Huracanes y pobreza por Covid desbordan éxodo migratorio

  • Huracanes y pobreza por Covid desbordan éxodo migratorio

    Foto: Reuters

Los huracanes Eta e Iota que azotaron recientemente países de Centroamérica, aunado al incremento de desempleo y pobreza que trajo consigo la pandemia por Covid-19, ha ocasionado un incremento exponencial de flujo migratorio en estas últimas semanas.

El vocero del Movimiento Migrante Mesoamericano, Rubén Figueroa señaló que cada año medio millón de centroamericanos intentan o cruzan por México para llegar a Estados Unidos. “En este año por la pobreza y desempleo generado por los huracanes y la pandemia, se estima que esa cifra se triplicará, es decir, más de millón y medio, todo ello en un país militarizado por la Guardia Nacional que impedirá su paso”.

Si bien, las personas de países como Honduras, El Salvador y Guatemala han tenido que abandonar sus naciones por la pobreza y violencia a través de los años, en el 2020 el cambio climático y la crisis sanitaria por coronavirus se sumaron, convirtiéndose en uno de los factores más importantes durante este 2021.

 

También te puede interesar: Duque de Edimburgo es operado "con éxito" a sus 99 años

 

En el Refugio para migrantes “Casa Betania Santa Marta”, ubicado en Salto de Agua, Chiapas, han registrado que desde el mes de enero se ha triplicado la llegada de personas centroamericanas para solicitar hospedaje, comida o atención médica.

Tan solo en el mes de enero han recurrido a ellos 3 mil personas, cuando en el mismo mes, pero del año 2020, hubo un registro de 660 personas.

“La razón principal que me han dicho ha sido los huracanes que pasaron por Centroamérica, el Eta e Iota que dejó más destrucción, más pobreza que de por si estaban teniendo estaban en muy malas condiciones, la criminalidad sigue, pero dijeron que los huracanes (…) se quedaron sin empleo, sin casa, los campos destruidos por las cosechas. La migración es por cambio climático, esto también influye en sus decisiones”, indicó Joaquín Mich Frank, misionero.

El 4 de noviembre del 2020 el huracán Eta azotó el Pacífico de Honduras, 9 días después llegó el Iota, ambos como categoría 4, que dejaron 94 muertos y casi 4 millones de damnificados, esto como consecuencia del cambio climático que ha afectado principalmente esa zona.

A finales del mes de diciembre familias completas decidieron emprender la travesía por la ruta migratoria del Golfo, para buscar refugio en México o llegar hasta Estados Unidos, esperanzados que con el cambio de gobierno en el país norteamericano puedan encontrar mejores oportunidades, después de que perdieron casas completas, sembradíos y empleos por el paso de los huracanes.

En esta ocasión la gran mayoría de las personas que deciden salir de su país de origen lo están haciendo a pie, siguiendo la ruta del tren, el cual no se encuentra en funciones debido al inicio de la construcción del Tren Maya, por lo que se ven obligados a caminar por largas jornadas.

Rubén Figueroa, alertó que caminar por brechas, por montes, por selvas para librar los operativos de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración expone a los migrantes a rutas más peligrosas, controladas por el narcotráfico, por las redes de “coyotes” que extorsionan, secuestran, cobran piso y asesinan a migrantes, como lo ocurrido en la masacre de Camargo, Tamaulipas, donde asesinaron al menos a 16 guatemaltecos.

www.theexodo.com

Notas Relacionadas