"El ombligo de Guie’dani" o vivo mi vida amando unos labios jaguar

  • "El ombligo de Guie’dani" o vivo mi vida amando unos labios jaguar

    Foto: Internet

"Yo tenía una novia muy refinada,

de buenos modales, muy afrancesada.

Ella tenía una sirvienta de rasgos olmecas.

'Ven pinche gata'...".

Café Tacvba

Este viernes cuatro de octubre se estrena en la cartelera comercial y en el circuito cultural la película "El ombligo de Guie’dani", del director catalán Xavi Sala, una cinta que vale mucho la pena revisar.

El preámbulo que anotamos del grupo Café Tacvba tiene mucho que ver con el asunto que plantea Xavi Sala en su ópera prima, pues aborda la relación entre Guie’dani (estupenda Sótera Cruz), una joven que llega con su madre, quien trabajará como doméstica en una casa de clase acomodada de la Ciudad de México, y los que serán sus "patrones", incluidos sus juniors, también adolescentes.

Por la ya conocida difícil situación económica que padecen nuestros pueblos indígenas, Guie’dani y su madre se ven obligadas a emigrar de su comunidad de origen en el Itsmo de Tehuantepec, Oaxaca hacia la gran capital para ganarse un salario que apenas les permitirá permita sobrevivir (aunque los "patrones" piensan que están sobrepagando). 

 

También te puede interesar: Será embajadora de la buena voluntad de la UNESCO Yalitza Aparicio

 

Así, con su costal lleno de esperanzas, tradiciones, cultura y, sobre todo, su lengua zapoteca, las dos mujeres se instalan en su nueva casa (que no hogar) y aunque la "Señora" les diga que pueden moverse a sus anchas, en paralelo, les recuerda que su lugar es en la cocina y en el cuarto de azotea al que se llega por una escalera escondida, no vaya a ser que algún invitado importante las vea.

El filme de Xavi Sala es un caleidoscopio de sensaciones y situaciones que lo mismo nos mueven a la indignación por el trato de la familia hacia las mujeres, que a la satisfacción por los actos de rebeldía de Guie’dani, porque, aunque en apariencia se muestra muy callada y "sumisa", la actitud, astucia e inteligencia de esta joven contrastan con el papel de la "sirvienta" noble y obediente, porque lo que ella hace es un acto de libertad ante la opresión de los prejuicios que por muchos años han perseguido a los de abajo y lo hace a través de actos de rebeldía, como los de cualquier joven de su edad, pero que, en el contexto familiar en el que se desarrollan, resultan significativos para cuestionar un sistema económico y laboral que abusa de las personas a las que se les han negado las mismas oportunidades que a otros, llámese educación, preparación o reconocimiento de su cultura.

El constante racismo, discriminación y abuso de poder, son retratados en este microcosmos familiar, en donde los "patrones" y sus hijos, muestran la podredumbre de una clase social que todavía en estos tiempos se siente privilegiada con el derecho de mandar sobre las vidas de sus semejantes. Reveladora es la escena donde los "Señores" de la casa les piden a Guie’dani y su madre no hablar en su lengua originaria, al grado de pretender que la niña la sustituya por el español, ya que así podrá "defenderse" en una ciudad como la de México, mientras que, por el contrario, toda la familia habla en inglés para que las trabajadoras no se den cuenta que están hablando mal de ellas, aunque para la cámara de Xavi Sala, no hace falta eso, basta con ver las expresiones de los miembros de esta familia, para notar el desprecio que llegan a sentir por las mujeres zapotecas.

El acierto de Xavi Sala, es que nos muestra un personaje, el de Guie’dani, como una mujer aguerrida que, a pesar de las posibles consecuencias, no se calla (a su manera) y no se deja, además de que encuentra en una vecina, también hija de trabajadora doméstica, una aliada y una amiga, un matiz que le sirve a la película para equilibrar la personalidad de Guie’dani, demostrando que su rebeldía está proporcionalmente relacionada con su capacidad de nobleza, pero no de la que se deja abusar.

"El ombligo de Guie’dani" es una película que viene a reforzar una serie de filmes mexicanos que están visibilizando un sector de la población que permanecía oculto y si no, uno que era caricaturizado o ridiculizado, en contraste con un género, como la comedia, que sigue retratando nuestros vicios como sociedad, pero no de una forma crítica, sino como una apología.

No se pierdan esta película. No los decepcionará.

Notas Relacionadas