"Hombres de Negro: Internacional", el gigoló intergaláctico

  • "Hombres de Negro: Internacional", el gigoló intergaláctico

    fFoto: Internet

Quizás lo más recomendable para ver la nueva entrega de la franquicia "Hombres de Negro" sea darnos un flashazo con el neuralizador antes de entrar a la sala y olvidarnos de las tres entregas anteriores, y tal vez de esta manera se pueda encontrar algún atractivo en esta nueva película llamada "Hombres de Negro: (¿Hombres y Mujeres de Negro?) Internacional".

Y es que si recordamos la primera entrega de la saga protagonizada por Will Smith y Tomy Lee Jones, nos daremos cuenta que la frescura y hasta cierto punto originalidad es algo de lo que esta cinta dista años luz.

Incluso la tercera película tuvo sus buenos momentos con un Josh Brolin interpretando al agente "K" joven, quien junto con el propio Smith y la breve aparición de Jones, estuvieron a la altura de sus personajes cumpliendo con distintos niveles de humor, cada cual en su estilo.

 

También te puede interesar: El cineasta Pedro Almodóvar recibirá el León de Oro a la Carrera

 

En este caso, los productores (incluido Steve Spielberg) y el director F. Gary Gray (Rápidos y Furiosos 8), optaron por repetir la fórmula que le dio éxito de taquilla a la primer película, así como una mera repetición creyendo que lograrían un producto digno para la franquicia. No lo fue.

De entrada, la cinta tiene la desventaja de que ya conocemos la historia, por eso les decíamos al principio que habría que neuralizarnos para olvidar el pasado, pero ni así lograrían atrapar al público porque el guión es sumamente flojo.

Además, para desgracia de ellos, ni Chris Hemsworth, ni Tessa Thompson, son Tomy Lee Jones y Will Smith en el entendido de que Hemsworth, como el agente "H", cumple el papel de mentor de Thompson, agente "M", como la aprendiz rebelde, pero sin el encanto del agente "J", Will Smith.

Lo que los productores quisieron, fue aprovechar la química que lograron Hemsworth y Thompson en las películas de "Thor", sin embargo, despojados de su divinidad mitológica y enfundados en los trajes negros, la pareja se siente forzada y a ratos ella parece ser la mamá de él, y ese carácter agrio de Tomy Lee Jones se quiere remplazar por una personalidad displicente y hasta cómica de Hemsworth, de cierta manera debido a su carácter de gigoló intergaláctico, un recurso del que se abusa.

Para nada es sorpresa que se haya elegido a Thor para explotar su "atractivo" físico entre el público femenino. Algo que sucedió en el "spin off" de las "Cazafantasmas", en donde él mismo se burlaba del estereotipo como también intenta hacer en esta película, sólo que es menos tonto que en aquella, pero siempre las mujeres que aparecen a su lado repiten el chiste de lo hermoso que es y lo irresistible que resulta hasta para las alienígenas. 

Nada que ver con el encanto sobrio y natural de Tomy Lee Jones, quien no necesitó de su físico para lograr un personaje sólido; hasta pareciera que la agencia de los MIB está en crisis al ser el agente "H" uno de los mejores elementos.

En la misma línea se mueve Tessa Thompson, de la cual, en el afán de ser políticamente correctos y subirse al barco del empoderamiento femenino,  los productores le otorgan un papel relevante a una mujer como agente, un aspecto innecesario, creemos, porque en la primera película, Linda Fiorentino se convierte en una agente.

Además, la llegada de Thompson como la agente "M", resulta de lo más fortuito, lo que le resta credibilidad a su personaje, que si bien la intención era empoderarlo, sólo se queda en el nivel de acompañante de la estrella, Chris Hemsworth. Tiene mucho más peso, a pesar de que sale poco, el personaje que interpreta Emma Thompson como la cabeza de la agencia de MIB en los Estados Unidos.

Ah, porque otro de los "atractivos" o cambios que se intentaron con esta película para que no pareciera una calca de la uno, es que los "Hombres y Damas de Negro", dejan la ciudad de Nueva York para expandirse por el orbe y ahora Londres y París serán los escenarios simbólicos donde se librarán las grandes batallas.

Parte del gusto que generaba esta franquicia era el humor de sus guiones, soportados y manejados con solvencia tanto por Will Smith como por Tomy Lee Jones, tan sólo hagan un ejercicio de memoria y traten de recordar algunas de las frases de estos personajes y de menos una les vendrá a la cabeza como "es lo que dijo el chiquitin", por ejemplo, pero intenten recordar una línea célebre de esta cuarta entrega y el resultado no será tan favorable.

Quizás sea cosa del guión o el argumento, pero lo cierto es que parte del encanto de las anteriores películas de los "Hombres de Negro" es el carisma de los ya muy mencionados Jones y Smith, nada que ver con Hemsworth y Thompson.

"Hombres de Negro: Internacional" sólo viene a cumplir su función de película veraniega que intenta hacerse de unos cuantos milloncitos de dólares y pesos explotando la nostalgia y la fidelidad de los admiradores de la saga. 

¿Alguien tiene el neuralizador?

 

Notas Relacionadas