Reducir el sobreconsumo, indispensable para frenar el cambio climático

  • Reducir el sobreconsumo, indispensable para frenar el cambio climático

    Foto: Internet

El consumismo es la causa del 60% de todas las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (GEI)1 y se considera a las ciudades y sus habitantes como los principales impulsores del sobreconsumo, sin embargo, también tienen un amplio potencial como agentes de cambio. Bajo esta premisa, la organización ambientalista Greenpeace arranca una nueva campaña que busca empoderar a las y los habitantes de las grandes urbes y motivarles a un cambio radical en sus modelos de consumo para lograr ganar la batalla contra el cambio climático.

“El modelo de producción y consumo actual, basado en la explotación de la naturaleza y de las personas, tiene como consecuencia el agotamiento de los recursos naturales así como la contaminación de ecosistemas y un aumento de las emisiones a la atmósfera. Esta situación hace necesario un cambio urgente en el modelo y sistema de consumo para frenar la crisis ecológica y climática que ya estamos experimentando”, señaló Ornela Garelli, especialista en Consumo responsable y cambio climático de Greenpeace México.

¿Cómo hacerlo? Greenpeace ofrece a las y los ciudadanos una nueva plataforma con alternativas para adoptar un estilo de vida más equitativo y sostenible que proteja nuestro planeta y que sea socialmente justo. 

 

También te puede interesar: Avance progresivo en la reapertura parcial de servicio de emisión de pasaportes

 

La plataforma https://consumoresponsable.greenpeace.org.mx/, además de explicar la problemática y las razones para volverse un consumidor responsable, ofrece tips en diversos rubros de consumo de la vida cotidiana: energía, movilidad, alimentación, ropa, electrónicos, etc. Además pone a disposición reportes para profundizar en los temas de economía verde, energías renovables, movilidad y alimentación responsable.

“Se eligieron estas áreas porque engloban las principales decisiones de consumo que tomamos las personas en nuestro día a día y que generan grandes impactos en nuestro planeta, desde cómo nos trasladamos, qué comemos, qué, dónde y cómo compramos, hasta cómo utilizamos los aparatos electrónicos en nuestros hogares”, indicó Viridiana Lázaro, especialista en Agricultura y cambio climático de Greenpeace México.

Algunos datos de cómo el consumo y el cambio climático están relacionados. De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la producción mundial de ropa y calzado genera el 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI). El consumo de alimentos provenientes de la agricultura y ganadería industrial tiene graves implicaciones en el medio ambiente y actualmente en México el 15% de las emisiones de GEI provienen de este sector. En cuanto a la movilidad. El consumo de combustibles fósiles es responsable del 64% de las emisiones de GEI.

El consumo de plásticos contribuye también a la emisión de Gases de Efecto Invernadero, desde la extracción de los recursos con los que se producirán (combustibles fósiles), su fabricación, su transporte, hasta su disposición final. Cuando se convierten en residuos emiten metano y etileno por exponerse a la radiación solar en agua o aire.

Entonces, para combatir el cambio climático desde nuestros estilos de vida, nuestra guía debe ser “consumir menos y mejor”.

Además de la plataforma digital, esta campaña relacionada al consumo responsable será impulsada por los voluntarios de la organización en 12 de las ciudades más grandes de la República: la Ciudad de México, Puebla, Guadalajara, Monterrey, Pachuca, Toluca, Querétaro, Chihuahua, el Puerto de Veracruz, Xalapa, Culiacán y San Luis Potosí.

“Las ciudades son gran parte del problema al ser los centros de actividad económica y representan más del 70% de las emisiones globales; El 55% de la población mundial vive en áreas urbanas y en el caso de México, se estima que para 2030 el 90% de la población viva en zonas urbanas6, es decir en estos grandes puntos de consumo, por ello si logramos incidir en estas poblaciones urbanas, daremos un gran avance en la lucha climática”, apuntó Ornela Garelli.

El sobreconsumo está acabando con nuestro planeta, por eso debemos transitar hacia estilos de vidas sostenibles, en los que evitemos comprar cosas nuevas que realmente no necesitamos, consumamos local, optemos por alimentos agroecológicos,de temporada y saludables, reutilicemos lo que ya tenemos en casa, alarguemos la vida útil de las cosas reparando y renovando e informándonos sobre opciones ambientalmente sostenibles y socialmente justas.

 

Notas Relacionadas