"Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató", obra que aborda la violencia en Chihuahua

  • "Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató", obra que aborda la violencia en Chihuahua

    Foto: Luis Enrique Flores

  • "Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató", obra que aborda la violencia en Chihuahua

    Foto: Luis Enrique Flores

  • "Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató", obra que aborda la violencia en Chihuahua

    Foto: Luis Enrique Flores

  • "Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató", obra que aborda la violencia en Chihuahua

    Foto: Luis Enrique Flores

Con la intención de sensibilizar y concientizar al público acerca del lastre que significa la violencia en nuestro país, y en concreto en el estado de Chihuahua, la compañía Teatro Bárbaro, de esta entidad, presenta el montaje, "Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató".

Basado en la figura violenta y tiránica de Ricardo III, de William Shakespeare, la obra retoma el tema de la violencia causada por la llamada "Guerra contra el narco" y, a través de cuadros a manera de monólogos, los personajes dan testimonio de hechos reales de violencia en aquel estado fronterizo, mismos que relacionan con alguna situación de la obra shakespeariana, generando una dualidad entre el teatro clásico y el documental.

La puesta en escena toma como punto de partida las cifras espeluznantes de violencia que se han registrado en el estado a lo largo de diez años de "guerra" declarada al crimen organizado por el entonces presidente de la República, Felipe Calderón, además de los delitos cometidos también por las autoridades de seguridad pública.

 

También te puede interesar: Encuentran cuerpo carbonizado de intérprete de la lambada

 

Casi 200 mil asesinatos, unos 40 muertos al día; 63 mil desaparecidos, 8 mil viudas, 70 mil huérfanos, tercer lugar nacional por crímenes homofóbicos, una de cada cinco ejecuciones en el país corresponden a la entidad, miles de extorsiones a los negocios, secuestros, miedo, mucho miedo es el escenario al que se han enfrentado y al que han tenido que sobrevivir los chihuahuenses y que esta obra refleja una muestra simbólica.

Un aspirante a cineasta que descubre los sembradíos de marihuana; el asesinato de una familia de ferrocarrileros a manos de la policía sólo por realizar un día de campo; una paleta de coco, cuyo sabor trae recuerdos dulces y felices, pero también amargos y de muerte; la impotencia y el miedo perpetuo de Jessica ante un secuestro expres; un joven homosexual asesinado y exhibido con la bandera nacional y la terrible muerte del "Negrito", Cristopher, el niño de seis años que fue asesinado de forma irracional por sus amiguitos, son las historias que el espectador va descubriendo con horror e indignación a lo largo del montaje.

En entrevista para México Nueva Era, Yaundé Santana, actriz de esta puesta en escena, señaló que, como habitantes de la entidad, han podido sobrevivir a esta realidad con mucha valentía y mucho amor a su tierra, por lo que su propuesta busca que "no nos acostumbremos a la violencia, que tengamos claro que es una situación extraordinaria, que no es lo común y lo cotidiano, aunque para los chihuahuenses esto siga convirtiéndose en algo cotidiano".

Por eso, la figura de Ricardo III sirve como arquetipo del lado oscuro de los seres humanos, de los criminales que asesinan sin piedad, sin moral alguna que regule su comportamiento, como esa frase que dicta: "voy derecho y no me quito, si me pegas me desquito...", en donde cualquiera puede convertirse en ese Ricardo, en ese asesino y, lo peor, que puede ser a cualquier edad como los ejecutores del mencionado "Negrito" y el que recientemente atestiguamos del adolescente que disparó a su maestra y a sus compañeros de clase en una escuela de Monterrey.

"La obra busca que la gente escudriñe ese Ricardo que puede andar por ahí, discriminando, haciendo mal, a veces sin conciencia de lo que hace y que hagamos todo para deshacernos de él", dijo, la también fundadora de la compañía, Yaundé Santana. 

La catarsis de los personajes, sobre todo, de aquellos que dan testimonio de sus propias experiencias violentas, conmueven al espectador y, en un momento dado, como amigos reunidos en una fogata, hacen comunión en la desgracia y hacia el final de la obra, quien quiera compartir su experiencia lo puede hacer, concluyó la actriz.
Bajo la dirección de Fausto Ramírez, "Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató" se presenta en temporada del 19 de enero al 5 de febrero, de jueves a domingo,  en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque.
 

Notas Relacionadas