Gobierno Mexicano deja indefensos a 100 mil paisanos en Alaska

  • Gobierno Mexicano deja indefensos a 100 mil paisanos en Alaska

    Foto: Internet

Portal "The Exodo"Por Luis Rodríguez
22-11-2016

 

Anchorage, Alaska.- En tiempo de Donald Trump y bajo la amenaza de deportaciones masivas, al menos 100 mil mexicanos, la mayoría oriundos de Michoacán y Guanajuato, que residen, trabajan y estudian en Alaska, la llamada última frontera de Estados Unidos,  se encuentran sin ningún tipo de protección consular, apoyo legal, asesoría para repatriación de cadáveres y mucho menos para realizar algún trámite como la expedición de la matricula consular, la expedición de actas de nacimiento o credencial del INE.

Hace un año, el 8 de noviembre del 2015, trabajadores del Consulado en México en Anchorage,  se  acercaron al Presidente Enrique Peña Nieto, quien hizo una escala técnica en su avión presidencial en esa ciudad de Alaska cuando se dirigía a la República de China, para expresarle su preocupación por el anuncio del cierre del citado consulado que trabaja con sólo 10 personas.

El primer mandatario, rodeado de funcionarios de varias dependencias, incluidos de la cancillería, los escuchó pero no hizo ningún comentario.  El cierre, según la Secretaría de Relaciones Exteriores, se debió a la baja demanda de pasaportes y otros servicios por parte de los paisanos que residen en Alaska.

 

También te puede interesar: Opositores buscan el "No" al acuerdo de paz en Colombia

 

Desde entonces la llamada “protección consular sobre ruedas”  se realiza a una distancia de 3 mil 262 kilómetros que separan el Consulado de Seattle de la Ciudad de Anchorage, capital de Alaska, Estados Unidos.

 A pesar de que casi un millar de mexicanos, representantes de las casi 30 mil familias que viven en Alaska, enviaron una carta a la secretaria de Relaciones Exteriores,  Claudia Ruiz Massieu, para solicitarle, el 20 de octubre del 2015, que no cerrara el Consulado en Anchorage, no hubo respuesta, recuerda  Daniel Esparza, un activista mexicano quien expresa su preocupación por lo que puede ocurrir a partir del triunfo de Donald Trump y su inicio de gobierno el 20 de noviembre del 2017.

"Sentimos que estamos solos, especialmente en estos tiempos. Lejos del resto de los Estados que tienen grandes poblaciones mexicanas. Además el Consulado en Anchorage se abrió en 2009 como parte de una larga lucha de los mexicanos que estamos acá para contar con protección consular. Sin embargo, el actual gobierno decidió cerrarlo hace un año", lamenta Esparza.

Trinidad Mendoza, oriundo de Michoacán, tiene 20 años trabajando por temporadas en un barco pesquero que zarpa de Seattle a las frías aguas de Alaska. “Aunque la mayoría de quienes nos subimos a la pesca tenemos visa, siempre se requiere el apoyo consular cuando hay problemas con los patrones, cuando alguien muere en el barco o cuando hay que repatriar el cuerpo a México. Por eso, es una tontería que se haya cerrado el Consulado en Anchorage desde hace un año”.

El pescador michoacano es uno de los más de 10 mil extranjeros, un porcentaje de ellos mexicanos, que trabajan en las temporadas de pesca en Alaska y que por las difíciles condiciones laborales y climáticas, tienen altos sueldos que van de los 200 a los 500 dólares al día.

La migración de mexicanos a Alaska no es nueva. Tiene una historia de más de 100 años, pero en las últimas dos décadas se ha incrementado la presencia, ello por los buenos salarios. Tan sólo en Anchorage hay unos 60 restaurantes de comida mexicana, desde birria, burritos, tacos o mariscos sinaloenses, sin mencionar panaderías, tamales y tortillerías.

El padre Alejando Solalinde, fundador del Albergue Hermanos en el Camino, afirma que en la actualidad trabajan en Alaska, Estados Unidos, unos 40 mil mixtecos oaxaqueños y poblanos, de los cuales un 10 por ciento son menores de edad, quienes sufren constantes violaciones a sus derechos humanos junto con sus padres.

Eduardo Baca, Cónsul de México en Seattle, ha informado a la población de mexicanos en Alaska que se les atenderá por “video conferencias” o con el llamado "Consulado sobre ruedas" que cuenta con  equipo para emitir pasaportes  y demás documentación y que en cada visita se podrían atender hasta 600 personas.

 

 

 

 

 

 

 

Notas Relacionadas