Mil 800 productores de leche abandonan su actividad cada año