1.6 millones de niños se encuentran en riesgo de desnutrición en Sahel

  • 1.6 millones de niños se encuentran en riesgo de desnutrición en Sahel

    Foto: Internet

Notimex
03-05-2018

Cinco millones de personas necesitan asistencia alimentaria en partes del Sahel en África occidental, en tanto que 1.6 millones de niños se encuentran en riesgo de desnutrición aguda, de acuerdo con tres agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En un comunicado conjunto, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) destacaron además que 2.5 millones de pastores y agricultores requieren ayuda urgente para subsistir.

La sequía, los altos precios de los alimentos y el conflicto impulsarán a millones de personas al hambre aguda y la malnutrición en partes del Sahel en África occidental si la comunidad mundial no actúa ahora, advirtieron los organismos.

 

También te puede interesar: Aunque ETA sea disuelta, los crímenes serán castigados: Rajoy

 

Señalaron que las escasas lluvias en las zonas de pastoreo del sur de Mauritania, el norte de Senegal y partes de Malí, Níger, Burkina Faso y Chad arruinaron el ganado y la cosecha, además de que afectaron los medios de subsistencia, lo que provocó un comienzo temprano del hambre.

La región del Sahel, que se extiende a través del norte del continente africano, entre el océano Atlántico y el mar Rojo, también ha visto una mayor inseguridad y una intensificación de los conflictos armados que están alterando los servicios básicos y los medios de subsistencia, afectando la cohesión social y forzando a miles de personas a huir de sus hogares.

Cinco millones de personas necesitarán alimentos y medios de subsistencia a través de lo que se espera sea la peor temporada de escasez en cuatro años, de acuerdo con el más reciente análisis de seguridad alimentaria.

Las evaluaciones muestran que muchas familias habrían agotado sus reservas de alimentos en abril pasado. Normalmente, esto ocurriría entre junio y septiembre.

“Estamos escuchando cómo las personas reducen el número de comidas diarias y los niños que abandonan la escuela. Esas son señales claras de un desastre inminente que el mundo no puede seguir ignorando”, afirmó Abdou Dieng, director regional del PMA para África Occidental y Central.

En los seis países, más de 1.6 millones de niños están en riesgo de desnutrición aguda severa este año, 50 por ciento más que en la última gran crisis nutricional del Sahel en 2012.

Inseguridad alimentaria, prácticas dietéticas inadecuadas en el hogar para niños pequeños y madres, falta de acceso al agua potable y al saneamiento, así como los conflictos armados y el desplazamiento de la población, causan altos niveles de malnutrición entre los niños.

“Es trágico que las mismas madres vuelvan a las clínicas año tras año con sus hijos para el tratamiento de la desnutrición aguda severa, este año el número es aún mayor”, aseguró Marie-Pierre Poirier, directora regional de Unicef para África Occidental y Central.

Poirier sostuvo que es posible romper este ciclo si se invierte ahora en la construcción de resiliencia, lo que hace que las familias, las comunidades y las autoridades nacionales estén mejor equipadas para prevenir y enfrentar choques similares en el futuro.

 

Notas Relacionadas