A casi un año de covid-19, aumentó la violencia y síntomas asociados a depresión