En Chiapas y Oaxaca tienen 2.1 millones de infantes en municipios de emergencia

  • En Chiapas y Oaxaca tienen 2.1 millones de infantes  en  municipios de  emergencia

    Foto: Cortesía|MNE

Los niños afectados por el terremoto muestran síntomas de estrés y sienten un miedo constante de volver a vivir la experiencia, señala la Misión de Evaluación Rápida de UNICEF tras su regreso de las zonas de Chiapas y Oaxaca peor afectadas por el terremoto del 7 de septiembre.

 

 

Los tres equipos técnicos enviados por la organización acaban de regresar de Pijijiapan, Tonalá, San Cristóbal y el Istmo de Tehuantepec, y coinciden en que, como es lógico, los niños están muy asustados y muchos niños en los alberques, algunos de muy corta edad, pasan el día al cuidado de unos pocos adultos y sin distracción alguna hasta que sus padres vuelven del trabajo o de reparar o proteger sus viviendas.

“Imaginen lo que representa esa situación para una niña o niño que, apenas hace unos días, fue despertado a mitad de la noche para huir de un hogar que se cae a su alrededor y pudo haberlo aplastado”, señaló Christian Skoog, Representante de UNICEF en México.

 

También te puede interesar: ONU quiere un "Nuevo Pacto Mundial"

 

“Un niño, niña o adolescente cuyo hogar y escuela ya no existen, que vive en la incertidumbre de no saber dónde va a vivir o estudiar, y que constantemente siente el suelo temblar bajo sus pies debido a réplicas sísmicas”, dice Skoog.

“Por ello, por estos niños, UNICEF se moviliza para poder establecer espacios amigables para la infancia en los albergues o campamentos con mayor concentración de niñas, niños y adolescentes, con el fin de asegurar su bienestar físico y emocional.”

Los espacios amigables para la infancia son lugares alejados de escombros u otros riesgos donde los niños pueden jugar, pintar, tocar música o disfrutar de ella, etc. Tienen una sólida base terapéutica ya probada y demostrada por UNICEF en numerosas respuestas a emergencias a nivel global.

UNICEF establece este tipo de espacios generalmente bajo carpas o incluso árboles de ser necesario, y utiliza kits con materiales como cuerdas, pelotas, lápices de colores y papel que, en manos de animadores capacitados en técnicas de apoyo psicosocial (bien sea aliados formales de UNICEF procedentes de la sociedad civil o personas locales), se tornan en herramientas clave para la recuperación emocional de los niños y su resistencia a futuras catástrofes.

“Nuestras metodologías cubren situaciones tanto de corto como de mediano plazo (desde seis o siete semanas hasta seis meses),” señaló Dora Giusti, Jefa de Protección Infantil de UNICEF y experta en procesos de recuperación durante emergencias, con experiencia práctica a nivel mundial.

“Por lo general, los niños muestran cambios positivos y superan los síntomas de la experiencia traumática (temor o introversión excesivos, agresividad, dolores de estómago o de cabeza, náuseas o cansancio sin causa física) con mucha rapidez; lo cual es sumamente gratificante de observar, pero el espacio amigable permite también identificar quiénes no están superando la situación al ritmo normal y ofrecerles atención especial”, dice Giusti.

Según lo observado por los equipos de UNICEF, en las áreas visitadas hay importantes necesidades de agua y saneamiento aunque menos serias de lo anticipado.  Por otra parte, las necesidades en cuanto a protección y educación son mayores de lo previsto.

UNICEF pudo observar también que muchas familias desconocen la existencia de albergues bien equipados relativamente cercanos a sus viviendas, y se limitan a lo que ofrecen los más cercanos que, en algunos casos, no son los mejores equipados.

La organización está trabajando con aliados y contrapartes con el fin de  mejorar tanto la difusión de información sobre los servicios de ayuda disponibles (particularmente para familias con niñas, niños y adolescentes) como el acceso a insumos básicos de higiene para prevenir enfermedades gastrointestinales, por ejemplo.

Insumos como agua purificada para tomar, gel antibacterial, pañales, toallas sanitarias y papel higiénico son esenciales en estos momentos.

 

Notas Relacionadas