Adiós a las “chelerías” en la Cuauhtemoc

  • Adiós a las  “chelerías” en la Cuauhtemoc

    Foto: Cortesia | MNE

Ricardo Monreal Ávila, Jefe Delegacional en Cuauhtémoc, solicitó a los elementos de Seguridad Pública dar seguimiento a las solicitudes ciudadanas para inhibir la venta de alcohol en tianguis como los de la Lagunilla en la colonia Morelos, y el Chopo, en la colonia Buenavista, ante las constantes quejas vecinales por ese y otros ilícitos.

Durante la reunión del Gabinete de Seguridad Pública en Cuauhtémoc, señaló que de manera especial en el Chopo los vecinos se quejan por el desorden y la venta de droga, dijo que no se puede permitir que en tianguis, ni en lugares cercanos a escuelas puedan seguir operando de manera indiscriminada las “chelerías”.

Acerca de la información dada a conocer la semana pasada sobre los más de 700 predios irregulares, dijo que presentará la información y que a partir del cateo en el predio de Benjamín Hill en la Hipódromo Condesa, bajó proporcionalmente la incidencia delictiva en la zona y dijo que se solicitará el bien inmueble para destinarlo a actividades culturales.

 

También te puede interesar: Entregan en el Metro silbatos contra acoso a mujeres

 

“Imagínense si al Procurador y al Secretario de Seguridad Pública los felicitaron por un bien que nosotros denunciamos, cómo los van a felicitar cuando desalojen los 700. Nosotros, incluso, nos sumamos a esa felicitación de haber actuado correctamente”.

Dijo en referencia a la presencia del Secretario de Seguridad Pública y el Procurador General de Justicia del Gobierno de la Ciudad de México, quienes se reunieron con vecinos de Roma-Condesa y recibieron un reconocimiento por las acciones realizadas en el predio de Benjamín Hill, señalado como punto de acciones delictivas.

“Aunque hubo filtraciones y no se ha sabido en la averiguación quiénes vivían y a qué se dedicaban”, añadió.

Destacó y felicitó  las acciones conjuntas para disminuir la incidencia, así como la comisión de faltas administrativas que tienen que ver con arrojar basura y cascajo en tiraderos a cielo abierto; además de sancionar a quienes aparten lugares en la vía pública.