EU necesita repensar y reducir la forma en que genera plásticos

Ap
02-12-2021

Washington. Estados Unidos necesita repensar y reducir la forma en que genera plásticos porque gran parte del material está ensuciando los océanos y otras aguas, aseguró la Academia Nacional de Ciencias en un nuevo informe.

Ese país, principal productor mundial de desechos plásticos, genera más de 46 millones de toneladas al año, y alrededor de un millón de toneladas termina en los océanos, según el documento.

Si el ritmo del aumento actual de la contaminación por plásticos continúa, para 2030 colocará 58.4 millones de toneladas en los océanos cada año, o alrededor de la mitad del peso del pescado capturado en los mares, agrega.

 

También te puede interesar: Desarrollan inteligencia artificial para predecir maremotos

 

El reciclaje y la eliminación adecuada por sí solos no son suficientes y no pueden manejar el problema, por lo que “Estados Unidos debería reducir sustancialmente la generación de desechos sólidos (absoluta y por persona) para disminuir los plásticos en el medio ambiente”, señala el texto del organismo independiente, creado por el presidente Abraham Lincoln para asesorar al gobierno federal sobre grandes temas de investigación.

El problema de los plásticos no se puede resolver a menos que el país los fabrique menos, los diseñe de manera diferente, los controle mejor y limpie más desechos, y “por eso nuestra recomendación número uno es reducir la generación de desechos sólidos”, explicó la líder del informe, Margaret Spring, directora científica y de conservación del Acuario de la Bahía de Monterey.

“Sugerimos que una forma de reducir esos desechos sería hacer menos plástico”, agregó la oceanógrafa Kara Lavender Law, coautora del informe que ha realizado numerosos estudios sobre esos desechos. “El reciclaje no puede gestionar la gran mayoría de los residuos plásticos que generamos”.

El panel proporcionó un menú de posibles formas de solucionar el problema, comenzando con “objetivos y estrategias nacionales para limitar o reducir la producción de plástico virgen”, que parte de materia prima que no se ha utilizado, es decir, material no reciclado.

El problema, según el informe, es que “los precios de los plásticos vírgenes son artificialmente bajos debido a los subsidios a los combustibles fósiles, por lo que su producción es más rentable”, y su fabricación en Estados Unidos sigue aumentando.

El panel proporcionó un menú de posibles formas de solucionar el problema, comenzando con “objetivos y estrategias nacionales para limitar o reducir la producción de plástico virgen”, que parte de materia prima que no se ha utilizado, es decir, material no reciclado.

El problema, según el informe, es que “los precios de los plásticos vírgenes son artificialmente bajos debido a los subsidios a los combustibles fósiles, por lo que su producción es más rentable”, y su fabricación en Estados Unidos sigue aumentando.

“Más de 90 por ciento de los plásticos están hechos de materias primas fósiles vírgenes, que utilizan alrededor de 6 por ciento del consumo mundial de petróleo”, señala el informe. Esto hace que el plástico virgen sea un problema climático, así como uno de contaminación, sostuvo Jenna Jambeck, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de Georgia, que se enfoca en los problemas de desechos .

Si bien el reciclaje “es técnicamente posible para algunos plásticos, se reciclan pocos de ellos en los Estados Unidos”, destaca el informe. Añade que los materiales para cambiar la dureza o el color los hacen demasiado complejos para reutilizarlos a bajo costo, en comparación con la fabricación de nuevos plásticos vírgenes.

“Una de las principales barreras para el reciclaje es la economía del plástico virgen y el subsidio de la industria de los combustibles fósiles”, precisó Spring.

El Consejo Estadunidense de Química, que representa a los fabricantes de plásticos, elogió la mayor parte del informe de la academia, pero criticó la idea de limitar la producción.

El tema es importante porque los plásticos causan “impactos devastadores en la salud de los océanos y la vida silvestre marina”, resaltó el informe.

Los peces, los mamíferos y las aves marinas se enredan en los plásticos o se los comen, se enferman y mueren con frecuencia. Al analizar cientos de estudios, el estudio halló que de 914 especies marinas examinadas, 701 tenían problemas para ingerir el material y 354 de ellas se enredaron.

Notas Relacionadas