Soy ninfómano de la moda que nunca alcanza el orgasmo: Lagerfeld

  • Soy ninfómano de la moda que nunca alcanza el orgasmo: Lagerfeld

    Foto: Internet

Fuente: 
Agencias
20-02-2019

Si me preguntan qué me habría gustado inventar, les diría una camisa blanca. Es la base de todo. Todo lo demás viene después, comentó alguna vez el alemán Karl Lagerfeld, emblemático director creativo que reinventó a la casa de alta costura Chanel y quien se decía que era una especie de ninfómano de la moda que nunca alcanza el orgasmo.

A los 85 años, este innovador, mordaz y creativo deja un gran vacío en el mundo de la moda. Destacó por la presentación de sus colecciones tal cual fueran montajes teatrales.

La casa Chanel, de la que era director desde hacía 36 años, confirmó la muerte del diseñador en el hospital Americano de Neuilly, en las afueras de París.

 

También te puede interesar: Albert Finney fallece a los 82 años

 

El hombre del peinado con la distintiva cola de caballo blanca, cuello alto almidonado y enigmáticas gafas oscuras que dominó la alta costura los pasados 50 años, justificaba su creatividad: sufro Alzheimer con mi propio trabajo, lo cual es muy positivo. Hay que olvidarlo todo y empezar de nuevo...

Su estado de salud se había deteriorado en las semanas pasadas hasta el punto de no salir en enero a saludar al término del desfile de alta costura, algo inédito desde sus inicios en la casa, en 1983.

Apodado el káiser (“emperador" en alemán), estaba al frente de tres marcas (Chanel, Fendi y su firma homónima), pero para el gran público, su nombre seguirá siendo indisociable al de Chanel, que se había quedado un poco anticuada. Bajo su impulso, volvió a ser joven y deseable. Gabrielle Chanel habría odiado su trabajo, afirmaba el creador.

Cuando me hice cargo de Chanel, era una bella durmiente; ni siquiera una bella, dijo en el documental de 2007 Lagerfeld Confidential.

Organizó desfiles con unas puestas en escena espectaculares, reconstituyendo tanto un supermercado, como una galería de arte o una calle, que tuvieron gran éxito en las redes sociales. Incluso, fue el primero de la alta costura mundial que se atrevió a organizar un desfile en La Habana, Cuba.

Lagerfeld, hijo de una violinista y un industrial, nació en una familia afluente en Hamburgo y desde temprano tuvo ambiciones artísticas.

En entrevistas, señaló varias veces que quería convertirse en caricaturista, retratista, ilustrador o músico. Tuvo una infancia feliz en una zona recóndita del campo alemán durante el nazismo, y se mudó con su madre a París en los años 50. Su carrera empezó tras ganar, en 1954, un concurso organizado por el Secretariado Internacional de la Lana, empatando con Yves Saint Laurent, con quien simpatizó y tuvo amistad antes de enemistarse irremediablemente.

A principios de los años 60 empezó su carrera y encadenaba las colecciones compaginando su trabajo con la fotografía. Era él quien firmaba las campañas de Chanel.

Siempre se definió como europeo, y su patria espiritual era una Alemania que ya no existe, la de entreguerras, la época de oro cultural que precedió a la ascensión del nazismo. Fui educado como europeo, a los seis años ya hablaba tres idiomas: inglés, francés y alemán, señaló en 2014.

A principios de los años 50, viendo un desfile de Dior en un hotel de Hamburgo, el joven Karl decidió dedicarse a la moda y partir a París, con el apoyo de su madre: no hay nada que hacer aquí, Alemania es un país muerto.

Soy como una caricatura y eso me gusta

Aunque pasó gran parte de su vida bajo la luz pública, Lagerfeld se mantuvo como una figura escurridiza. Sobre sus eternas gafas oscuras decía que eran su burka. Soy un poco miope y los miopes, cuando se quitan las gafas, tienen un aire de gatito lindo que quiere que lo adopten. En cuanto a sus guantes, los llevaba desde hace al menos 15 años para evitar que me salgan manchas; también para no tener que estrechar las manos húmedas como esponjas. Ocurre a menudo y es asqueroso. Incluso, soy como una caricatura, y eso me gusta... Es como una máscara. Para mí el Carnaval de Venecia dura todo el año.

Pese a esto, era conocido como un diseñador muy bondadoso con su equipo en Chanel. Vivía en su mansión parisina con una gata siamesa llamada Choupette, que tiene miles de seguidores en Instagram. Es una consentida, mucho más de lo que debería ser un niño, expresó.

Fue fotógrafo y también coleccionaba libros de arte, tenía una e

Si me preguntan qué me habría gustado inventar, les diría una camisa blanca. Es la base de todo. Todo lo demás viene después, comentó alguna vez el alemán Karl Lagerfeld, emblemático director creativo que reinventó a la casa de alta costura Chanel y quien se decía que era una especie de ninfómano de la moda que nunca alcanza el orgasmo.

A los 85 años, este innovador, mordaz y creativo deja un gran vacío en el mundo de la moda. Destacó por la presentación de sus colecciones tal cual fueran montajes teatrales.

La casa Chanel, de la que era director desde hacía 36 años, confirmó la muerte del diseñador en el hospital Americano de Neuilly, en las afueras de París.

El hombre del peinado con la distintiva cola de caballo blanca, cuello alto almidonado y enigmáticas gafas oscuras que dominó la alta costura los pasados 50 años, justificaba su creatividad: sufro Alzheimer con mi propio trabajo, lo cual es muy positivo. Hay que olvidarlo todo y empezar de nuevo...

Su estado de salud se había deteriorado en las semanas pasadas hasta el punto de no salir en enero a saludar al término del desfile de alta costura, algo inédito desde sus inicios en la casa, en 1983.

Apodado el káiser (“emperador" en alemán), estaba al frente de tres marcas (Chanel, Fendi y su firma homónima), pero para el gran público, su nombre seguirá siendo indisociable al de Chanel, que se había quedado un poco anticuada. Bajo su impulso, volvió a ser joven y deseable. Gabrielle Chanel habría odiado su trabajo, afirmaba el creador.

Cuando me hice cargo de Chanel, era una bella durmiente; ni siquiera una bella, dijo en el documental de 2007 Lagerfeld Confidential.

Organizó desfiles con unas puestas en escena espectaculares, reconstituyendo tanto un supermercado, como una galería de arte o una calle, que tuvieron gran éxito en las redes sociales. Incluso, fue el primero de la alta costura mundial que se atrevió a organizar un desfile en La Habana, Cuba.

Lagerfeld, hijo de una violinista y un industrial, nació en una familia afluente en Hamburgo y desde temprano tuvo ambiciones artísticas.

En entrevistas, señaló varias veces que quería convertirse en caricaturista, retratista, ilustrador o músico. Tuvo una infancia feliz en una zona recóndita del campo alemán durante el nazismo, y se mudó con su madre a París en los años 50. Su carrera empezó tras ganar, en 1954, un concurso organizado por el Secretariado Internacional de la Lana, empatando con Yves Saint Laurent, con quien simpatizó y tuvo amistad antes de enemistarse irremediablemente.

A principios de los años 60 empezó su carrera y encadenaba las colecciones compaginando su trabajo con la fotografía. Era él quien firmaba las campañas de Chanel.

Siempre se definió como europeo, y su patria espiritual era una Alemania que ya no existe, la de entreguerras, la época de oro cultural que precedió a la ascensión del nazismo. Fui educado como europeo, a los seis años ya hablaba tres idiomas: inglés, francés y alemán, señaló en 2014.

A principios de los años 50, viendo un desfile de Dior en un hotel de Hamburgo, el joven Karl decidió dedicarse a la moda y partir a París, con el apoyo de su madre: no hay nada que hacer aquí, Alemania es un país muerto.

Soy como una caricatura y eso me gusta

Aunque pasó gran parte de su vida bajo la luz pública, Lagerfeld se mantuvo como una figura escurridiza. Sobre sus eternas gafas oscuras decía que eran su burka. Soy un poco miope y los miopes, cuando se quitan las gafas, tienen un aire de gatito lindo que quiere que lo adopten. En cuanto a sus guantes, los llevaba desde hace al menos 15 años para evitar que me salgan manchas; también para no tener que estrechar las manos húmedas como esponjas. Ocurre a menudo y es asqueroso. Incluso, soy como una caricatura, y eso me gusta... Es como una máscara. Para mí el Carnaval de Venecia dura todo el año.

Pese a esto, era conocido como un diseñador muy bondadoso con su equipo en Chanel. Vivía en su mansión parisina con una gata siamesa llamada Choupette, que tiene miles de seguidores en Instagram. Es una consentida, mucho más de lo que debería ser un niño, expresó.

Fue fotógrafo y también coleccionaba libros de arte, tenía una enorme biblioteca, una librería y su propia casa editorial.

Lagerfeld diseñó una colección especial para la compañía sueca de moda pasajera H&M en 2004 y lanzó un cedé de su música favorita poco después. Un libro de dieta que publicó en 2005, The Karl Lagerfeld Diet, consolidó su estatus como un ícono de la cultura pop.

Lagerfeld era abierto sobre su homosexualidad. Una vez aseguró que se la anunció a sus padres a los 13 años. Sin embargo, mantuvo su vida personal en privado.

“Cuando le preguntaba a mi madre qué era la homosexualidad, me contestaba: ‘es como un color de pelo’. Tenía razón, no es nada.”

Tras su ampliamente conocida relación con un aristócrata francés que murió de sida en 1989, Lagerfeld insistió en apreciar su soledad por sobre todo. Soy feliz de estar con gente, pero lamento decir que me gusta estar solo, porque hay tanto que hacer, tanto que leer, tanto que pensar.

Virginie Viard, colaboradora durante más de 30 años de Lagerfeld, a quien él llamaba su brazo derecho y brazo izquierdo al mismo tiempo, será su sucesora como creadora de colecciones, anunció Chanel.

norme biblioteca, una librería y su propia casa editorial.

Lagerfeld diseñó una colección especial para la compañía sueca de moda pasajera H&M en 2004 y lanzó un cedé de su música favorita poco después. Un libro de dieta que publicó en 2005, The Karl Lagerfeld Diet, consolidó su estatus como un ícono de la cultura pop.

Lagerfeld era abierto sobre su homosexualidad. Una vez aseguró que se la anunció a sus padres a los 13 años. Sin embargo, mantuvo su vida personal en privado.

“Cuando le preguntaba a mi madre qué era la homosexualidad, me contestaba: ‘es como un color de pelo’. Tenía razón, no es nada.”

Tras su ampliamente conocida relación con un aristócrata francés que murió de sida en 1989, Lagerfeld insistió en apreciar su soledad por sobre todo. Soy feliz de estar con gente, pero lamento decir que me gusta estar solo, porque hay tanto que hacer, tanto que leer, tanto que pensar.

Virginie Viard, colaboradora durante más de 30 años de Lagerfeld, a quien él llamaba su brazo derecho y brazo izquierdo al mismo tiempo, será su sucesora como creadora de colecciones, anunció Chanel.

Notas Relacionadas