El 30% de ejidos han sido abandonados por campesinos

  • El 30% de ejidos han sido abandonados por campesinos

    Foto: MNE

El Presidente Nacional de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, José Jacobo Femat, dijo estar de acuerdo en la cancelación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte como lo propone el Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, pues de 1992, cuando se aprobó el TLCAN en México, a la fecha, de los 30 mil ejidos que existen en el país el 30% “se convirtieron en núcleos de población sin producción agrícola”.

Ahora son, sostuvo, “pueblos fantasmas”, sobre todo en el norte del país porque los ejidatarios fueron obligados a malbaratar sus tierras y derechos de agua así como  a migrar.

También el resultado es que ahora muchos de los ejidatarios e hijos de éstos son jornaleros migrantes o están dispersos en diversas ciudades de México y de la Unión Americana.

 

También te puede interesar: AL trabaja en la ronda Mundial de Censos Agropecuarios 2020

 

Los campesinos que no han vendido su tierra, añadió, sufren una triple presión para que la abandonen como es: el hambre, el abandono del gobierno y la violencia criminal. Las tres amenazas tienen el mismo fin, precisó.

El dirigente de COCYP, sentenció que ni la globalización, ni la firma de tantos tratados internacionales de libre comercio, ni las transformaciones económicas y tecnológicas ocurridas en el mundo en los últimos 40 años, generaron el paraíso prometido al pueblo mexicano por los gobiernos y políticos neoliberales del PRI o PAN; por el contrario, los tratados de libre comercio, se convirtieron en una ingeniosa forma de explotación y saqueo de las naciones.

De esta manera, subrayó, el 30 % del territorio nacional que antes estaba en manos de ejidatarios ahora está en propiedad empresarios, además de que el 65% del subsuelo del país ha sido entregado en concesión a mineras extranjeras como sucedió, en el siglo XIX, durante el gobierno de Porfirio Díaz.

Dados los resultados negativos para la población y el país, la COCYP, expuso su dirigente José Jacobo Femat, “se manifiesta por la cancelación de todos los tratados de libre comercio firmados por el gobierno mexicano y se pronuncia por el establecimiento de acuerdos económicos de equidad, transparencia y para el bienestar social de las comunidades que permitan superar las diferencias y asimetrías sociales, laborales, tecnológicas entre naciones, acuerdos que fortalezcan la soberanía nacional, el respeto y ejercicio de los derechos humanos”.

Hoy podemos afirmar que, producto de la aplicación de este modelo depredador, en México se han registrado más de 200 mil muertes por violencia criminal y suicidios, además de perdida de la libertad individual y colectiva, derechos humanos, frustración, rompimiento de relaciones familiares, ecocidio, pérdida de biodiversidad, lenguas maternas, cultura ancestral, etc. como consecuencia de la imposición de valores de competencia, individualismo, odio, injusticia, impotencia y violencia, que fomenta el modelo económico neoliberal.

 “Aquí los salarios bajos que pagan son convenidos previamente con las autoridades mexicanas, de ahí que el salario mínimo convenido para 2017 sea de 80 pesos, por 8 horas de trabajo, mientras que en Estados Unidos, el salario mínimo por hora es de 7 dólares, que equivalen, al tipo de cambio actual de 20 pesos por dólar, a 140 pesos por hora, es decir, 1,120 pesos por 8 horas de trabajo”, expuso.

Como se puede observar el TLCAN es muy benéfico para la gran empresa nacional y extranjera, pero no para los trabajadores del campo y la ciudad en México, advirtió.

Denunció el dirigente de COCYP que la presión ahora avanzan en Yucatán, Quintana Roo y Chiapas, en la selva lacandona, porque los empresarios pretenden la propiedad de las grandes reservas de agua dulce de la laguna Miramar y otras, pero también la gran biodiversidad y todos los minerales uranio, oro y petróleo, entre otros que yace en el subsuelo.

Notas Relacionadas