“Ya no estoy aquí”, la gran triunfadora del Ariel 2020

  • “Ya no estoy aquí”, la gran triunfadora del Ariel 2020

    Foto: Internet

La gran triunfadora del Premio Ariel que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas a lo mejor del cine mexicano, en su edición 62, fue la película “Ya no estoy aquí”, de Fernando Frías de la Parra, la cual se alzó con diez estatuillas, entre ellas mejor película, mejor dirección, así como a mejor guion original, entre las categorías principales.

También se llevó los reconocimientos a mejor edición, mejor fotografía, mejor sonido, mejor vestuario, mejor diseño de arte y maquillaje, así como revelación actoral para Juan Daniel García.

En una ceremonia inédita que, por causa de la pandemia, tuvo que realizarse de manera televisiva y virtual entre los nominados y ganadores, la conducción estuvo a cargo del cineasta y productor Roberto Fiesco, así como de la actriz Verónica Toussaint, quien comentó que el cine está pasando por una situación difícil, no sólo por la condición sanitaria, sino por los recortes y los presupuestos bajos que siguen golpeando a nuestra cinematografía, sin embargo, esto no es impedimento para celebrar a lo mejor del cine mexicano, dijo.

 

Arma tu propia cancha de basquet en casa: BSN Heavy-Duty Red de Basketball, encuentrala en Amazon 

 

Sin la ya tradicional alfombra roja o los brillantes reflectores del Palacio de Bellas Artes (donde tradicionalmente se realiza la ceremonia), la Sexagésima Segunda Edición del Ariel inició con los nominados a mejor coactuación femenina y masculina.

En el primer caso, el Ariel fue para Mónica del Carmen, por la cinta “Asfixia”, quien, por problemas técnicos, no logró conectar su audio y, en consecuencia, no pudo agradecer su reconocimiento. En cuanto a la parte masculina, el ganador fue Raúl Briones, también por el filme “Asfixia”, quien dijo estar muy emocionado y feliz por el galardón, además de que reparó en la situación del recorte a la cultura a la que año con año se enfrenta nuestra cinematografía y señaló que la cultura fue mucho antes que el dinero, por lo que necesitamos mejores políticas públicas para el cine nacional.

El Ariel a mejor actor fue para Luis Alberti, por “Mano de obra”, quien agradeció a la Academia. Dedicó el galardón a sus padres y a la película, la cual que retrata “el buen corazón” de la clase trabajadora mexicana que día a día se la rifa.

El galardón a la mejor actriz fue para Edwarda Gurrola por “Luciérnagas”, quien también agradeció a la Academia y pidió más empatía por la gente que está sufriendo a causa de la pandemia.

Mónica Lozano, Presidenta de la Academia, hizo un llamado para cerrar filas en defensa del cine mexicano, el cual pasa por una situación difícil, tanto de manera permanente con las políticas culturales que poco le beneficia, como por la pandemia que la ha intensificado.

 “Hay una crisis sanitaria económica y social, el cine ha tenido que reinventarse a las nuevas formas, tanto de producción como de exhibición. El cine y el audiovisual nos han acompañado en el confinamiento, la cultura no puede despreciarse; es un derecho que debe garantizarse. El cine es un espejo que nos refleja como sociedad”, afirmó.

Indicó que miles de trabajadores de la industria se han quedado sin empleo; el 80 por ciento son eventuales y viven al día, por lo que la sociedad civil es la que ha trabajado para ayudar a enfrentar la difícil situación de nuestro cine y, apenas algunas instituciones se están sumando.

También llamó la atención para que en la industria esté libre de violencia de género y se pronunció por la igualdad de condiciones laborales para las mujeres en el cine. “No permitamos un retroceso en los apoyos a la cultura y en particular al cine. Vamos por reformas justas a la ley de cinematografía. Esta crisis nos brinda una oportunidad para corregir. La cultura no debe pensarse como un gasto”, aseveró.

Como reconocimiento a su labor, la Academia, a través de un video emotivo, rindió un homenaje a todo el personal de salud que está en lucha contra el Coronavirus.

Uno de los Arieles de Oro que se otorgan cada año por trayectoria fue para la compositora Lucía Álvarez, por su labor en la música para cine, quien agradeció el reconocimiento y lo dedicó a las mujeres para que encuentren los espacios que les han sido negados hasta ahora.

El otro Ariel de Oro fue para la actriz María Rojo, quien narró en pantalla una breve semblanza de su carrera. El premio lo entregó el director Felipe Cazals. María Rojo agradeció a esos “grandes” directores que le dieron la oportunidad de interpretar papeles prodigiosos como los que ha llegado a interpretar.

La premiación virtual continuó con la entrega del Ariel al mejor cortometraje de ficción para “Las desaparecidas”, de Astrid Domínguez, quien agradeció a las activistas y a todas las madres que luchan por los derechos humanos y manifestó su apoyo a la toma de las instalaciones de la CNDH. En ese momento enseñó su pañuelo rojo bajo la consigna de “¡Ya es hora!”.

Mientras tanto, el mejor cortometraje documental fue para “Lorena la de los pies ligeros”, de Juan Carlos Rulfo, quien agradeció a Lorena Ramírez, la corredora rarámuri de quien habla este trabajo. “Personas como ella, nos recuerdan que hay gastos absurdos en la cultura como el proyecto del Bosque de Chapultepec”, aseguró el cineasta.

El mejor cortometraje de animación fue para “Dalia sigue aquí”, de Nuria Menchaca, un trabajo que también habla de las desapariciones en México.

En las categorías de mejores efectos visuales y mejores efectos especiales la cinta ganadora fue “Belzebuth”.

En la categoría de música original, hubo un empate entre los filmes “Sanctorum” y “Sonora”. El mejor guion adaptado fue para esta última también.

El Ariel para la mejor película Iberoamericana fue para la española “Dolor y Gloria”, de Pedro Almodóvar.

El Ariel a mejor ópera prima, fue para “Mano de obra”, de David Zonana, quien dedicó el premio a su equipo, familia y a todos los albañiles de México ya que el filme retrata las difíciles condiciones laborales bajo las que trabajan.

El largometraje de animación fue para la cinta universitaria “Olimpia”, de José Manuel Cravioto, que revive los trágicos momentos del movimiento estudiantil de México 68.

El mejor largometraje documental fue para “El guardián de la memoria”, de Marcela Arteaga, quien lo dedicó a las víctimas de desplazados a causa de la violencia.

Se presentó el tradicional homenaje In Memoriam, donde destacan nombres como Pilar Pellicer, Gabriel Retes, Celso Piña, Héctor Suárez, Manuel “Loco” Valdez Gualberto Castro, “Mantequilla” Nápoles, Wanda Seux, Arón Hernán y el inolvidable Oscar Chávez.

Hacia el final de la ceremonia, el actor Giménez Cacho hizo una sorpresiva aparición en el foro para dar a conocer la película ganadora y durante su breve intervención dijo que “seguimos resistiendo a pesar del Covid y los vaivenes políticos”.

Notas Relacionadas