Crece superficie con alimentos orgánicos

  • Crece superficie con alimentos orgánicos

    Foto: MNE

La producción de alimentos orgánicos en México crece a un ritmo de 35% en términos de superficie sembrada al ubicarse en más de 600 mil hectáreas en los últimos 10 años, sin embargo, los precios de estos productos son altos debido a que únicamente se comercializan en 62 mercados del país y los trámites para la certificación son burocráticos y costosos para sumar a más agricultores, advirtieron Gerardo Noriega Altamirano investigador y profesor de la Universidad Autónoma Chapingo así como Homero Blas Bustamante, Presidente de la Asociación Mexicana de Productores Orgánicos.

Sin embargo, para Mauricio Soberanes Hernández, miembro del Instituto para la Certificación Ética y Ambiental de Italia en México, el costo de certificación se sustenta en el número de hectáreas cultivadas pues el cobro equivale al dos por ciento de la inversión de producción, la renovación es anual y es por hectárea.

Agregó que la certificación incluye la producción, la transformación y la comercialización del producto y en alimentos básicos el cobro oscila entre los 150 pesos por hectárea, además se consideran los costos de traslado del certificador.

 

También te puede interesar: Cuenta la UNAM con 12 mil padres adoptivos de plantas mexicanas

 

Mencionó que entre una y 5 hectáreas de aguacate puede costar hasta 400 pesos por hectárea pero si son más de cinco hectáreas, el costo va a la baja y sucesivamente pero la certificación es de acuerdo al mercado de destino ya sea para México es un costo y otro para Estados Unidos, Canadá  o Europa y para que te convenga debes certificar por lo menos 10 hectáreas y producir un mínimo, en el caso de maíz, 180 toneladas.

En el marco de las actividades del II Foro Campesino de la Feria de la Cultura Rural de la Universidad Autónoma Chapingo, Gerardo Noriega Altamirano investigador y profesor de esta institución así como Homero Blas Bustamante, Presidente de la Asociación Mexicana de Productores Orgánicos, señalaron que para bajar precios de los alimentos orgánicos se requiere mayor promoción, abrir nuevos mercados, más productores y mayor producción.

Argumentaron que México se ubica en el tercer lugar, luego de India, Indonesia, en número de productores con poco más de 200 mil agricultores, con la generación de 245 mil empleos directos y más de 600 mil dólares anuales en ventas, principalmente al extranjero pues el 80% de la producción va dirigido al mercado internacional.

Ha aumentado en los últimos años la diversidad de productos “hay granos básicos, frutales, hortalizas, verduras, hierbas aromáticas, una infinidad de productos, casi todos se exportan”, precisó Gerardo Noriega Altamirano.

En la II Feria de la Cultura Rural se analizó la "Agricultura Orgánica en México así como la situación actual, retos y perspectivas", donde Gerardo Noriega Altamirano, especialista en restauración de suelos de la Universidad Autónoma Chapingo, indicó que el mayor reto del sector es incrementar el rendimiento para bajar costos de producción a fin de hacer accesible al público en general estos alimentos.

En su exposición, explicó que por ejemplo con suelos restaurados de manera orgánica como es la ecointensificacion, es posible producir en Hidalgo, 17 toneladas de maíz por cada hectárea cultivada, situación que favorece una inversión de mil 500 pesos por tonelada y una venta de 4 mil 400 pesos la tonelada.

Entonces, continuó, con esquemas de producción a alto rendimiento si es posible acceder al costo que representa un certificado de agencia, por más de 30 mil pesos,  o un certificado participativo como alimento orgánico a pesar de que se carezca de apoyos gubernamentales por parte de Sagarpa.

Ante productores, comercializadores e investigadores, Gerardo Noriega Altamirano, insistió en que solo incrementando rendimientos en producción será posible tener un precio competitivo o a la par del convencional.

Para alcanzar este objetivo, aseguró que la Universidad trabaja en la formación de especialistas en bioquímica, física, matemáticas y biología para analizar los suelos y los procesos metabólicos a nivel celular que permitan impulsar la producción orgánica a través del Programa de Extensionismo dirigido a organizaciones sociales y productores.

Por su parte, Homero Blas Bustamante, Presidente de la Asociación Mexicana de Productores Orgánicos, insistió en que los procesos de certificación de "orgánicos" en México son muy burocráticos y caros, lo que lleva a muchos productores a quedarse en la producción agroecológica para el mercado local y pierden la oportunidad de exportar.

Justificó el precio elevado de este tipo de alimento pues  “la demanda es mayor a la producción, entonces es un fenómeno económico, es un fenómeno que la oferta y la demanda permite de tal forma que los productores ponen sus productos a un precio mayor que los convencionales”.

Sostuvo que la producción orgánica es más barata que la efectuada con agroquímicos, de tal forma que existe la posibilidad de poner en las manos del consumidor productos a precio convencional, es cuestión de generar más alimentos para atender la alta demanda.

A juicio de Homero Blas Bustamante para bajar los precios de estos alimentos primero deben existir políticas públicas que incentiven la producción, abrir mercados y con ellos se aumentaría producción en volumen y variedad.

En tanto, Daniel Ochoa Carrasco, miembro del Consejo de Agroindustriales, dijo que debe impulsarse la cultura de consumo de alimentos orgánicos en México porque como ejemplo tenemos que el 70 por ciento de los mexicanos no consumen nopal cuando son ricos en fibra y nutrientes pero además al ser procesados de manera orgánica son fáciles de consumir.

Para la investigadora del CIDRI de la UACH, Rita Schwentesius Rindermann, sostuvo que la certificación de los productos orgánicos es cara "porque es un negocio de más de 24 agencias certificadoras que existen en el país de las cuales 9 son reconocidas por la Sagarpa", por lo que mejor se opta por la certificación participativa.

Con este panorama, Manuel Ángel Gómez Cruz, investigador y productor de alimentos orgánicos para el mercado Gourmet, indicó que es necesaria la consolidación de la producción de estos productos ante el rebase que tiene la demanda respecto a la oferta en el mercado interno.

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
Partera, curandero o sobador; una solución económica para la salud

Parto ó cesárea esa es la cuestión, debido a la falta de recursos económicos y acceso a la salud se debe considerar la medicina tradicional y a la biomedicina como recursos útiles para resolver ciertos problemas de salud en áreas vulnerables. | Foto: Internet