"Mente revólver", la elección de una falacia

  •  "Mente revólver", la elección de una falacia

    Foto. internet 

¿Qué pasaría si el asesino de Luis Donaldo Colosio hubiera salido de prisión 20 años después del atentado? ¿Cómo sería su vida si intentara reintegrarse a la sociedad en la ciudad como Tijuana, inmersa en la violencia?

Bajo estas premisas, el director mexicano Alejandro Ramírez Corona presenta su ópera prima, "Mente revólver", un juego de la imaginación que tiene a la violencia (simbolizada en el poder de una pistola) como hilo conductor para contar tres historias de personajes que no, tanto por su destino, sino por las circunstancias sociales de pobreza se ven orillados a formar parte de la crueldad que aqueja a nuestro país desde hace varios años.

Como ya se infirió, uno de estos es Mario Aburto (Baltimore Beltrán), quien, de ser un maquilador, se volvió en el hombre más "famoso" de la escena política nacional al ser señalado como el asesino de Colosio. La investigación respectiva del caso, llevó a Alejandro Ramírez a repensar a este hombre como un personaje cinematográfico con los matices que cualquier ser humano posee y no sólo como el magnicida que se nos muestra a través de los medios de comunicación.

 

También te podría interesar: "Chavela Vargas", el canto desgarrado y disidente

 

Así, en el filme vemos a un Mario recién salido de prisión intentando rehacer su vida en Tijuana, cosa harto difícil si tomamos en cuenta que aún tiene el ojo vigía del Estado sobre su hombro y cualquier viso de notoriedad sería su sentencia de muerte. Pero aquí nos preguntamos, qué tipo de vida puede ser cuando el poder es dueño de tu destino, por un lado, y por otro, los propios fantasmas del personaje que lo han de perseguir por siempre lo tienen en vilo en cualquier actividad que quiera realizar; el miedo y el rencor serán parte de su existencia.

De la misma forma, se habla del caso de "Chicali" (Hozel Meléndez), un joven policía municipal de la misma ciudad fronteriza, quien, con mucha ironía, tras haber ejecutado un acto heróico como servidor público, es reclutado por el crimen organizado para convertirse en sicario. 

Pero el destino de este hombre también tiene su drama, pues después de haber sido despedido de su trabajo, con una madre enferma, y frustrar su anhelo de ser músico, se ve orillado a entrar a la policía, lo que, a final de cuentas lo lleva por el rumbo de la violencia de la que, tal vez, ya no escapará.

El tercer caso nos cuenta la historia de Jenny (Bella Merlin), una vagabunda estadounidense que cruza la frontera para vender una pistola y mejorar su condición. Al igual que los otros casos, se relaciona con la criminalidad y se ve forzada a ser parte de ella.

De acuerdo con Ramírez, este personaje fue inspirado por un "homless" (estadounidense que perdió su casa por la crisis inmobiliaria) que vivía en la costa de Baja California y todos los días se paraba en su ventana a contemplar la inmensidad del mar.

Poco a poco las historias de estos tres personajes se van entretejiendo y en algún momento se encontrarán, para bien o para mal, pero lo que resalta es que, por más que las circunstancias los fuercen a realizar actos que en su mente les genera conflicto, al final de cuentas, cada uno de ellos y a su manera, habrá de tomar su decisión; Alejandro Ramírez, en su papel de creador, les regala el libre albedrío para que resuelvan su destino, pero esta determinación tiene un precio que también tendrán que pagar.

Y en este sentido, el filme muestra su compromiso social, pues a través de estas historias, nos refleja la sociedad que nos ha tocado vivir, en donde miles de jóvenes, sobre todo en la zona norte del país, se ven forzados a elegir un destino violento para sus vidas, una elección, a todas luces, falaz.

La película es redonda y nos habla de este ciclo violento que es una fuerza centrípeta que impide a los personajes, más que escaparse de su destino, poder realizar el que ellos desean. 

Las actuaciones son destacables porque logran empatar con el espectador a pesar de sus actos.

La banda sonora, a cargo de Daniel Rojo, también sobresale por los sonidos desquiciantes que envuelven las atmósferas de una ciudad fronteriza que también se convierte en personaje. 

Así, escuchamos la monotonía sonora de la maquila donde trabaja Mario, los quejidos de la madre y la guitarra de "Chicali" y los silencios incómodos de Jenny.

"Mente revólver" es una producción de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Mexicano de Cinematografía y forma parte del Programa de Óperas Primas del CUEC. La cinta fue galardonada con la "Alhambra de Oro", al Mejor Largometraje  en la XI edición del Festival de Granada Cines del Sur.

La película se exhibirá en la Cineteca Nacional a partir de este 17 de agosto, además tendrá corrida cultural en sedes de la Ciudad de México como el Cine Tonalá, además de la Cineteca de Nuevo León, Cine Morelos, el Ágora de la ciudad de Veracruz, y el Cineclub de Playa del Carmen en diferentes fechas. 

Queda a la espera de poder exhibirse en la cartelera comercial y vale la pena que las distribuidoras se acerquen porque la película tiene lo suyo.

 

Notas Relacionadas