Países nórdicos se niegan ha usar cubrebocas

  • Países nórdicos se niegan ha usar cubrebocas

    Foto: Reuters

Afp
30-07-2020

Estocolmo. Incluso Donald Trump terminó poniéndosela y su uso se ha generalizado en todo el mundo. Pero las autoridades de los países nórdicos (Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia e Islandia), como sus más de 25 millones de habitantes, continúan ignorando la mascarilla para combatir la pandemia de Covid-19.

En las calles de Estocolmo, de Copenhague, de Oslo, Helsinki o Reykyavik, y hasta en supermercados, oficinas, autobuses y metros, resulta difícil encontrar a gente con mascarilla. Son una ínfima minoría, a menudo turistas.

Según una encuesta reciente de Yougov, solo entre el 5% y el 10% de los sondeados en los países nórdicos afirmaban utilizar mascarilla contra la Covid-19 en los lugares públicos, una proporción que ha permanecido estable desde que empezó la crisis, en marzo. Entretanto, en los otros veinte países sondeados por el instituto, el uso de mascarilla se extendía al 70% o incluso al 80% de los encuestados, en países como India, Estados Unidos o Francia.

 

También te puede interesar: Muertes por coronavirus en EU superan las 150 mil

 

"Tengo la impresión de que si el gobierno no dice claramente 'les aconsejamos llevar mascarilla', nadie lo hará", considera Camille Fornaroli, una estudiante francesa de 21 años que se quedó muy sorprendida al ver tan pocas mascarillas en Estocolmo, ni siquiera en el metro.

Seguir las normas

Para Birgitta Wedel, una jubilada de 63 años, "estaría bien que las autoridades suecas aconsejaran el uso de mascarilla, al menos en los transportes. Pero no voy a ponérmela si soy la única, espero a que las autoridades tomen una decisión oficial".

"Los suecos asumen sus responsabilidades", asegura Marten Sporrong, un empresario de 50 años, pese a que la epidemia siga estando muy activa en Estocolmo. "Pero nosotros seguimos las recomendaciones gubernamentales, si nos dicen que no necesitamos mascarilla, no nos la pondremos", explica a la AFP.

Frente al coronavirus, Suecia optó por una estrategia menos estricta que dejó a sus vecinos escépticos sobre su balance (más de 80.000 casos y 5.700 fallecidos). Pero, a la hora de rechazar recomendar el porte de mascarilla, los países nórdicos fueron unánimes, y ello pese a las dudas que están surgiendo en los últimos días.

"Aparte de Suecia, hubo muy pocos casos en esos países. Así que no voy a criticarlos, en tanto que han mantenido una distancia de seguridad razonable y han realizado correctamente el rastreo de casos. Pero sería otra cosa positiva que podría hacerse", declaró a la AFP KK Cheng, epidemiólogo en el Instituto de Investigación Aplicada a la Salud de Birmingham.

Notas Relacionadas