La prevención, es clave para combatir los incendios

  • La prevención, es clave para combatir los incendios

    Foto: Internet

La prevención es clave para la labor de los bomberos en Ciudad Universitaria. Antes, el trabajo consistía en reaccionar a una emergencia, controlar y apagar un incendio, pero ahora es más proactivo: capacitar a la comunidad universitaria para minimizar los riesgos de siniestros y ofrecer entrenamiento para reaccionar y controlar en los primeros instantes.

Esas acciones han derivado en que hoy se registren menos incendios y accidentes”, aseguró Roberto Hernández, jefe de bomberos del campus central.

El cuerpo de bomberos de la UNAM se fundó en 1973, con seis elementos prestados por el gobierno del entonces Distrito Federal; actualmente cuenta con 72 bomberos propios que entrenan diariamente y se mantienen a la vanguardia para responder a cualquier tipo de emergencia.

 

También te puede interesar: PAN acusa de opacidad en la restauración del Patrimonio de CDMX

 

En el marco del Día del Bombero, que en México se conmemora hoy, 22 de agosto, Roberto Hernández resaltó que el número de capacitaciones ha ido en aumento. Antes asistían alrededor de cuatro mil personas al año, ahora son cerca de 12 mil, y con la prevención esos eventos se han reducido al mínimo.

Un incendio forestal en el campus podía durar hasta ocho horas, pero actualmente Bomberos UNAM cuenta con cámaras térmicas que registran calor fuera de los parámetros normales, y con monitoreo constante se emiten alertas tempranas para actuar con oportunidad.

Las emergencias en Ciudad Universitaria son mínimas gracias a la prevención, reiteró el universitario, “pero apoyamos en incendios en las cercanías de CU, como el ocurrido hace meses en la Conagua. Auxiliamos a los bomberos de la Ciudad de México y también atendemos fugas de gas, así como a persona atrapadas en choques, entre otros eventos”.

El cuerpo de bomberos de la UNAM revisa los posibles riesgos en las instalaciones del campus. “Se hacen estudios de cuánto gas LP usa una dependencia, si su consumo es de 300 litros al mes, pero tiene un tanque de mil, se les aconseja cambiarlo por uno de 500, así el riesgo se minimiza y se le quita peso a las estructuras”, explicó.

Además, el trabajo de prevención incluye la revisión de todos los equipos del sistema contra incendios y la capacitación del personal de cada área para que sean ellos mismos quienes respondan de primera mano, y en la mayoría de los casos controlar los connatos de incendio.

Otra tarea trascendente para esta agrupación es conservar la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel: “la monitoreamos y reaccionamos ante cualquier evento, atrapamos fauna que sale de sus inmediaciones y llega a áreas urbanas; estos animales son llevados a revisión, si presentan enfermedades o daño son tratados, si están bien, regresan a la REPSA, dijo.

Notas Relacionadas