Aumentan las detenciones de familias migrantes en Arizona

  • Aumentan las detenciones de familias migrantes en Arizona

    Foto: Internet

Ap
08-08-2018

San Luis, Arizona.- El sector de la Patrulla Fronteriza en Yuma ha documentado un incremento de 120 por ciento en la cantidad de familias y menores no acompañados apresados en esa frontera respecto del año pasado, lo que provocó sorpresa, pues esa región había tenido poco movimiento en la última década.

En lo que va del año fiscal, los agentes del sector de Yuma han detenido a casi 10 mil familias y 4 mil 500 menores no acompañados, lo que representa un aumento enorme respecto a hace siete años, cuando fueron interceptadas sólo 98 familias y 222 menores no acompañados.

La política de Donald Trump de separar a las familias no parece contener esa marea. La Patrulla Fronteriza detuvo a un promedio de 30 familias diarias en junio, cuando las protestas por la separación de familias llegaron a su punto máximo. Yuma es ahora el segundo sector con más movimiento de familias que intentan ingresar ilegalmente a Estados Unidos, superado solo por el valle del río Bravo en Texas.

 

También te puede interesar: Mujeres indígenas deben ser participe en discusiones políticas: FAO

 

Los agentes y las personas que intentan cruzar la frontera tienen que lidiar con muchas cosas. Partes de la frontera son urbanas, con muros y canales del lado estadunidense y jardines del lado mexicano. El sector incluye a Arizona y partes de California.

Traficantes de drogas y otros delincuentes cruzan la frontera por el desierto, pero la mayoría de las familias y de los menores simplemente lo hacen caminando o a nado, y al llegar al otro lado esperan ser detenidos, de acuerdo con el portavoz de la Patrulla Fronteriza José Garibay. Abundan los grupos grandes de personas que hacen el cruce.

Garibay cuenta que una vez encontró un grupo de unas 60 familias y menores. La llegada de grandes cantidades de familias y menores plantea problemas logísticos ya que la Patrulla Fronteriza tiene una cantidad limitada de vehículos para trasportar a los inmigrantes a los centros de procesamiento de Yuma.

Muchos no entienden por qué tantas familias y niños de América Central vienen a Estados Unidos a través de este tramo de Arizona, desafiando el calor del verano, cuando hay caminos más directos que los llevan al valle del río Bravo en Texas, a más de mil 600 kilómetros.

Garibay dijo que las rutas de la migración son controladas mayormente por los cárteles que trasportan personas.

Randy Capps, del Instituto de Políticas Inmigratorias, dice que la mayoría de las personas que cruzan por Yuma son guatemaltecos. Opinó que probablemente se dirigen a California y el cruce por Yuma es tal vez el más sencillo y seguro.

Llegan a un tramo de la frontera que el gobierno ofrece como ejemplo de seguridad fronteriza. Fue alguna vez uno de los sectores más transitados antes de que se levantasen muros, mejorase la tecnología, la vigilancia a control remoto y llegasen más agentes, lo que dio lugar a una drástica caída en los cruces ilegales.

Gracias al esfuerzo combinado de toda la agencia se transformó este sector en uno manejable, no como en 2005, cuando hubo 138 mil detenciones, dijo Garibay.

Yuma es un centro agrícola que depende mucho de la mano de obra inmigrante para las cosechas, sobre todo de lechuga y dátiles.

Cientos de trabajadores mexicanos cruzan la frontera con visas especiales para trabajar en el campo. Sus empleadores tienen que alojarlos y alimentarlos, y ganan unos 10 dólares la hora.

A un refugio para migrantes del lado mexicano de la frontera, este año han llegado más migrantes deportados que de costumbre. La casa del migrante La Divina Providencia recibía unos mil migrantes por mes en el 2017. En lo que va del año ha recibido a 2 mil cada mes, según Martín Salgado, quien dirige el refugio.

 

Notas Relacionadas