Destino de los médicos cubanos, secuestrados en Kenia, es hoy aún incierto

  • Destino de los médicos cubanos, secuestrados en Kenia, es hoy aún incierto

    Foto: Internet

Notimex
23-05-2019

El destino de los médicos cubanos, secuestrados el mes pasado en Kenia, es hoy aún incierto, luego de que el gobierno keniano descartó pagar un rescate por su liberación, pero es sólo un ejemplo de los innumerables retenciones que tienen lugar cada año en África.

Los médicos fueron secuestrados por el grupo islamista armado Al-Shabaab el pasado 12 de abril en el condado de Mandera, en la frontera de Kenia, y luego presuntamente trasladados a Somalia, donde se dice están bien y atendiendo a pobladores de una aldea bajo control de los militantes somalíes.

Al-Shabaab exige 1.5 millones de dólares por el rescate del médico general Assel Herrera y del cirujano Landy Rodríguez, cuya ubicación precisa aún se desconoce a 41 días de su secuestro. Sin embargo, Nairobi rechazó negociar con el grupo y aseguró que estaba decidido a asegurar su liberación.

 

También te puede interesar: México recibe distintivo por cuidado de sus playas

 

El caso de ambos médicos, quienes son parte de un grupo de más de 100 doctores cubanos que llegaron a Kenia en junio de 2018 para apoyar la construcción de un sistema de salud local, es el más reciente de los secuestros reportados por ahora en el continente africano.

Los cooperantes extranjeros, que viajan a lugares donde es necesaria su ayuda, son uno de los grupos de personas más afectados por los secuestros en África, delito del que también son víctimas misioneros religiosos, niños, inmigrantes, turistas y millonarios, principalmente.

La mayoría de secuestros tienen motivaciones económicas, ya que los captores exigen rescates, como los casos de los médicos cubanos; de un turista estadunidense en popular parque nacional de Uganda a principios de abril pasado; y de la cooperante italiana Silvia Costanza, en Kenia en noviembre pasado.

Algunos también tienen motivos políticos, como los del grupo islamista nigeriano Boko Haram, que conduce una campaña contra el gobierno en busca un estado islámico en el norte de Nigeria durante la cual ha realizado cientos de secuestros, como el de más de 270 niñas de una escuela de Chibok hace cuatro años.

Los secuestros de Boko Haram y otros grupos tienen asimismo connotaciones religiosas, pues las víctimas han sido capturadas por militantes musulmanes, como el caso de la captura de tres misioneros en Camerún, en noviembre pasado; y del misionero italiano Pier Luigi Maccalli en Níger un mes antes.

Los mayores secuestradores en el continente son Al-Shabaab y Boko Haram y muchas veces han capturado a niños para cobrar reconocimiento, fortalecer su capacidad de negociación, utilizarlos como escudos humanos, reclutarlos como soldados, e incluso extraer sus órganos para venderlos.

Notas Relacionadas