La UACh y CONAZA trabajan para reducir la deforestación del país que ya es superior al 60%

  • La UACh y CONAZA trabajan para reducir la deforestación del país que ya es superior al 60%

    Foto: MNE

  • La UACh y CONAZA trabajan para reducir la deforestación del país que ya es superior al 60%

    Foto: MNE

  • La UACh y CONAZA trabajan para reducir la deforestación del país que ya es superior al 60%

    Foto: MNE

El Director Académico de la Universidad Autónoma Chapingo, Artemio Cruz, el Director del Departamento de Irrigación de la UACh, Rafael Sánchez Bravo y el Director de CONAZA, Ramón Sandoval Noriega, advirtieron sobre la urgencia de tomar medidas para frenar la deforestación de bosques y selvas en el país pues a la fecha el 60% ha sido devastado así como de la conveniencia de suministrar agua en áreas áridas para los campesinos que las habitan ya que el 80% de los ejidatarios carece del vital líquido.

En un recorrido por el municipio de Zacapala, Puebla, el Director del Departamento de Irrigación, Rafael Sánchez Bravo mostró el trabajo realizado en esta zona para suministrar y administrar el agua de lluvia para consumo humano así como para abrevadero ya que en la localidad la precipitación pluvial es del orden de 250 a 300 mm y la cual llega a estar mal distribuida.

Al hacer un balance de la deforestación del país en comparación con las fuertes lluvias que a veces se registran en el país donde en algunos lugares se inundan y otros carecen de precipitaciones pluviales a lo largo del año, los especialistas se pronunciaron a favor de sembrar agua en zonas áridas para potencializar la reforestación natural del entorno y por tanto recomponer el ecosistema.

 

Si te gustan los waffles, tienes que tener esto: Oster CKSTWF2000 - Máquina para hacer gofres belgas, acero inoxidable, encuéntrala en Amazon



En entrevistas por separado, cada uno de los especialistas coincidieron en la necesidad de aplicar políticas públicas enfocadas a frenar la deforestación del país así como hacer uso de los conocimientos ancestrales de las comunidades indígenas para preservar el vital líquido con el doble propósito de mejorar el medio ambiente y la calidad de vida de quienes habitan en el medio rural en zonas de difícil acceso.

Ramón Sandoval Noriega, Director General de la Comisión Nacional de Zonas Áridas, “sostuvo que el reto que tenemos quienes ostentamos conocimiento y sabemos de la devastación del territorio nacional, que es del 60 %,  este tipo de obras nos da ánimo, nos permite tener fe en que sí podemos si no revertir, por lo menos parar, con el tiempo, la devastación y entrarle a producir lo que los mexicanos requerimos para alimentarnos”.

Y es que los académicos de la Universidad Autónoma Chapingo, a través del Departamento de Irrigación, en la gira técnica por la Mixteca Poblana mostró el impacto que  obras pequeñas de conservación de suelo y agua que han tenido en el combate a la sequía; tecnologías básicas que pueden servir a México, aseguró por su parte el profesor Rafael Sánchez Bravo.

En ese orden de ideas, Ramón Sandoval Noriega, aseguró que “este ejemplo es lo que queremos, que se difunda y para ello necesitamos empoderar, concientizar al beneficiario porque mientras no suceda eso vamos a seguir igual o se seguirá incrementando la deforestación del país”.

Por lo pronto, aceptó que la Comisión Nacional de Zonas Áridas necesita recursos para aplicar estas tecnologías que sí funcionan pues la pandemia COVID 19 ha demostrado que necesitamos de nuestro planeta y “con poquito descanso que le hemos dado a los montes y a los bosques, se han recuperado y no debemos permitir que lleguen este tipo de catástrofes para pensar lo mal que estamos actuando en contra de la naturaleza”.

En tanto, el Director Académico de la Universidad Autónoma Chapingo, Artemio Cruz, resaltó el hecho de que funcionarios del Gobierno Federal  y autoridades municipales estén interesados en este tipo de tecnología “porque actualmente  son los productores quienes la han aplicado y los resultados ahí están”.

Zacapala, ubicado en la Mixteca poblana, dijo, es muestra de que se aplican los conocimientos de la irrigación para pequeños productores y cuando vemos que en el país el 80% de los campesinos, de la gente que produce el campo, son pequeños productores, se confirma la gran valía en esta experiencia generada en Chapingo.

Entonces, continuó, es un proyecto para resolver problemas en donde estamos usando tecnología y conocimiento científico que se adecua a la tecnología local y al conocimiento propio de los indígenas.

La Universidad Autónoma Chapingo, tiene este y otros ejemplos a favor del campesino e indígena como es el manejo de recursos hídricos y la cosecha de agua, el manejo genético de fertilización, la agroecología, el manejo de plagas, la educación en economía campesina como resultado de los procesos de investigación y vinculación que tiene la institución con las comunidades, concluyó.

Notas Relacionadas