UE y GB llegan a acuerdo histórico de divorcio

  • UE y GB llegan a acuerdo histórico de divorcio

    Foto: Internet

Afp, Dpa, Ap y Xinhua
26-11-2018

Bruselas. La Unión Europea aprobó un histórico acuerdo de divorcio con Reino Unido, calificado por ambas partes como el único posible, en un proceso inédito que, para llegar a buen puerto, necesita aún una difícil ratificación por el Parlamento británico.

Este es el mejor acuerdo posible para Gran Bretaña y para Europa, dijo Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, al término de una cumbre extraordinaria en Bruselas en que los mandatarios del bloque respaldaron el texto junto a la primera ministra británica, Theresa May.

La UE27 adoptó el acuerdo de salida y la declaración política sobre las futuras relaciones UE-Reino Unido, tuiteó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

 

También te puede interesar: Migrantes centroamericanos ponen sus esperanzas en España

 

A los parlamentarios británicos, muchos de los cuales amenazan con rechazarlo, Juncker les invitó a tener en cuentan la realidad, una advertencia similar a la lanzada por May, quien se enfrenta no sólo a sus rivales de la oposición, sino también a un nutrido grupo de rebeldes en el Partido Conservador.

May aseguró que nadie consigue todo lo que quiere en una negociación. Si la gente piensa que se puede hacer otra, no es el caso. Este es el acuerdo que está sobre la mesa; es el mejor y el único posible.

Con este primer acuerdo de divorcio de un país en la historia del proyecto europeo, Reino Unido y la Unión Europea buscan pasar página a más de cuatro décadas de relación compleja.

El Brexit no es un momento de alegría ni de celebración, es un momento triste y es una tragedia, aseguró Juncker.

El acuerdo, de 585 páginas, 185 artículos y tres protocolos, adoptado por los líderes europeos recoge los términos de la salida de Reino Unido del bloque, prevista para el próximo 29 de marzo.

El pacto fija el procedimiento de divorcio, protege los derechos de los ciudadanos de Reino Unido y de la UE afectados por el Brexit y mantiene abierta la frontera con Irlanda.

Los términos del acuerdo incluyen cuestiones como los derechos de los ciudadanos europeos en Reino Unido y viceversa, la factura de unos 39 mil millones de libras que Londres debe pagar y rubrica un documento de 26 páginas que establece los objetivos para relaciones futuras una vez que Gran Bretaña se desprenda del bloque europeo.

La canciller federal alemana, Angela Merkel, calificó de obra de arte diplomática el acuerdo, que necesitó 17 meses de duras negociaciones, repletas de sobresaltos, para ver la luz.

El Brexit muestra que nuestra UE tiene un elemento de fragilidad y que debería ser mejorado, dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, quien pidió una reconstrucción del bloque.

Seguiremos siendo aliados, socios y amigos, afirmó Michel Barnier, negociador de la UE para el Brexit, para quien el acuerdo alcanzado con Londres es un paso necesario para crear confianza a la hora de negociar una ambiciosa relación futura.

La cumbre de este domingo estuvo en vilo durante días, pues España amenazaba con un veto si no recibía garantías sobre el peñón de Gibraltar, situado en el sur de la península Ibérica y bajo soberanía británica.

Madrid exigía que cualquier acuerdo de la UE que afecte a Gibraltar debía contar con su visto bueno y logró esa garantía el sábado. (España cedió Gibraltar a Reino Unido por el Tratado de Utrecht de 1713, que acabó con la guerra de sucesión española).

Está previsto que el Reino Unido abandone la UE a finales de marzo, pero antes May deberá lograr que los acuerdos del Brexit sean aprobados por el Parlamento británico.

El texto de salida de la UE ha generado un fuerte rechazo tanto de los diputados británicos más euroescépticos, como de los legisladores que se oponen al Brexit, por lo que es posible que May no logre el apoyo necesario para su aprobación en la votación que se celebrará a mediados de diciembre.

Los más euroescépticos se oponen al mecanismo denominado backstop, previsto para evitar que vuelva a surgir una frontera entre la región británica de Irlanda del Norte –que saldrá de la UE– y la República de Irlanda, que permanecerá en el bloque.

Según el acuerdo, si no se encuentra una solución mejor, todo Reino Unido seguirá temporalmente formando parte de la unión aduanera transcurrido el periodo de transición, que termina a finales de 2020.

En una carta a la nación publicada, May pidió a sus conciudadanos que apoyen el acuerdo. Comienza un nuevo capítulo en nuestra vida nacional, escribió. Tras la salida del país de la UE llegará un momento de renovación y reconciliación en el que los defensores y detractores del Brexit tendrán que volver a ser un pueblo. Con esta separación Reino Unido recupera el control de su dinero, sus leyes y sus fronteras, añadió, y ahora es importante volver a concentrarse en temas como la economía o el sistema de salud.

May planea presentar el acuerdo a políticos y a la sociedad británicos en las próximas semanas antes de su votación en el Parlamento el próximo mes. Entre febrero y marzo el acuerdo será ratificado por la Eurocámara.

Notas Relacionadas