Aumenta solicitud de financiación de la FAO para ayudar con la seguridad alimentaria

  • Aumenta solicitud de financiación de la FAO para ayudar con la seguridad alimentaria

    Foto: CINU 

Notimex
20-05-2020

Roma.- La nueva solicitud de financiación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de 350 millones de dólares para ayudar con la seguridad alimentaria es casi el triple que a finales de marzo, pero ¿cuáles son los países que podrían verse afectados?.

El organismo dijo que para muchas naciones en América Latina y el Caribe, existe un alto riesgo para el período entre abril y junio ya que coincide con la temporada de siembra de las principales cosechas, por lo que paises importadores de alimentos como México, Ecuador y Venezuela son particularmente vulnerables debido a la devaluación de la moneda y a las limitaciones al comercio.

En Haití, por ejemplo, la FAO dijo que distribuyó semillas y otros insumos a casi 50 mil personas antes de la principal campaña agrícola, pero en general la respuesta humanitaria se centrará en mejorar la recopilación y el análisis de datos sobre el hambre para que las organizaciones puedan responder con mayor eficacia.

 

También te puede interesar: En tiempos del COVID-19, inició siembra de ciclo primavera verano 2020

 

Además, “mantener la producción de alimentos, incluso ampliando las iniciativas para que los agricultores puedan aprovechar las próximas temporadas de siembra; aumentar el apoyo a las actividades post-producción, como recolección, almacenamiento, elaboración y conservación de alimentos en pequeña escala”.

También, “vincular a los productores con los mercados para garantizar que las cadenas de suministro alimentario sigan funcionando; y concienciar para que las personas que mantienen operativas las cadenas de suministro de alimentos no corran el riesgo de contagio de COVID-19”.

Señaló que en varios países existe un riesgo creciente de hambruna, ya que antes de la pandemia, “unos 135 millones de personas padecían niveles de crisis o peores de inseguridad alimentaria aguda, de los cuales 27 millones estaban en niveles de emergencia”.

La FAO consideró que Somalia experimenta en estos momentos múltiples crisis, entre ellas la de la langosta del desierto, inundaciones y por su puesto el COVID-19 y ante esa situación en este mes “unos 3.5 millones de somalíes se encuentran en un nivel de crisis de inseguridad alimentaria aguda y superior hasta septiembre de 2020”.

Esa cifra en el país africano “supone un aumento del triple con respecto a principios de este año, más del 100 por cien superior a las cifras de hambre en un año medio, y peor que en 2017, cuando existía un alto riesgo de hambruna”, refirió.

Otro caso similar es Afganistán, donde prevé que uno de cada tres afganos; es decir, unos 10.3 millones de personas, sufrirán hambre entre junio y noviembre de este año, mientras que en Bangladesh, la interrupción del transporte provoca reducciones en los precios en las explotaciones agrícolas, lo que afecta la seguridad alimentaria de los productores.

El organismo apuntó que la sequía afecta el sureste asiático, ya que en Siria, desde mediados de marzo, “se han producido aumentos de precios del 40 al 50 por ciento en los alimentos básicos”.

Por su parte, en África oriental y el Cercano Oriente, “42 millones de personas se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria y la lucha contra el brote de langosta del desierto”.

De acuerdo con el organismo, se necesita un apoyo adicional para hacer frente a las necesidades tras la pandemia del coronavirus (COVID-19).

“Las nuevas actividades se basarán en el apoyo para salvar los medios de subsistencia”, indicó.

Notas Relacionadas