación.

Se dijo contento de recibir el premio, que comparte con familiares, maestros y colegas. “Un cambio así no lo hace uno solo”, expuso.

Él creó la empresa Transgenia, que actualmente cuenta con una planta en Jalisco para el reciclado de llantas, uno de los materiales más contaminantes. “Utilizamos un método llamado pirólisis, que genera cuatro subproductos: aceite crudo, negro de humo, alambre y emisiones contaminantes”. Para tratar estas últimas, precipitan los gases para que no se vayan a la atmósfera.

Notas Relacionadas