Jóvenes de Monterrey arman una batalla campal