El verdadero y peligroso efecto Trump: Racismo y Xenobofia contra migrantes

  • El verdadero y peligroso efecto Trump: Racismo y Xenobofia contra migrantes

    Foto: Internet

Portal "The Exodo"Por Luis Carlos Rodríguez
30-01-2017

Nashville, Tennessee.- Hasta hace algunas semanas los mexicanos y latinos que vivían en esta ciudad estadunidense no habían visto la cara del racismo y xenofobia. Ahora los brotes de odio se empiezan a multiplicar y las agresiones se viven lo mismo en un pequeño supermercado, que en las escuelas donde asisten los hijos de los migrantes.

“Anoche fui de compras a la tienda JR Market y el propietario estaba discutiendo fuertemente con un grupo de personas hispanas, algunos mexicanos, sobre los discursos del presidente Donald Trump, en especial sobre lo referente al muro fronterizo y la deportación de migrantes”, comentó Daniela, mexicana, oriunda de Guanajuato.

“El dueño, que por años había tenido una posición neutral y esta amable con toda la clientela, la mayoría como yo de origen mexicano, estaba transformado y con gritos e insultos dijo que apoyaba que los mexicanos paguen el muro fronterizo y que a los ilegales los regresen a su país”, lamentó.

 

También te puede interesar: La Casa Blanca desmiente a EPN

 

Cabe destacar que en la última década se ha duplicado la presencia de migrantes en Tennessee, sureño de esta nación. Actualmente se calcula que la población extranjera en este estado es de más de 350 mil y los mexicanos ya ocupan el primer lugar, con un 35 por ciento, seguidos de salvadoreños e hindúes, ello de acuerdo la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense.

“La mayoría de los estábamos en ese momento somos paisanos, lo mismo de Guanajuato, Michoacán, Guerrero y algunos centroamericanos, sobre todo hondureños. Todos nos sacamos de onda y sólo un señor de Michoacán le recordó que su clientela era de mexicanos”, agregó Daniela.

El dueño, sólo respondió con una carcajada irónica y prepotente: “no saben que así están ya pagando el muro y de paso manteniéndome”.

“Yo sólo  me di la vuelta y se rasaron los ojos de lágrimas. En todos los años que tengo en Estados Unidos nunca me había pasado o visto este tipo de racismo y la verdad sí duele que al ver que eres inmigrante mexicano se te humille de esa manera”.

Los casos de racismo se repiten desde el triunfo de Donald Trump en las urnas, pero se han recrudecido desde el pasado 20 de enero, cuando el nuevo presidente de Estados Unidos asumió el cargo y refrendó las promesas de campaña, como firmar la orden ejecutiva para iniciar la construcción del muro fronterizo y el reiterar que deportará a los migrantes que carezcan de un estatus legal.

Este es verdadero efecto “Trump”. No es la devaluación del peso mexicano frente al dólar cada vez que el flamante nuevo inquilino de la Casa Blanca twittea que va llevarse inversiones de México a Estados Unidos o que va construir un muro fronterizo o que cobrará un impuesto a las remesas o las exportaciones de productos mexicanos.

Mientras en México el gobierno de Enrique Peña regatea y titubea sobre los recursos para la protección consular de 11 millones de mexicanos, potenciales de ser deportados, el gobierno de Trump ya sembró el odio y el racismo a todo lo largo y ancho de esta nación, en donde muchos de sus “ciudadanos”, incluso algunos de origen latino en estados como Texas, ya empiezan a hostigar, ofender y amenazar con denunciar a migrantes mexicanos y centroamericanos para que sean deportados.

Jorge Durand, profesor a del  Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), alertó sobre el incremento del clima racista en Estados Unidos y dijo que se pueden prever dos escenarios: uno malo y otro catastrófico. En el primero, explicó, se puede considerar un incremento importante de deportaciones de los llamados “criminales” desde el interior de la Unión Americana, es decir, procesados, pandilleros y personas que cometieron faltas mayores o menores. 

En el escenario catastrófico --señaló-- se pueden volver a presentar leyes más severas contra los migrantes, las cuales podrían ser aprobadas por el Congreso. En tanto, a esas medidas se sumarían organizaciones civiles antiinmigrantes que de algún modo u otro estaban controladas y reprimidas, pero que ahora pueden desbocarse.

Asimismo, dijo que 78 por ciento de los migrantes mexicanos llevan viviendo más de 10 o 20 años en Estados Unidos, los cuales podrían ser deportados, lo que sería una verdadera tragedia, pues son millones de compatriotas que están del otro lado y que se sienten desprotegidos.

El padre Pedro Pantoja, representante de la Casa del Migrante de Saltillo, comentó  que nunca el triunfo de Donald Trump recrudecerá estos ataques por parte de ciudadanos anglosajones y grupos de odio  en contra de los migrantes mexicanos y centroamericanos.

“Nunca hemos dejado de recibir ataques y toda la xenofobia, si Trump ganó no es por su discurso, o haya sido un líder, sino porque atrás hay una sociedad xenofóbica, racista, el racismo sociocultural”, indicó.

 

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
Amenazas de Trump, ya tienen efecto en México

Casi la mitad de los 425,700 millones de dólares de inversión extranjera directa (IED) en México entre 1999 y 2015 provinieron de Estados Unidos.|Foto: Internet.