Especiales

Murió Óscar Chávez, el “Caifán Mayor”

  • Murió  Óscar Chávez,  el “Caifán Mayor”

    Foto: Internet

“Dicen que murió de frío,

yo sé que murió de amor”.

Fragmento “La niña de Guatemala”, José Martí

La tarde de este jueves, 30 de abril de 2020, murió el cantautor Óscar Chávez a la edad de 85 años tras ser hospitalizado en la Clínica 20 de Noviembre del ISSSTE con síntomas de COVID-19.

La noticia se dio a conocer a través de las redes sociales de la secretaria de cultura, Alejandra Frausto, quien escribió: “Una voz de lucha nunca se apaga, gracias Óscar Chávez, tu vida fue un viaje digno de ti. Mi más sentido pésame a sus familiares, amigos y compañeros de lucha y canción. ¡Viva Óscar Chávez!

El también llamado el “Caifán mayor”, por su papel en la película “Los Caifanes”, del director, Juan Ibáñez, en su papel del “Estilos”, tuvo una prolífica carrera, si no el cine, sí en la música tradicional mexicana y de protesta con éxitos sonados como “Por ti”, “La niña de Guatemala”, “La casita” o “Los cien años de Macondo”.

 

 

También te puede interesar:  Los Rolling Stones lanzan nueva canción grabada en el confinamiento

 

 

Apenas hace un año, en el mes de julio, Óscar Chávez fue reconocido como Patrimonio Cultural Vivo de la Ciudad de México por parte de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

El cantante nació el 20 de marzo de 1935 en la colonia Portales de la capital mexicana y vivió su infancia y juventud en la colonia Santa María la Rivera. Estudió en el Instituto Nacional de Bellas Artes y en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Cual árbol frondoso (como ese que se le formaba con las venas de la frente y la prolongación en su cabellera peinada para atrás) Óscar Chávez fue fecundo y generoso con más de una veintena de discos en su haber y unos 150 temas de su autoría.

El “Caifán Mayor” inició su carrera en los años sesenta y como buen “contreras”, siempre fue a cotracorriente en una época que, si bien, tenía un espíritu libre y revolucionario, lo mexicano y tradicional estaba relegado, por no decir despreciado y este cantante apostó por la música tradicional mexicana y latinoamericana.

Siempre estuvo de las causas populares y su canto de protesta siempre fue un dolor de cabeza para el gobierno en turno que, sin duda, en alguno de sus conciertos salía raspado, como mínimo y con cientos de mentadas de madre con alguna canción alusiva: “¿Qué de dónde amigo vengo?, de una casita que tengo con jardines y radar, esta no es tan pequeñita, pues tiene su lagunita con calefacción nuclear…”.

Escucharlo en concierto era una experiencia hacia el México profundo, no sólo porque lograba hermanar a la audiencia en una identidad nacional, orgullosa de sus raíces y tradiciones, sino porque su presencia escénica, la letra de sus canciones y su música eran una epifanía social y lograban crear conciencia de la situación política y cultural del país.

Por eso, su partida, “Fuera del mundo”, nos duele y nos debe doler más con el paso de los días y los años, porque voces como la de él, comprometida, directa, clara y valiente se dan muy poco.

La Secretaría de Cultura, a través de su cuenta de Twitter escribió que “sus instituciones lamentan el fallecimiento de Óscar Chávez, representante de la trova y la música tradicional mexicana que con su trabajo logró retratar la realidad de la sociedad mexicana y dar voz con su música a las causa justas”.

Esta misma dependencia rindió un homenaje la noche del 30 de abril con la transmisión de uno de sus últimos conciertos, celebrado en el Centro Cultural Los Pinos, el pasado 2 de octubre del 2019.

Descanse en paz Óscar Chávez, el “Caifán Mayor”.

 

Notas Relacionadas