Necesaria la alianza entre organizaciones de agricultores, sindicales y sociedad civil para frenar alzas en precios de alimentos

  • Necesaria la alianza entre organizaciones de agricultores, sindicales y sociedad civil para frenar alzas en precios de alimentos

    Foto: Cortesía|MNE

  • Necesaria la alianza entre organizaciones de agricultores, sindicales y sociedad civil para frenar alzas en precios de alimentos

    Foto: Cortesía|MNE

Organizaciones campesinas agrupadas en El Campo es de Todos y sindicatos de trabajadores de la UNT, trabajan la Alianza Contra el Aumento a la Canasta Básica bajo el pretexto del COVID-19 pues la afectación en la cadena de abasto se nota de origen, desde los campesinos y productores hasta el consumidor final.

Con ello organizaciones de agricultores, sindicales y sociedad civil evitarán que se rompa la cadena de producción, distribución y comercialización de alimentos con el cierre de mercados públicos, Central de Abasto y sí frenarán el apoderamiento de la venta de alimentos frescos por parte de los súper mercados anunció Isidro Pedraza Chávez, Presidente de la UFIC e integrante de está cúpula de productores agropecuarios.

En el Foro virtual de análisis: “La crisis sanitaria por el Covi-19 y la económica” en el que participaron dirigentes sindicales de la Unión Nacional de Trabajadores y de El Campo es de Todos, el dirigente de la UFIC consideró urgente generar un espacio político para dialogar las formas de operación de esta Alianza.

 

También te puede interesar: Exige PAN no quitar recursos destinados para atención a violencia contra mujeres indígenas

 

Y que, dijo, se necesita construir un nuevo modelo de desarrollo económico con justicia, inclusión social, equidad, democracia y prosperidad para nuestros pueblos y comunidades con base en una nueva relación entre el Estado, los mercados, la sociedad y la naturaleza.

Esta alianza, aseguró, reclama un Programa Emergente para la Transformación de la economía y el campo, construida con la participación de los sujetos colectivos, sociales y privados que actúan en el campo, dado que la problemática de la sociedad rural es compleja y demanda la participación directa y permanente de todos en estos momentos donde se suma otra problemática llamada COVID-19.

Lo más de urgente, insistió, es impedir que se rompa la cadena de producción, distribución y comercialización de alimentos frescos provenientes del campo pues actualmente, tan sólo en la Ciudad de México, entre 15 y 20 mercados públicos están cerrados total o parcialmente al igual que diversas bodegas en la Central de Abasto derivado de la pandemia que padece México.

En la Alcaldía Venustiano Carranza se han cerrado los mercados Sonora, Sonora Anexo, Merced Flores, Merced Dulces, Merced Anexo, Merced Paso a Desnivel, Central de Calzado, Nuevo San Lázaro y Emilio Carranza, que no venden productos esenciales, además del mercado Jamaica, este temporalmente.

En la Central de Abasto en unas semanas la afluencia bajó entre 60 y 70 por ciento y, con ello, la caída en la distribución de alimentos básicos podría afectarse gravemente pues hay una afluencia diaria de 590 mil personas y si la emergencia sanitaria se prolonga se rompería la cadena de distribución de alimentos frescos.

Además, denunció que intermediarios se han apoderado del mercado imponiendo alza en precios de alimentos lo que ha “golpeado” la economía del consumidor.

Por ello, insistió Isidro Pedraza Chávez, se hace necesaria la creación del Consejo Nacional Alimentario como organismo de opinión e interlocución de organizaciones de productores del sector social, privado y público para diseñar políticas públicas que garanticen la soberanía y autosuficiencia alimentaria.

En la última semana de abril el comportamiento de precios en alimentos ha sido al alza. El huevo en granja, que es una alternativa a otras proteínas, presenta un incremento acelerado y se ubica en el mejor de los casos en $40.00 el kilo el blanco y el rojo a 45 pesos.

Asimismo, otro producto que ha presentado un incremento acelerado en las últimas semanas es el frijol negro 40 pesos el kilogramo debido a una cosecha escasa y a la alta demanda.

Igualmente el kilogramo de jitomate se ubica en 50 pesos el kilo, el limón entre 35 y 40 pesos el kilogramo, el ajo a 40 pesos, cebolla a 35 pesos, tomate verde 30 pesos.

Por ello buscamos crear condiciones para definir transformaciones en el campo donde no solamente la producción y el abasto interno sean un propósito, sino también exista la posibilidad de obtener alimentos nutritivos y baratos, oportunos y de calidad vinculada a la industrialización y comercialización de excedentes vía T-MEC.

Se requiere demandar de la Cámara de Diputados, la creación de un presupuesto multianual, donde se establezcan objetivos y programas para el desarrollo integral del sector agropecuario.

La creación de un Fondo de Recapitalización Productiva que establezca nuevos lineamientos con tasas de interés más accesibles de un dígito y con requerimientos que otorguen garantías tanto para el gobierno en la recuperación del crédito, y a los productores en dar certeza en la propiedad de la tierra y sus garantías.

Dentro de un programa, establecer la entrega inmediata de beneficios y un programa de estímulos a granos básicos, aunque para obtener los recursos se posterguen la realización de las obras del Tren Maya, la Refinería 2 Bocas y se suspenda la compra de estadios.

 

Notas Relacionadas