Gobierno de EU tiene tiempo contado para reunir familias

  • Gobierno de EU tiene tiempo contado para reunir familias

    Foto: Internet

26-07-2018

Estados Unidos. El gobierno estadounidense está corriendo contra el reloj para reunir antes del plazo final del jueves a cientos de niños migrantes con sus padres, pero reconoció que otros cientos de familias separadas por funcionarios fronterizos no podrán estar juntas en el corto plazo.

Esta semana, abogados gubernamentales dijeron a un juez que 917 padres de cerca de 2,500 que fueron separados de su hijos podrían no calificar para una reunificación inmediata porque ya fueron deportados, desistieron del proceso, tienen antecedentes criminales o se les descarta por no ser idóneos.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo en el Congreso el miércoles que el gobierno estaba “encaminado” en el cumplimiento del plazo, una afirmación recibida con incredulidad y furia por el Bloque de Legisladores Hispanos, integrado exclusivamente por demócratas, según personas que asistieron. Nielsen se negó a hacer declaraciones a la prensa después de la reunión a puertas cerradas.

 

También te puede interesar: Oficializan Ley de segregación racial de árabes en Israel

 

Abogados de los inmigrantes dicen que los esfuerzos del gobierno han sido caóticos. El miércoles la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) presentó testimonios de padres presionados a renunciar a la reunificación o a firmar papeles de deportación que no entendieron.

La ACLU pidió al juez Dana Sabraw, en San Diego, una suspensión del procedimiento por siete días en las deportaciones de las familias luego de que volvieran a estar juntas. El argumento es que sus defensas necesitan tiempo para asegurar que los padres entiendan sus derechos y consideren sus opciones.

La petición va incluida en la querella que presentó la ACLU para impugnar la separación de padres de sus hijos bajo la política del gobierno de Donald Trump de tolerancia cero, que apunta a desalentar la inmigración ilegal.

Ante la indignación pública, Washington ordenó en junio que se detuvieran las separaciones. Un fallo del juez Sabraw determinó que para el jueves el gobierno debía reunir a las familias que había separado.

La reunificación

Desde hace dos semanas llegan constantemente niños a instalaciones de ICE en Texas, Arizona y Nuevo México para reunirse con sus padres. Grupos religiosos y laicos los han provisto de alimentos, ropa, asesoría legal y boletos de avión y autobús. A los padres se les coloca una pulsera de vigilancia en el tobillo y se les da una fecha para comparecer ante un juez de inmigración.

La brasileña Natalia Oliveira da Silva aguardaba nerviosa frente a un centro de detención en Pearsall, Texas, a su hijita Sara. Pronto vio a la niña de cinco años que llegaba en un vehículo. Al saltar a los brazos de su madre, le preguntó, “no te van a llevar otra vez, ¿no?”

El juez federal Dana Sabraw, en San Diego, elogió al gobierno por sus esfuerzos para reunir a las familias, pero también respondió al hecho de que 463 padres estan fuera de Estados Unidos.

“Es la realidad de una política que provocó la separación de muchas familias sin pensar en la reunificación ni en conservar el rastro de la gente”, dijo Sabraw, juez designada por el presidente republicano George W. Bush.

Para el martes, 1,021 padres habían sido reunidos con sus hijos en instalaciones de la policía de inmigración y aduanas; cientos más habían recibido la autorización y solo esperaban transporte. Un día antes se dio a conocer que se identificaron a 1,634 padres posiblemente elegibles para reunificación.

Notas Relacionadas